Las consultas veterinarias más frecuentes en hurones
hurones|huron-en-jardin|huron-en-veterinario

Las consultas veterinarias más frecuentes en hurones

Los hurones, estos graciosos mustélidos, cuyo nombre científico es Mustela putorius furo, con su simpática figura y sus gráciles movimientos, han conseguido hacerse un lugar en nuestros hogares.

Es por esto que debemos conocer sus patologías más frecuentes. De hecho, no es raro en absoluto verlo en los consultorios veterinarios.

Hemos preguntado a nuestros alumnos del curso de Ayudante Técnico Veterinario y, según su experiencia durante las prácticas, estas son las situaciones más frecuentes que se presentan en la clínica veterinaria con los hurones.

Principales patologías en los hurones

huron-en-veterinario

Insolación o golpe de calor

Los hurones necesitan tener una zona fresca, sombría y con agua disponible en épocas especialmente calurosas. Para ellos los 27ºC de temperatura ambiental son la puerta de entrada a un estado letárgico. Si llegamos a los 30ºC, según la humedad, pueden llegar a sufrir daños neurológicos irreversibles, incluso la muerte.

Estrés

se trata de unos animales extremadamente sensibles a los cambios bruscos en su dinámica diaria. Un cambio brusco en la dieta o un cambio de hogar puede suponer un estado de ansiedad que se manifieste por medio de vómitos, diarreas, etc.
En estos casos el mayor de los peligros es la deshidratación, pues nuestros pequeños amigos son muy sensibles a la pérdida de líquidos, debido a su reducido tamaño.

Obstrucción o bloqueo intestinal

La ingestión de objetos extraños es un problema común en los hurones, especialmente en los hurones jóvenes de menos de un año. A los hurones les encanta masticar, así que todos los objetos de espuma, plástico y goma deben mantenerse fuera de su alcance, ya que cualquier cosa de este material puede causar una obstrucción (bloqueo) gastrointestinal, que requerirá una cirugía exploratoria complicada para extirpar, y que puede ser potencialmente mortal.

Además, estas obstrucciones pueden ser difíciles de diagnosticar a menos que el propietario observe que el hurón se traga el objeto o note que falta una parte del objeto. Muchos cuerpos extraños son difíciles de identificar en las radiografías de rutina. Los signos comunes de la ingestión de objetos extraños son los mismos que los de muchas otras enfermedades de los hurones e incluyen falta de apetito, vómitos, letargo, diarrea y pérdida de peso progresiva. Los vómitos de tipo proyectil severo sugieren una obstrucción completa. Además, hay comida que no debes ofrecer a los hurones.

Por otra parte, también se puede producir una obstrucción intestinal en hurones por la ingestión de bolas de pelo, ya que sus prácticas higiénicas son similares a las de los gatos, lamiéndose para acicalarse, lo que puede producir bolas de pelo que obstruyan el tracto intestinal.

Traumatismos y fracturas

Los mustélidos, debido a su naturaleza, se aventuran en exploraciones que no siempre acaban bien. En ese caso, el hurón deberá transportarse al centro veterinario más próximo procurando su total inmovilidad para no empeorar las posibles fracturas.

Enfermedad de la glándula suprarrenal del hurón

La enfermedad de las glándulas suprarrenales puede ser la enfermedad de los hurones más común de todas. Existen varios factores que pueden causar esta dolencia, pero no existe una cura para ella. Se cree que las prácticas tempranas de esterilización y castración pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad de las glándulas suprarrenales, pero también se cree que la dieta y la falta de exposición a los rayos UVB contribuyen.

Las glándulas suprarrenales secretan diferentes hormonas, incluidas las sexuales. Se cree que, dado que los órganos reproductores de un hurón han sido extraídos a una edad tan temprana y las glándulas suprarrenales aún producen hormonas sexuales durante toda su vida, las glándulas se agrandan y se vuelven cancerosas. A menudo se recurre a un implante o inyecciones  para controlar las secreciones de hormonas durante la vida de un hurón con la enfermedad.

Los síntomas de la enfermedad de las glándulas suprarrenales incluyen pérdida de pelo, agrandamiento de la vulva, inflamación prostática (que causa incapacidad para orinar en los hurones machos), picazón y agresión.

Otras enfermedades comunes en hurones

Otras enfermedades y problemas de salud comunes en hurones son las siguientes:

Diarrea

La diarrea no es una enfermedad en sí misma, sino más bien un signo de un problema gastrointestinal. La diarrea son heces líquidas. En el hurón, las heces pueden ser de color oscuro, verde, mucosas, viscosas, granuladas, abundantes o escasas, según la causa. Es posible que los hurones con diarrea no parezcan estar visiblemente enfermos en absoluto, o pueden mostrar falta de apetito, vómitos, pérdida de peso, debilidad, letargo y o deshidratación.

En los hurones, varias afecciones pueden provocar diarrea, como parásitos internos, virus como el rotavirus, enteritis catarral epizoótica y, a veces, influenza humana o moquillo canino. Algunas bacterias, como el Helicobacter musteli, la Salmonella, el  Campylobacter o el Clostridium pueden causar diarrea en los hurones.

Parásitos

Al igual que los perros y gatos, los hurones pueden contraer varios parásitos intestinales, así como parásitos externos como las pulgas. Los exámenes fecales microscópicos anuales permitirán un diagnóstico y tratamiento sencillos. Los parásitos externos, como pulgas, garrapatas, sarna y ácaros del oído, también pueden infectar a los hurones y pueden tratarse con medicamentos tanto tópicos como inyectables.

Tumores o cáncer

Los hurones comúnmente desarrollan cáncer bastante pronto. Dado que la detección temprana es fundamental para la supervivencia, todos los hurones deben someterse al menos a exámenes anuales. Los hurones mayores de tres años deben someterse a un examen geriátrico al menos una vez al año. Este examen incluye un hemograma completo y un perfil químico, radiografías de tórax y abdomen, análisis de orina y un ECG (electrocardiograma).

Hay varios tipos de cáncer que se observan comúnmente en hurones domésticos, incluido el cáncer de páncreas (insulinoma), tumores de las glándulas suprarrenales, tumores de mastocitos de la piel y linfosarcoma (cáncer de los ganglios linfáticos y glóbulos blancos linfocíticos). Otros tipos de cánceres también pueden ocurrir en hurones. Por eso,  cualquier bulto o protuberancia debe ser examinado inmediatamente por su veterinario. Con un tratamiento temprano, muchos tipos de cánceres pueden manejarse con éxito.

Enfermedad cardíaca en hurones

La enfermedad cardíaca  es relativamente común en los hurones. Los hurones pueden desarrollar insuficiencia cardíaca congestiva debido a una miocardiopatía  cuando tienen más de 3 años. También pueden desarrollar insuficiencia cardíaca por una infección del parásito del gusano del corazón. Los signos clínicos de enfermedad cardíaca en hurones  incluyen debilidad  , ataxia (tambaleo o pérdida de la coordinación completa del cuerpo), falta de apetito, debilidad, disnea (dificultad para respirar), tos o distensión abdominal.

Moquillo

Debido a las vacunas para esta enfermedad, el moquillo es muy habitual, pero sigue siendo una gran preocupación para los hurones domésticos.  El moquillo es fatal y muy contagioso. La mayoría de los hurones reciben su primera vacuna contra el moquillo en la instalación de cría, pero debe ser reforzada aproximadamente un mes después  y luego anualmente.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

Añadir comentario
  • Buenas, estoy realmente preocupado por mi hurona Pancha. Ella tiene 2 años y medio y el problema es que la veo muy delgada y hace 1 mes comenzó con una perdida de su pelaje en la zona de arriba de la cola y en el pecho. Ella se alimenta muy bien y tiene atención todo el día, sinceramente he leido mucho y me esta preocupando.
    Yo soy de Uruguay, he buscado algun profesional en hurones pero tuve suerte.
    Agradecería mucho su ayuda!

    • Hola Juan Ignacio. Normalmente cuando los hurones presentan alopecia, descartados los problemas nutricionales y los dermatológicos, suele deberse a una alteración de las glándulas suprarrenales. Se suele dar a partir de los 2,5 a 3 años y se caracteriza por, entre otros signos, la pérdida casi completa de pelo excepto en cabeza y extremidades, beber mucha agua y pierden también masa muscular (quizá esa delgadez que observas). Te recomendamos que acudas a un especialista o a un buen veterinario de tu zona ya que con una cirugía en la que se extirpan las glándulas el problema se soluciona. Os deseamos mucha suerte.

  • Hola
    Mi huron tuvo un traumatismo, se calló de mi edificio, pero no pudieron ayudarlo debido a la falta de experiencia en hurones en barcelona. Decidi traermelo nuevamente e informarme mas como ayudarlo. No tiene hemorragia por ningun lado. Mea y defeca con normalidad. Decidimos alimentarlo al siguiente dia. Bebe y come con normalidad, tiene apetito. Cosa positiva en su desarrollo. Se moviliza de manera regular ya que para defecar se moviliza solo saliendo de su jaula hacia el afuera y regresa a su jaula para cobijarse solo. Bosteza y se mueve aunque poco, su animo ha mejorado ya que esta casi como cuando estaba bien omitiendo las travesuras y juegos. Lo unico que nos preocupa es su respiracion, ya que apesar de haber mejorado sigue siendo un poco constante y de vez en cuando sigue pegando algunas bocanadas de aire. Agrdeceria que me ayudases con algun consejo y ayudarlo.

    • ¿Falta de experiencia en clínica de hurones en Barcelona? ¿Has acudido a algún veterinario especialista? En Barcelona ciudad tienes CV Exòtics, Els Altres, Maragall Exòtics,… centros de referencia en España y alguno de ellos con más de 30 años al servicio de animales exóticos y pequeños mamíferos (como el hurón). Nuestro consejo es que acudas a algún centro veterinario especializado para que le hagan una buena exploración.