Cómo planificar una sesión de Pilates
Planificación de una clase de Pilates

Cómo planificar una sesión de Pilates

En una clase de pilates podemos encontrarnos con asistentes de diferentes niveles, por lo que es imprescindible, antes de programar la clase, conocer los hábitos diarios de estos y realizar una valoración inicial del estado de forma.

Igualmente, este análisis debe tener un seguimiento para poder modificar los ejercicios y ajustarlos en función de los cambios o la mejora progresiva.

Evidentemente, no es lo mismo una sesión grupal que individual. En la primera, los objetivos deben ser generales, ya que no se puede prestar atención a las peculiaridades de cada alumno.

Organizar la sesión de Pilates

Para planificar una sesión, el monitor de Pilates debe tener en cuenta tres factores:

  1. Tiempo: lo ideal es que las sesiones duren al menos una hora, y hacer tres sesiones por semana. Si no es posible, es importante adaptarse al tiempo disponible, diseñando la sesión para el tiempo disponible, sin tener que dejarla a medias.
  2. Resultados deseados: los objetivos y, por lo tanto, los resultados que se deseen obtener determinarán el diseño de la sesión.
  3. Forma física: el estado de forma previa también cuenta, así como el tipo de trabajo o actividad que se realice habitualmente. Tener esto en cuenta permitirá diseñar sesiones adaptadas a las necesidades, especialmente desde el punto de vista preventivo y para compensar sobrecargas musculares.

Definidos los objetivos de la clase y de los alumnos, hay que planificar qué accesorios van a utilizarse y para ello hay que tener claro el repertorio de ejercicios.

En el método Pilates la mayoría de movimientos combinan varios grupos musculares que trabajan juntos. Por eso, para programar una sesión de Pilates hay que tener en cuenta las diferentes categorías de ejercicios. En Pilates hay tres categorías de ejercicios: de fortalecimiento, de flexibilidad y de movilidad.

  • Los ejercicios de fortalecimiento se concentran en fortalecer y tonificar determinados grupos musculares. Pueden dividirse en ejercicios que fortalecen el tren superior, ejercicios que fortalecen la parte inferior y  ejercicios que fortalecen que fortalecen abdomen y espalda. No obstante, muchos ejercicios de los dos primeros subgrupos también son ejercicios de núcleo.
  • Los ejercicios de flexibilidad buscan mejorar el movimiento alrededor de una articulación.
  • Los ejercicios de movilidad trabajan y reeducan el cuerpo para moverse con mayor facilidad.

Diseñar una sesión de Pilates

Chicas haciendo ejercicios de flexibilidad en Pilates

Calentamiento

Tanto si se trata de una sesión corta (25-30 minutos) como de una larga (60 minutos), siempre hay que empezar con ejercicios de calentamiento y terminar con ejercicios de relajación. El calentamiento debe durar de 8 a 10 minutos, independientemente de la duración total de la sesión.

Ejercicios

Una vez que el cuerpo está activado, se eligen los ejercicios por categorías y grupos. Qué categoría de ejercicios se trabaja primero o después depende del objetivo de la sesión. Para una sesión corta se puede elegir dos grupos nada más o hacer menos ejercicios de grupo.

Variaciones

Además, a la hora de diseñar las sesiones, es importante tener en cuenta posibles variaciones o adaptaciones, de manera que todo el grupo pueda trabajar sin riesgos o incluso esperas. Los ejercicios se pueden mostrar desde su versión más básica e ir aumentando la intensidad o dificultad, de modo que el que no pueda seguir, se quede en el paso anterior.

Cabe mencionar que no es necesario incluir una gran cantidad de ejercicios. Cada ejercicio puede llevar de 3 a 5 minutos para poder trabajarlo adecuadamente.

Si te interesa aprender más sobre cómo preparar una clase de Pilates, infórmate sobre nuestro curso de Pilates suelo.

Ver todos los artículos de Deporte y Fitness

Deja un comentario

Añadir comentario