Técnicas de la crioterapia
Proceso de crioterapia

Técnicas de la crioterapia

La utilización terapéutica del frío (crioterapia), está especialmente indicada en la fase aguda de esguinces, distensiones, contusiones y lesiones inflamatorias agudas para disminuir el dolor, el espasmo muscular y la inflamación, como consecuencia de sus importantes efectos fisiológicos de disminución de la temperatura y del flujo sanguíneo por vasoconstricción inicial de las arteriolas y capilares que, posteriormente ocasiona una vaso-dilatación.

Debido a la baja conductividad térmica del tejido graso subcutáneo, las aplicaciones de frío de corta duración son ineficaces para incidir en los tejidos más profundos pero, el uso prolongado, puede ser nocivo para el proceso de recuperación.

El tiempo de tratamiento para enfriar el tejido de forma eficaz varía de 5 a 45 minutos de contacto directo, dependiendo del espesor del tejido graso subcutáneo. El tratamiento alcanza su mayor efectividad en las primeras 72 horas tras el traumatismo.

Técnicas crío-terapéuticas

Masaje con hielo

Se utiliza en diversas formas, como por ejemplo, agua en un vasito de plástico con un depresor lingual en su interior que, una vez congelada, se retira el vaso sujetando el hielo con la paleta para dar el masaje.

El masaje debe aplicarse con movimientos circulares y longitudinales, cubriendo con cada desplazamiento la mitad anterior de la piel expuesta del paciente. La aplicación del frío cesará cuando la piel quede insensible al tacto fino.

Baños de contraste

Para los baños de contraste, se utilizan dos contenedores, uno con agua fría (10-15º) y otro con agua caliente (40-41º), alternando las inmersiones durante unos 20 minutos, distribuidos en 5 inmersiones de 1 minuto en agua fría y 5 inmersiones de 3 minutos en agua caliente. Se utilizan en el tratamiento sub-agudo de la inflamación.

Bolsa de hielo / hidrocoloide (gel) frío

El tratamiento consiste en aplicar la bolsa durante 20 minutos sobre la parte lesionada, con descansos igualmente de 20 minutos.

Baños de hidromasaje frío

Es la forma más intensa de aplicación del frío. Están indicados en situaciones agudas o sub-agudas en las que es necesario, por ejemplo, realizar ejercicio con la parte lesionada. El tratamiento durará unos 15 minutos y cesará al comenzar el entumecimiento.

Uso de la crioterapia tras la actividad física

La práctica intensa de ejercicio físico conlleva una serie de efectos beneficiosos sobre la musculatura pero, también, si no se observan unas normas de trabajo de recuperación tras la actividad, nos podemos encontrar con cuadros de falta de reparación correcta de les estructuras implicadas y predisposición a las lesiones.

Objetivos del masaje y la crioterapia post-ejercicio

La aplicación de técnicas de recuperación como el masaje combinado con la crioterapia, ayudará a los músculos a reencontrarse con la elasticidad adecuada, previniendo la aparición de contracturas, reducir el dolor y drenar líquidos acumulados que, suelen contener un alto porcentaje de productos residuales del metabolismo energético como el ácido láctico.

Asimismo, el ejercicio físico, si se practica con una elevada intensidad, puede dar lugar a la aparición de las famosas “agujetas”, que son microrupturas tubulares a nivel del sarcómero, la unidad contráctil de la fibra muscular. El masaje combinado con la crioterapia, ayudará a acelerar la regeneración del tejido alterado.

Efectos del masaje sobre el músculo

El masaje actúa por diferentes vías con respecto al músculo. Por vía refleja y aprovechando los reflejos propioceptivos puede inducir a una relajación y distensión. Mecánicamente puede lograrse el mismo resultado, pues la expresión del músculo produce un drenaje de los productos inductores de fatiga (ácidos láctico y úrico) y un aumento de la perfusión sanguínea que redundarán en un aumento de la elasticidad y en un equilibrio del tono.

Tiene un efecto considerable sobre todo tipo de contracturas, mejorando la elasticidad de la fibra muscular al mismo tiempo que su movilidad. Un músculo, tras ser sometido a masaje, se recuperará mucho antes que tras el mismo tiempo de reposo.

Efectos fisiológicos de la crioterapia

  • Disminución del metabolismo.
  • Disminución de la velocidad de conducción nerviosa.
  • Disminución de la excitabilidad muscular.
  • Disminución de la liberación de leucocitos y fagocitos.
  • Disminución de la despolarización de los husos musculares.
  • Disminución de la formación y acumulo de edema.
  • Efecto anestésico

Masaje con hielo

Se utiliza en diversas formas. Un sencillo método consiste en poner agua en un vasito de plástico con un depresor lingual en su interior que, una vez congelada, se retira el vaso sujetando el hielo con la paleta para dar el masaje.

Si no se tiene otra cosa a mano, también se puede utilizar una bolsa llena de cubitos, aunque, en este caso, el masajista deberá usar guantes, como medida de protección para sus manos.

El masaje debe aplicarse con movimientos circulares y longitudinales, cubriendo con cada desplazamiento la mitad anterior de la piel expuesta del paciente. Si pretendemos conseguir un potente efecto drenante, los movimientos se deberán aplicar de forma centrípeta. La aplicación cesará cuando la piel quede insensible al tacto fino.

Si te interesan las técnicas que podemos utilizar en el quiromasaje, puedes informarte de nuestro curso de quiromasaje, en el que aprenderás anatomía, maniobras y técnicas para aliviar dolencias.

Ver todos los artículos de Salud y Bienestar

Deja un comentario

Añadir comentario