¿Qué causa la ansiedad por separación en los perros?
perro-pensativo-min

¿Qué causa la ansiedad por separación en los perros?

Puede que conozcan a alguien que experimente ataques de pánico o que incluso tú mismo hayas pasado por algo así. La experiencia es como de pérdida de control sobre uno mismos cuando se activa el pánico.

Los perros con ansiedad por separación experimentan síntomas de pánico cuando se separan de su figura de apego principal o están completamente aislados. Es por eso que puedes haber observado mal comportamiento en tu perro cuando se queda solo.

¿Qué es la ansiedad por separación en los perros?

La ansiedad de separación es una condición que se manifiesta en perros que están separados de su (s) figura (s) de apego principal, incluso aunque alguien más está con ellos.

No hay que perder de vista que la ansiedad por separación en los perros es una condición grave y una de las principales razones por las que los propietarios se frustran con sus perros. Pero hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a que tu perro esté menos ansioso.

En primer lugar, tienes que comprender qué hace que tu perro actúe de esta manera. Algunas de las razones pueden ser estas:

  • Se quedarse solo por primera vez o cuando está acostumbrado a estar con personas.
  • Cambio de propiedad u hogar.
  • Se muda de un refugio a un hogar.
  • Cambio en la rutina u horario familiar.
  • Pérdida de un miembro de la familia.

Señales de ansiedad por separación

Un perro con ansiedad por separación muestra mucho estrés cuando está solo. En estos casos, el perro podría llevar a cabo alguna de las siguientes conductas que no haría en presencia de sus dueños:

  • Aullar, ladrar o quejarse en exceso.
  • Orinar o defecar en interiores aunque esté bien entrenado.
  • Masticar cosas, cavar agujeros, rascar ventanas y puertas.
  • Babear, jadear o salivar mucho más de lo habitual.
  • Puede intentar escapar escapar.

Es importante tener en cuenta que, en condiciones normales, un perro sin ansiedad puede hacer algunas de estas cosas de vez en cuando, pero uno con ansiedad por separación las hará casi todo el tiempo.

Puede ser alentada por el propio dueño sin darse cuenta

La ansiedad por separación de perros a menudo es alentada sin saberlo por los dueños de perros. Hacemos un gran alboroto cuando salimos o volvemos a casa, y al hacerlo, premiamos la preocupación del perro con nuestra ausencia, provocando en él aún más estrés cada vez que nos vamos.

Nos gusta que nuestros perros estén con nosotros y cuando son cachorros, los llevamos a todas partes para socializar. Sin embargo, más adelante, tenemos que dejarlos solo. El problema es que alcanzan una edad en la que no solo quieren, sino que también sienten la necesidad de estar con nosotros.

Como hemos visto, un cambio en sus rutinas puede crear los síntomas de ansiedad por separación del perro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que  la destrucción y el estrés también pueden crearse por aburrimiento y falta de ejercicio.

Perros pesimistas

Existe una íntima relación entre la forma en que los perros ven la vida y su estado emocional. Esta percepción también afecta a cómo el perro se comporta en los momentos en que su dueño no está con él. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Current Biologyun perro pesimista tiene más tendencia que un perro optimista a ladrar, aullar y destruir cosas cuando se queda solo en casa.

Los perros clasificados como más optimistas se quedan más tranquilos cuando se le deja solos en casa y tenían menos ansiedad por la separación. Y en consecuencia, este estudio sugiere que los perros que tienen comportamientos relacionados con la ansiedad por separación (hacer pis en el lugar equivocado, ladrar y destruir objetos en casa…) tienden a hacer juicios más pesimistas.

Un perro pesimista tiende a no estar bien solo y para exhibir más problemas de comportamiento cuando el dueño está ausente. Si tienes un perro pesimista, hay maneras de trabajar este aspecto en él, principalmente mediante el aumento de la confianza y también de asociaciones positivas.

Cómo prevenir la ansiedad por la separación del perro

Perro paseando al lado de sus dueña
Foto: Taylor Heery en Unsplash

Los veterinarios pueden recetar medicamentos, que tienden a calmar un poco los sentidos de un perro, pero no son una cura. Los medicamentos solo proporcionan un mecanismo de apoyo para ayudar al propietario a rehabilitar al perro. Es decir, la medicación es solo una solución temporal para el problema subyacente. Hay que tratar la causa raíz.

La prevención realmente comienza en el momento en que adoptas a tu cachorro. Con demasiada frecuencia, un cachorro tomado de la camada comienza a llorar cuando se lo deja solo. Este es un gran cambio para el cachorro. Cuando llora, vamos y lo recogemos y mostramos simpatía: su llanto es recompensado.

Más tarde, si está llorando en una caja, y lo dejas salir, está siendo recompensado por su llanto. Si queremos evitar problemas como la ansiedad por separación solo hay que recompensar el comportamiento deseado.

Desde el principio, tenemos que enseñar al cachorro a que se calle y se calme durante períodos de tiempo cada vez mayores. Necesitamos enseñar paciencia y calma,  y recompensarlo cuando esto se consiga.

Por otra parte, cuando el perro está con nosotros, no deberíamos estar intentando interactuar constantemente con él. Lo que habría que hacer es dejarlo que aprenda a entretenerse solo.

La vuelta tras las vacaciones

Volver a la rutina del trabajo resulta difícil no sólo para los perros, sino también para los propietarios. Al volver al trabajo, los perros se quedan nuevamente solos, sin distracciones y con una gran cantidad de energía por gastar. Al entender el comportamiento y las necesidades del perro, puedes adaptar su rutina para reducir las consecuencias negativas que normalmente se asocian con esta transición.

Especialmente en el caso de cachorros, necesitan socializar para aprender a llevar bien diferentes situaciones, nuevos ambientes y personas. Los perros que pasan una parte significativa del día dentro de casa, cuentan solo con el paseo diario para gastar su energía. Para cansar al perro, los dueños deben dar al menos un largo paseo todos los días con él.

Este paseo también ayuda al propietario a establecer su posición como líder de la manada, especialmente en los casos en que el perro camina con collar y correa al lado o detrás de su amo, y cuando recibe su comida sólo después del ejercicio.

El paseo, además de cansar al perro, también lo estimula mentalmente, ya que le permite ver, oler y probar cosas nuevas. Al llegar a casa, y después de comer, el perro va a estar más relajado durante el resto del día. Este descanso disminuye las posibilidades de que se ponga ansioso o estresado, ya que la mayor parte de su energía ya la ha gastado.

Si quieres saber más sobre el comportamiento de los perros, quizá te interese alguno de los cursos sobre adiestramiento canino que impartimos de forma presencial.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario