Causas de pérdida de audición en los perros
sordera-perros

Causas de pérdida de audición en los perros

La sordera se refiere a la falta o pérdida de la capacidad de un animal para escuchar. Se puede tratar de una pérdida completa o parcial. La pérdida de audición en perros puede ocurrir gradualmente y no se manifiesta con otros síntomas físicos. La sordera también puede ser congénita.

Los signos más comunes de pérdida auditiva de los perros incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Falta de respuesta cuando se les llama
  • Falta de reacción a ruidos fuertes
  • Sobresalto al despertar o dificultad para despertarlo
  • Falta de interacción con sus hermanos de camada (cachorros)
  • Emisión de sonido

Sin embargo, esto no tiene en cuenta la sordera unilateral, o la pérdida de la audición que solo afecta a un oído, por lo que detectar la sordera puede ser mucho más difícil. En cualquier caso, para cuidar mejor a un perro sordo, es útil comprender las causas de la pérdida auditiva. Algunos de ellos son tratables. Veamos las más importantes.

Envejecimiento normal

Este tipo de pérdida auditiva, también llamada pérdida auditiva neurosensorial, es el resultado de células sensoriales perdidas o dañadas en la cóclea del oído interno y, por lo general, es permanente. El daño al nervio auditivo en el cerebro puede causar pérdida de audición neural, que también suele ser permanente.

Antes de diagnosticar la vejez como la causa de un déficit de audición, es importante descartar otras causas de pérdida auditiva, problemas que generalmente son tratables si se diagnostican temprano y se tratan adecuadamente.

Presbiacusia

La presbiacusia es la forma más común de pérdida auditiva adquirida en perro. Al igual que en el caso anterior, afecta los receptores de la cóclea y a su capacidad para transmitir el sonido al cerebro. Es específico de los perros más ancianos y generalmente proviene de los efectos degenerativos de una vida de ruido acumulado. Al igual que en el caso anterior, la presbiacusia es irreversible.

Infección en el oído que afecta a ambos oídos

Muchos dueños de perros desconocen que sus mascotas tienen una infección de oído. Un examen físico generalmente revela una gran cantidad de desechos en el canal auditivo vertical. Estos restos suelen contener levaduras o bacterias que pueden provocar infecciones.

Una vez que se realiza el diagnóstico correcto, se puede elegir el tratamiento correcto para curar la infección. Si la infección ha causado pérdida de audición, la sordera generalmente es temporal y se resuelve con tratamiento.

Es importante tener en cuenta que, a veces, los oídos se ven limpios, pero hay una infección más profunda en la parte horizontal de los canales auditivos.

Ototoxicidad

La sordera en los perros también se puede asociar con medicamentos que tienen un efecto perjudicial en la cóclea. Este efecto se conoce como ototoxicidad. Ocurre con medicamentos que se usan para tratar infecciones o inflamación en el oído. Si hay un orificio en el tímpano y el medicamento llega al oído interno a través de este orificio, el perro puede experimentar sordera.

Después de que el medicamento haya desaparecido, el perro puede volver a la audición normal, pero la ototoxicidad también puede conducir a una sordera permanente.

Cuerpos extraños

Una causa bastante común  de sordera en perros es la presencia de un objeto extraño en el canal auditivo. No afecta a los transmisores, sino que simplemente bloquea los transmisores del entorno en el que se generan los sonidos.

Algunos objetos extraños pueden provocar la perforación del tímpano, lo que puede provocar la infección del perro. Incluso aunque se pueda sacar el cuerpo extraño, es importante someter al perro a chequeo veterinario para asegurarse de que no haya más daño.

Hipotiroidismo

La pérdida de la audición como único signo de hipotiroidismo es rara, porque las hormonas tiroideas afectan a todos los sistemas del cuerpo (incluido el sistema nervioso). Sin embargo, es importante asegurarse de que un perro con pérdida auditiva no sufra un problema de tiroides.

Se deben realizar exámenes de sangre para cada perro con pérdida de audición y deben incluir un conteo sanguíneo completo. Incluso los perros con niveles límite de hormonas tiroideas “normales” deben recibir tratamiento por lo menos a dos semanas para ver en qué medida el hipotiroidismo está contribuyendo a su pérdida auditiva.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos