Cuánto cobrar por una sesión de quiromasaje

En este artículo no te vamos a dar la cifra exacta de cuánto cobrar por una sesión de quiromasaje, porque esto sería algo bastante complicado de valorar, en términos generales. Principalmente, porque establecer una tarifa, en cualquier sector, requiere tener en cuenta los costes. Y esto es algo que no se puede generalizar. Por lo tanto, en vez de decirte cuánto cobrar por una sesión de quiromasaje te vamos a explicar los factores que tienes que tener en cuenta para establecer el precio, en función de tus circunstancias personales.

Es importante aclarar que el planteamiento de este artículo está pensando teniendo en cuenta el trabajo autónomo. En cualquier caso, se puede aplicar también en el caso de querer contratar un quiromasajista, haciendo los cambios y adaptaciones oportunas.

Quiromasajista calculando a cuánto debe cobrar sus servicios

Calcular el precio de una sesión de quiromasaje

Para establecer el precio de una sesión de quiromasaje has de tener en cuenta dos aspectos fundamentales: qué costes tienes y cuánto quieres ganar por sesión. Esto es, a simple vista, bastante simple, pero a la hora de la verdad no lo es tanto.

En principio la cuestión es tan simple como sumar los gastos, añadir las ganancias personales y dividir el resultado por las horas de trabajo. Aquí, de entrada, tenemos tres cuestiones que hay que valorar objetivamente:

  1. Tener en cuenta todos los gastos y añadir un extra para imprevistos. Los gastos incluyen alquileres, seguros, servicios varios (telefonía, luz, gas, etc.), servicios profeisonales (por ejemplo, asesorías) seguro social (cuota de autónomos), gastos de publicidad, página web, productos, muebles y cualquier otra cosa que pueda surgir.
  2. Tener en cuenta cuánto se quiere ganar por hora de trabajo, pues esta es la ganancia real que va a quedar del trabajo hecho. En este punto, recuerda que tendrás que pagar un porcentaje de tus ganancias a Hacienda. Los gastos son desgravables, por supuesto, pero sobre el beneficio tendrás que pagar impuestos.
  3. Dividir por el número real de horas de trabajo, que no es lo mismo que las horas que dura tu jornada laboral, pues durante dicha jornada habrá muchas horas que las dediques a otras cosas, o que, simplemente, no tengas trabajo.
    Además, tienes que tener en cuenta que las fiestas y los días no laborales, así como los días que no puedas trabajar por enfermedad o asuntos propios. Por ejemplo, si tu jornada laboral prevista es de 8 horas, puedes contar con 4-5 horas diarias (que ya son bastantes, teniendo en cuenta el esfuerzo físico que esta profesión requiere) y multiplicar por 20, que son los días laborables que suele tener un mes de media, entre unas cosas y otras.
  4. No olvides el IVA.

Otros posibles gastos

En cuanto a los productos utilizados, es importante que hagas lo que se denomina un escandallo. Es decir, tienes que saber cuánto te cuestan los productos utilizados en una sesión, contando tanto los productos desechables como los productos que aplicas.

También has de tener en cuenta el coste que te suponen cuestiones como lavar el uniforme o las toallas, o la limpieza de la sala, la camilla, etc. Dado que el escandallo no será muy alto, conviene añadirle siempre una cantidad adicional, para posibles imprevistos.

En conclusión, una vez que sepas cuánto te gastas por sesión, cuánto te cuesta mantener la actividad y cuánto quieres ganar, divides el total entre en número total de horas que tengas previsto dedicar a las sesiones de quiromasaje y, al resultado, le sumas el escandallo. Si tienes previsto ofrecer sesiones de media hora o de 45 minutos, calcula el precio en función del precio por hora.

No hemos hablado de los gastos relativos al inicio de actividad. Sería interesante que los añadieras al cálculo, teniendo en cuenta el tiempo en el que esperas amortizar la inversión. Si has pedido un préstamo para empezar solo tienes que tener en cuenta la cuota que pagas al mes por el préstamo.

Si tienes alguna duda sobre los pasos a seguir para darte de alta como quiromasajista, en este artículo explicamos todas las posibilidades legales.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…