Cuidados básicos de peluquería para el Dóberman
doberman-cuidados

Cuidados básicos de peluquería para el Dóberman

El Dóberman es una raza de perro relativamente reciente, de finales del siglo XIX. Es una raza de pelo corto, duro, denso, liso, bien pegado y uniformemente repartido sobre el cuerpo y que no permite lanilla interna. Precisa, por tanto, de bajo mantenimiento en términos de cuidados básicos.

La preparación puede parecer un proceso simple para un perro que requiere escaso mantenimiento, pero existen algunos trucos para obtener los mejores resultados. Usar las herramientas adecuadas es lo más importante.

Cuidados básicos de peluquería para el Dóberman 1

El Dóberman en la peluquería

Generalmente, el pelaje del Dóberman no necesita un cepillado frecuente porque es naturalmente liso y brillante. El cabello muy corto rara vez se ve desaliñado a menos que entre en contacto con algo húmedo o pegajoso, por lo que en condiciones normales un cepillado de una o dos veces al mes es todo lo que se necesita para un mantenimiento mínimo.

No obstante, si se quiere que el pelaje del Dóberman resplandezca, un cepillado semanal puede hacer maravillas. El cepillado ayuda a aflojar y eliminar la piel muerta. También estimula la producción de nuevas células de la piel y distribuye los aceites en el pelaje para resaltar ese famoso brillo. Además, ayuda a eliminar el cabello muerto.

Debido a que el Dóberman tiene el pelo corto sin capa protectora, los cepillos que son demasiado duros pueden irritar o dañar su piel. Es necesario un cepillo especial para mejorar el pelaje y sacar los aceites, la piel muerta y el cabello muerto. Se necesita un cepillo de cerdas suaves para alisar el pelo y quitar la piel muerta y el cabello que se ha llevado a la superficie del pelo.

Después del cepillado se verá más elegante y brillante, pero hay un paso más que hace una mejora milagrosa en su apariencia. Consiste en usar una gamuza para limpiar todo el pelo (en la dirección en que se encuentra el cabello) para lograr el brillo más fabuloso.

Otros cuidados

Un cuidado básico que hay que hacer todos los días con un Dóberman es limpiarle el moco que se le forma en los ojos. Es una tarea simple que se puede realizar con un pañuelo de papel en dirección hacia afuera, para extraer la sustancia que se acumula.

También es importante revisar regularmente sus orejas para tener una idea de lo que es normal para el perro. Hay que verificar si hay cera, suciedad, infección, irritación, hinchazón, olor inusual o decoloración. No hay que usar nada en el canal auditivo del perro para limpiar la suciedad que no sea un pañuelo o similar para aplicar un limpiador específico. En cualquier caso, solo hay que limpiar la parte superior del alerón externo del oído.

La higiene dental también hay que cuidarla. La gingivitis y el sarro pueden evolucionar a una enfermedad periodontal que puede diseminarse sistemáticamente a otros órganos, como las válvulas cardíacas, el hígado y los riñones. Los veterinarios recomiendan cepillar los dientes de un perro todos los días con productos específicos.

En cuanto al baño, el Dóberman no necesita baños frecuentes. Algún baño ocasional con un champú humectante para perros suave es suficiente. Y las uñas conviene recortarlas cada tres o cuatro semanas, o cuando se considere necesario. Un Dóberman bien arreglado tiene uñas cortas y pies “tipo gato”.

 

 

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos