Beneficios de la terapia asistida con perros para el tratamiento de TDAH

Según un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la UCI (Universidad de California en Irvine), los perros terapéuticos son efectivos para reducir los síntomas del trastorno por déficit de atención o hiperactividad (TDAH) en los niños.

La investigación incluyó a niños de siete a nueve años que habían sido diagnosticados con TDAH y que nunca habían sido tratados con medicamentos para su condición. El estudio asignó al azar a los participantes para comparar los beneficios de las intervenciones psicosociales de “mejores prácticas” basadas en evidencias con la misma intervención aumentada con la asistencia de perros de terapia certificados.

Terapia asistida con perros

Los resultados de la investigación indican que los niños con TDAH que recibieron intervención asistida canina experimentaron una reducción en la falta de atención y una mejora en las habilidades sociales.

Y, aunque finalmente se encontró que ambas intervenciones eran efectivas para reducir la severidad general del síntoma de TDAH, después de doce semanas, los niños incluidos en el grupo asistido por perros de terapia tuvieron mejoras significativamente superiores en atención y habilidades sociales en solo ocho semanas y demostraron menos problemas de comportamiento.

Sin embargo, no se informaron diferencias grupales significativas para la hiperactividad y la impulsividad. Sabrina Schuck, directora ejecutiva del Centro de Desarrollo Infantil de la UCI, opina que estos resultados demuestran cómo la terapia asistida puede ser realmente beneficiosa para estos niños.

Perros de terapia y niños con TDAH

La intervención asistida por animales se ha utilizado durante décadas. En el año 2003, Serpell defendía que los animales pueden inducir un estado de relajación inmediata, psicológicamente tranquilizador, por el simple hecho de atraer y mantener nuestra atención (Katcher et al., 1983). Por otro lado, la Academia Americana de Pediatría subraya que los pacientes diagnosticados con TDAH que han recibido un tratamiento psicosocial además de psicofarmacológico, suelen experimentar una mejora sostenida a largo plazo.

Es más, Katcher y Wilkins (2003) explican que los niños TDAH y con trastornos de conducta tienden a hacer atribuciones negativas acerca de sus compañeros, sus padres y los adultos, proyectando hostilidad. Pero la gente relacionada con los animales es percibida de forma positiva, explican, y al introducir los animales en la terapia existe una mayor interacción positiva entre el paciente y el terapeuta.

Sin embargo, solo recientemente ha comenzado la evidencia empírica para respaldar estas prácticas que informan beneficios que incluyen reducción del estrés , función cognitiva mejorada, comportamientos problemáticos reducidos y mejora de la atención.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…