Cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades
Perro meando en la calle

Cómo enseñar a un perro a hacer sus necesidades

Aprender a controlar los esfínteres es un proceso que todos los animales hemos tenido que afrontar alguna vez. Cuando éramos pequeños no debíamos preocuparnos porque teníamos pañales; pero un día nos los quitaron y tuvimos que entender cuándo teníamos deseos de hacer nuestras necesidades e ir al baño o pedir que nos llevaran.

Con los perros ocurre lo mismo, cuando son pequeñitos no pueden controlar la salida de sus necesidades, pero a partir de unos meses ya es hora de que comencemos a animarlos a controlarse y entender dónde pueden hacer la evacuación. Es importante que este proceso no venga enlazado a nerviosismos y estrés porque esto puede ser sumamente contraproducente para este aprendizaje.

Por qué mi perro orina en casa

El hecho que el perro orine en casa, la llamada micción inapropiada, es un problema relativamente común que generalmente se aborda durante la etapa de cachorro. Si tu perro es un cachorro, es posible que el adiestramiento en casa aún no esté completo. La capacitación interna puede llevar un tiempo y es posible que tengas revisar los pasos a medida que avanza.

Pero si tu perro definitivamente está adiestrado la micción inadecuada comenzó mucho después de que la finalización del adiestramiento en  casa, entonces existen otras posibles razones para el comportamiento. Es esencial descartar primero los problemas de salud antes de investigar las causas conductuales de la micción inadecuada.

Si tu perro entrenado en  casa comienza a orinar nuevamente, existen varias causas potenciales para ello. Puede ser alguno de los siguientes:

  • Problemas del tracto urinario. Si tu perro comienza a orinar repentinamente en la casa (u otros lugares inaceptables), podría ser causado por una infección del tracto urinario.
  • Incontinencia y problemas de salud. La incontinencia urinaria a menudo se asocia con perros mayores, pero es posible que un perro desarrolle incontinencia cuando sea un adulto joven. Ciertos problemas de salud pueden provocar problemas urinarios, como enfermedad renal, diabetes y la enfermedad de Cushing.
  • Perros envejecidos. Los cachorros aún pueden tener accidentes cuando están siendo entrenados en la casa, pero la vejez puede provocar otras causas de accidentes urinarios.
  • Problemas de comportamiento. Una vez que su veterinario haya descartado todos los problemas de salud, es probable que haya un problema de comportamiento. Algunos perros, especialmente los machos, muestran comportamientos de marcado. El marcado suele estar impulsado por las hormonas sexuales, pero puede convertirse en un hábito y continuar incluso después de haber sido alterado. Otra posibilidad es que el perro muestre una micción sumisa o excitada si se siente intimidado por alguien o algo.

Teniendo esto en cuenta, es importante acudir primero al veterinario para que encuentre o descarte problemas de salud y, en caso de que no haya ninguno, contactar con un entrenador canino o especialista en este tipo de problemas.

5 consejos para enseñar a tu perro a hacer sus necesidades

Planificar las comidas

Tener un horario fijo de comida puede ser una buena forma de comenzar: pasados los 30 minutos de haber comido, el cachorro tendrá la necesidad de defecar; entonces, podemos llevarlo a un sitio donde pueda hacer. Si comenzamos a educarlo desde pequeño, en breve se acostumbrará a la rutina.

Salir a evacuar a un sitio seguro

La elección del lugar donde lo sacas es fundamental: allí el cachorro debe sentirse seguro y cómodo, y sobre todo, conocerlo. El olor actúa como un disparador para ellos.

Para que el cachorro adquiera el hábito es muy importante que seas constante y lo lleves todos los días en el mismo horario y al mismo lugar; comenzando por la mañana y así a lo largo del día.

Mantener la calma

En todo adiestramiento la energía del educador es fundamental: si te estresas, estresarás al perro y todo tu esfuerzo irá a parar al cubo de la basura porque no conseguirás avanzar. Si apuras al cachorro para que haga sus necesidades en un tiempo récord, conseguirás exactamente lo contrario.

Debes saber que esto no es algo que se aprende de un día para otro. Es probable que al principio saques al cachorro a hacer sus necesidades y no las haga hasta volver a casa. Así lo mejor que puedes hacer es ser sumamente paciente y comprensivo con el cachorro.

Premiar su buen comportamiento

Recompensar su conducta es una buena forma de motivarlo a repetir su accionar, hasta que se convierta en hábito. Puedes darle una golosina, felicitarle o hacerle fiesta, para que entienda que ha hecho un gran trabajo y se grabe ese momento de forma positiva.

Del mismo modo, es muy importante que nunca castigues al perro si hace sus necesidades en casa o tiene un accidente; así crearás en él asociación negativa con sus funciones vitales y será totalmente contraproducente.

Disfrutar de compartir tu día

Por último, disfruta de pasar tiempo con tu perro y no dejes que, en tu empeño por enseñarle a la perfección algo tan normal, te olvides de alegrarte a cada instante por compartir tu vida con tan bonita criatura.

Y, por si te resultara difícil evitar el estrés y la tensión innecesaria, recuerda que tú también fuiste niño y tuviste que dejar los pañales y que, en este proceso también sufriste algunos accidentes: ¿qué habría sido de ti si tus padres te hubieran maltratado en ese aprendizaje?

Cómo evitar que el perro orine en casa

Vamos a ver algunas pautas para trabajar con el perro si este sigue orinando dentro de casa y no existe un problema de salud que lo justifique.

  • Vuelve a entrenar a tu perro.
  • Aumenta las pausas para ir a orinar. Lleva a tu perro a orinar al aire libre justo después de beber, comer y despertarse de las siestas. Y prémialo por orinar  en los lugares apropiados.
  • Identifica el desencadenante. Intente averiguar si hay un desencadenante o un estímulo en el entorno del perro que lo impulse a orinar dentro de cada. Elimina el disparador si es posible, enséñale a tu perro a vivir con él o cambia cualquier elemento que pueda para calmar la ansiedad del perro.
  • No le golpees ni le grites. Evita castigos gritos por orinar dentro de casa. Es probable que esto sea contraproducente. Castigar a tu perro puede hacer que este tenga miedo de orinar frente a ti, incluso al aire libre, lo que podría provocar más problema dentro de casa con la micción inadecuada.
  • Limpia adecuadamente. Limpia a fondo cada orina lo antes posible con un limpiador enzimático que elimine el olor para que el perro no reconozca el olor a orina y piense que  el interior de la casa es un lugar aceptable para orinar.
  • Busca ayuda profesional. Si no consigues que el perro deje de orinar dentro de casa busca entrenador canino o un profesional que te ayude.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario