Prótesis dentales: tipos y asistencia en procedimientos protésicos
Técnico pule una prótesis dental
Foto: Karolina Grabowska en Pexels

Prótesis dentales: tipos y asistencia en procedimientos protésicos

Las prótesis dentales son dispositivos diseñados para reemplazar los dientes perdidos y restaurar la función masticatoria y estética de la boca. De hecho, desempeñan un papel básico en la mejora de la calidad de vida de las personas que han perdido uno o varios dientes.  En este artículo veremos cuáles son los principales tipos de prótesis dentales y la importancia de contar con la asistencia adecuada durante los procedimientos protésicos.

Tipos de prótesis dentales

Es importante entender que cada tipo de prótesis dental sirve para un propósito diferente y se adapta a diversas necesidades.  Una manera de clasificar los diferentes tipos de prótesis dentales es la siguiente:

Prótesis totales

Las prótesis dentales totales, también conocidas como dentaduras postizas, son dispositivos protésicos que reemplazan todas las piezas dentales en una arcada. Son ideales para aquellos que han perdido la mayoría, si no todos, de sus dientes. Estas prótesis son blandas, como las encías, pero también suficientemente firmes para masticar alimentos.

Prótesis parciales

A diferencia de las prótesis totales, las prótesis parciales son ideales para aquellos que solo han perdido algunos dientes. Están diseñadas para llenar los vacíos, proporcionando un aspecto natural mientras ayudan a prevenir problemas dentales adicionales. Estas prótesis son removibles, lo que facilita su limpieza.

Prótesis fijas

Las prótesis fijas, como su nombre indica, son prótesis que están firmemente adheridas a los dientes naturales o a los implantes. Proporcionan una sensación más natural y son más duraderas que las prótesis removibles.  Estas prótesis son de diferente tipo, como coronas, puentes, etc.

Prótesis implanto-soportadas

Las prótesis implanto-soportadas son un tipo de prótesis fija que se ancla a los implantes dentales. Ofrecen mayor estabilidad y comodidad que las prótesis removibles, y son una opción atractiva para aquellos que desean una solución permanente.

Alternativas a las prótesis dentales

Las personas que no quieren prótesis dentales tienen otras opciones.

  • Una de ellas son los implantes dentales. Esta es una solución permanente para reemplazar los dientes perdidos. Consisten en una pieza de titanio que se inserta en el hueso del maxilar, actuando como la raíz del diente. Una vez curado, un diente de reemplazo se adhiere al implante.
  • Otra alternativa son los puentes dentales. Un puente dental es una estructura que se utiliza para reemplazar uno o más dientes perdidos. El puente se ancla a los dientes adyacentes y tiene una corona dental en el centro para reemplazar el diente perdido.

Además, se puede optar por colocar mantenedores de espacio. Si se ha perdido un diente de leche prematuramente, un mantenedor de espacio puede utilizarse para prevenir que los dientes adyacentes se muevan hacia el espacio vacío. Esto asegura que hay suficiente espacio para el diente permanente cuando esté listo para erupcionar.

Asistencia en procedimientos protésicos

A continuación, veremos la importancia de la asistencia durante los procedimientos protésicos para garantizar resultados óptimos y satisfactorios. Esto implica cuestiones como la evaluación del paciente y la planificación del tratamiento, la toma de impresiones y el registro oclusal, así como la prueba y el ajuste de las prótesis dentales.

Evaluación del paciente y planificación del tratamiento

La evaluación inicial del paciente en los procedimientos protésicos es un paso fundamental. Durante esta etapa, el odontólogo realizará un examen completo de la boca del paciente para evaluar el estado de los dientes remanentes, la salud de las encías y los tejidos bucales, así como la presencia de cualquier enfermedad o problema que pueda influir en el tratamiento protésico. Además de la evaluación física, es esencial comprender las expectativas y necesidades del paciente.

Una vez realizada la evaluación inicial, se procede a establecer un plan de tratamiento personalizado para el paciente. En esta etapa, el odontólogo considerará diversos factores, como la condición bucal del paciente, el número de dientes faltantes, la salud general, el presupuesto y las preferencias individuales.

En muchos casos, los procedimientos protésicos requieren la colaboración y coordinación con otros especialistas en odontología, por lo que hay que coordinarse para diseñar el tratamiento e informar al paciente.

Toma de impresiones y registro oclusal

En el pasado, la toma de impresiones se hacía utilizando cubetas con material de impresión, que se colocaba en la boca del paciente para obtener una réplica de los tejidos bucales y los dientes. Sin embargo, en la actualidad, los avances tecnológicos han introducido métodos digitales de toma de impresiones.

Los métodos digitales, como el escaneo intraoral, utilizan cámaras y tecnología de escaneo en 3D para capturar imágenes de alta precisión de la boca del paciente. Estas imágenes se usan para crear modelos digitales que se pueden enviar directamente al laboratorio dental para la fabricación de la prótesis.

El registro oclusal es un procedimiento que se realiza para capturar la relación entre los dientes superiores e inferiores del paciente. Esto asegura una correcta oclusión de la prótesis dental. Existen diversas técnicas usadas para obtener un registro oclusal preciso.

Una de las técnicas comunes implica el uso de cera de mordida, donde se coloca una capa de cera en los dientes de una arcada y el paciente cierra la boca para crear una marca de mordida. También se emplean articuladores semiajustables, que permiten simular los movimientos mandibulares y ayudan a obtener un registro oclusal más preciso.

Actualmente,  se han desarrollado sistemas de registro oclusal basados en tecnología digital, que emplean sensores y dispositivos de medición para capturar los movimientos mandibulares y la relación entre los dientes. Estos sistemas ofrecen una mayor precisión y permiten un análisis más detallado de la oclusión del paciente.

En cualquier caso, hay que tener claro que la precisión en la toma de impresiones y registros oclusales es esencial para garantizar una adaptación adecuada de la prótesis dental. Una impresión precisa permite al laboratorio dental fabricar una prótesis que se ajuste perfectamente a la boca del paciente, mientras que un registro oclusal preciso asegura una correcta oclusión y distribución de las cargas durante la masticación. La precisión se logra a través de técnicas cuidadosas y el uso de tecnología adecuada.

Prueba y ajuste de las prótesis dentales

Una vez que la prótesis dental ha sido fabricada, se procede a realizar pruebas para verificar su adaptación y estabilidad en la boca del paciente. Este protocolo de pruebas es esencial para asegurar que la prótesis se ajuste de manera adecuada y cumpla con los requisitos funcionales y estéticos.

Durante estas pruebas, se evalúa la adaptación de la prótesis en relación con los tejidos bucales y los dientes remanentes. Se verifica la estabilidad de la prótesis al morder y hablar, asegurándose de que no se mueva o cause molestias al paciente. Además, se evalúa la función masticatoria y la fonética para garantizar un rendimiento adecuado de la prótesis.

Si durante las pruebas se detectan áreas de incomodidad o molestia, se procede a hacer ajustes en la prótesis dental. Estos ajustes pueden incluir la corrección de puntos de contacto prematuros, el pulido de áreas rugosas o la modificación de la forma para mejorar la estética y la funcionalidad.

El proceso de ajuste se lleva a cabo en estrecha colaboración entre el paciente y el odontólogo. El paciente debe proporcionar retroalimentación sobre su experiencia con la prótesis, comunicando cualquier sensación incómoda o problema que pueda surgir durante las pruebas. Esto permite realizar los ajustes necesarios para lograr un óptimo confort y satisfacción del paciente.

Ver todos los artículos de Sanidad

Deja un comentario