Gran éxito del taller de Educación Canina Urbana organizado por el Ayuntamiento de Barcelona y CIM Formación
Taller de educación canina urbana - Ayuntamiento de Barcelona y CIM Formación|manuel-balibrea-y-alumnos-de-cim-formacion-en-taller-de-educacion-canina-urbana|taller-canino-gratuito-min

Gran éxito del taller de Educación Canina Urbana organizado por el Ayuntamiento de Barcelona y CIM Formación

El pasado miércoles 23 de mayo a las 18 horas, tuvo lugar un Taller Práctico Gratuito de EDUCACIÓN CANINA URBANA organizado por el Ayuntamiento de Barcelona y Fem Salut-Fem Barri en colaboración con CIM Formación.

La finalidad de esta colaboración que CIM Formación ha iniciado con el Ayuntamiento de Barcelona es promover el respeto y la convivencia con los animales en la ciudad.

Taller de educación canina urbana - Ayuntamiento de Barcelona y CIM Formación

El taller fue un gran éxito. En la Plaça de la Palmera del Districte de Sant Martí se reunieron más de 40 familias con sus perritos para aprender los consejos de educación canina urbana ofrecidos por el profesor Manuel Balibrea y los alumnos de CIM Formación. En este taller gratuito, los participantes aprendieron a enseñar al perro a escuchar, la llamada y control a distancia, y fomentar el autocontrol del perro.

Manuel Balibrea y alumnos de CIM Formación en el taller de educación canina urbana en Barcelona

Claves del taller de educación canina urbana

1. Autocontrol del perro y regulación emocional

Cuando un perro quiere algo, lo quiere ya. Pero debes enseñarle que los comportamientos tranquilos son más eficaces para conseguir lo que quiere. El autocontrol del perro es la habilidad para regular esos impulsos, emociones, deseos y acciones.

El control de los impulsos del perro es útil en muchas situaciones: esperar tranquilamente a ser atado con la correa para salir de paseo, esperar pacientemente sentado o tumbado a que le pongan la comida, jugar con menos excitación con una pelota… Todo acceso a cualquier recurso que quiera el perro debe pasar primero por la realización de una acción que tú le pidas (mirarte, que se siente, que se quede quieto…). Tendrá lo que quiere si te presta atención.

En este caso, el ejercicio consistió en darle el premio a nuestro perro solo cuando apartase la cara de nuestro puño lleno de premios. Es muy fácil, pero se necesita paciencia y constancia, porque no es un trabajo de un día, sino que la educación de un perro dura toda la vida. Debemos trabajar este ejercicio en las situaciones donde lo requiera.

Entrenando el autocontrol, el perro tendrá más confianza en sí mismo, mejoraremos el vínculo perro-guía, y el perro empezará a responder más rápido a las señales de su dueño y ganará en estabilidad emocional.

2. Atención y conexión con el perro

En la mayoría de ocasiones, si tu perro no te hace caso está el hecho de que no tenemos un vínculo o conexión suficientemente fuerte con el perro.

El vínculo entre tu perro y tú va más allá del hecho de convivir en un mismo lugar y salir juntos a la calle. Es crear una unión basada en el respeto, la confianza, la amistad y el cariño constituyendo la base de vuestra relación y mutuo entendimiento.

Debes transmitir a tu perro confianza y seguridad en todo tipo de situaciones, sobre todo en las desconocidas para él. Para ser un buen guía es fundamental la educación y adiestramiento del perro: enseñarle a ir pendiente de ti premiándole cada vez que te mire, enseñarle obediencia básica como la llamada e ir correctamente de la correa y aumentar progresivamente la dificultad de los ejercicios. El adiestramiento facilita en gran medida vuestra comunicación y da una base para corregir problemas de conducta que puedan aparecer.

Y el paseo no debe limitarse a soltarle en el parque y que gaste sus energías sin que tú participes. Suéltale en entornos en los que puedas hacerlo y sean seguros, no le hables y cambia constantemente de dirección o incluso escóndete para que sea él quien esté pendiente de ti.

3. Llamada

Gran éxito del taller de Educación Canina Urbana organizado por el Ayuntamiento de Barcelona y CIM Formación 1

Una de las cosas que más preocupa al dueño de un perro es que cuando le llame, no acuda. Y es de las cosas más importantes que tenemos que entrenar con nuestro perro.

Enseñar al perro a girarse y mirarte cuando se diga su nombre, es el inicio de la llamada.    Siempre debes usar la misma orden. Hay que enseñarle primero en un entorno con pocos estímulos para incorporarlos poco a poco más adelante.

Nunca llamar al perro si sabemos que no va a venir, no debe aprender a ignorar la orden. El dueño debe ser su mayor motivación y, como hemos comentado anteriormente, se debe trabajar el vínculo entre los dos.

Recuerda que la clave del éxito para cualquier cosa que quieras conseguir con tu perro son la paciencia y la constancia.

Si te ha interesado este taller de educación canina urbana y quieres seguir aprendiendo más, infórmate sobre nuestro curso de adiestramiento de base y educación canina en CIM Formación Barcelona.

Ver todos los artículos de Noticias CIM

Comentanos

Añadir comentario