¿Puedo cambiar el nombre de mi perro?
Perro con una chapa con su nombre
Foto: Jenny Marvin en Unsplash

¿Puedo cambiar el nombre de mi perro?

Si te has cansado del nombre de tu perro o has adoptado un perro que ya tenía un nombre que no te gusta, ya es posible cambiarle el nombre y, en algunos casos, incluso se recomienda.

El nombre es tan importante para los seres humanos que la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños considera que el nombre es un derecho de todos los seres humanos. Así es como nos identificamos y nos presentamos. Sin embargo, para los perros, su identidad y la comunicación está presente en el olor.

El perro no asigna identidad a su nombre y ni siquiera se cuestiona por él. Para él, el nombre no es más que un símbolo o una orden que significa “ven aquí”. Un perro puede tener varios nombres y responder de la misma manera a todos ellos. El cambio de nombre, por tanto, no va más allá de la enseñanza de una nueva orden para tu perro.

En algunos casos, el nombre del perro solo se utiliza a la hora de regañar, haciendo que el perro asocie su nombre con algo negativo. Cuando esto ocurre, los perros tienden a ignorar al propietario o a retirarse cuando se menciona su nombre.

Esa es la realidad de muchos perros que han sufrido malos tratos antes de ser adoptados. En tales casos, el cambio de nombre puede ser beneficioso para el perro, que dejará de escuchar una “orden negativa” diaria para oír algo positivo.

A veces el cambio de nombre es algo recomendable debido a la asociación que los dueños hacen del nombre del animal. Esto ocurre con frecuencia en perros adoptados que tienen nombres que transmiten algo negativo o embarazoso para el propietario.

Si el nombre del perro que se ha adoptado es el mismo que un perro anterior a ese, es comprensible que usted quiere cambiar su nombre debido a los recuerdos y asociaciones que su nombre transmite.

¿Cuándo está bien cambiar el nombre de un perro?

La mayoría de los adiestradores de perros opina que no es un problema cambiar el nombre de un perro recién adoptado. Los criadores o los encargados de los refugios para perros les dan a los animales un nombre.  En el caso de los cachorros, puede que ni siquiera respondan a su nombre como tal. Por lo que cambiarlo a uno nuevo el primer día no debería causar ningún problema real.

Sin embargo, habrá algunos casos en los que probablemente sea prudente mantener el nombre original del perro. Por ejemplo, si una familia entregó a su perro después de años de estar en un hogar estable y cariñoso, podría considerarse mantener el nombre original o nombrarlo con algo fonéticamente parecido.

Por otra parte, si se adopta un perro de trabajo o un perro de servicio, es posible que este ya tenga mucha experiencia respondiendo a su nombre combinado con una variedad de señales importantes. Si es así, mantener su nombre original ayudará a que siga avanzando en su entrenamiento sin problemas.

Cómo enseñarle a un perro su nuevo nombre

La forma más fácil de mostrarle a un perro su nuevo nombre es hacerlo significativo y valioso. Por ejemplo, si llamar a tu perro Rayo y cada vez que lo dices lo acompañas con un regalo o un juguete, el perro comenzará a escuchar esa palabra en poco tiempo. Es decir, si vale la pena responder a la palabra Rayo, el perro responderá.

De hecho, los juegos son una excelente manera de conseguir que un perro responda a su nombre. Jugando a estos juegos durante varios minutos al día, varias veces por jornada, en poco tiempo el perro responderá por su nombre sin problemas.

Otro juego para enseñarle a un perro su nuevo nombre consiste en decir el nombre del  perro con un tono de voz alegre. Cuando te mire, márcalo con un “¡Sí!” o un clicker y luego recompénsalo con un regalo.  Esto se repite durante unas cuantas veces. Pero al decir el nuevo nombre el perro no mira de inmediato, no repitas su nombre una y otra vez. En lugar de eso, utiliza algunos ruidos emocionantes para llamar su atención. Una vez que tu perro te mire, márcalo y dale la recompensa.

Otro juego para perros que sí responden a su nombre original, pero que deseamos cambiar, es decir primero el nombre original del perro en 5 o 6 ocasiones, recompensándole cada vez. Luego se empieza a introducir el nuevo nombre, seguido el nombre que se desea cambiar, haciendo una breve pausa entre las dos palabras, marcando y recompensado al perro cada vez que mire. Esto se repite 5 o 6  veces. En la última parte del juego, solo se dice el nombre nuevo del perro, marcándolo y recompensándolo.

Consejos útiles para cambiar el nombre del perro

  • El nuevo nombre de tu perro debería significar solo cosas buenas para él. Haz todo lo que puedas para reforzar esto.
  • Trata de evitar usar el nuevo nombre de tu perro cuando le regañes. O dale un segundo nombre y úsalo junto con su nombre solo para regañar. Así aprenderá que escuchar los dos nombres juntos significa que está en problemas.
  • Evita nombrar a tu perro con cualquier nombre que suene como “No”. Lo mismo ocurre con los nombres que suenan como cualquier otra cosa que digas para corregir un comportamiento indeseable.
  • Si es posible, elige un nuevo nombre que comience con la misma letra que el anterior. O que incluya sonidos o vocales similares.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario

1 comentario