Prevención y tratamiento del moquillo canino
moquillo-canino-veterinaria

Prevención y tratamiento del moquillo canino

El moquillo canino es un virus que afecta al sistema respiratorio, al sistema gastrointestinal, al sistema respiratorio y al sistema central del perro, así como las membranas conjuntivas del ojo. El moquillo en los perros es altamente contagioso.

Esta enfermedad a veces es mortal, aunque su prevalencia ha disminuido considerablemente debido a la vacunación. No obstante, todavía se observan casos de moquillo canino.

El moquillo canino

Es importante tener en cuenta que el virus del moquillo canino también puede infectar a otras especies, incluidos hurones y animales salvajes como coyotes, zorros, lobos, zorrillos y mapaches.

Los animales generalmente se infectan por contacto directo con partículas de virus de las secreciones de otros animales infectados, generalmente por inhalación.

La transmisión indirecta (por ejemplo a través de platos u otros objetos) no es común, porque el virus no sobrevive mucho tiempo en el ambiente. Los perros pueden seguir diseminando el virus durante varias semanas después de su recuperación.

Síntomas del moquillo canino

Como ya hemos mencionado, el moquillo canino causa síntomas en múltiples sistemas del cuerpo. La apariencia de los síntomas y el curso del moquillo pueden ser variables, desde una enfermedad muy leve hasta una enfermedad mortal.

Los primeros signos de moquillo canino incluyen estornudos, tos y mucosidad espesa proveniente de los ojos y la nariz. Además, también son síntomas del virus la aparición de fiebre, letargo, vómitos y diarrea repentinos, depresión y/o pérdida del apetito.

También puede aparecer dificultad para respirar, endurecimiento de las almohadillas y la nariz, inflamación de varias partes del ojo e infecciones bacterianas secundarias.

Los síntomas neurológicos son variables y pueden no desarrollarse o desarrollarse más tarde en la enfermedad (a veces incluso después de varias semanas). Los síntomas neurológicos del moquillo pueden incluir espasmos musculares, debilidad o parálisis,  convulsiones, movimientos descoordinado y mayor sensibilidad al tacto o al dolor.

Tratamiento del moquillo canino

No existe un tratamiento del moquillo canino específico para el virus del moquillo canino. Debido a ello, el tratamiento implica el manejo de los síntomas e infecciones secundarias. Incluso con tratamiento, el moquillo puede ser fatal.

El tratamiento depende de los síntomas que se muestran y puede incluir líquidos para combatir la deshidratación, medicamentos para reducir el vómito, antibióticos y otros medicamentos para tratar la neumonía, antibióticos para infecciones secundarias y anticonvulsivos para tratar las convulsiones.

Cabe destacar que los síntomas neurológicos pueden empeorar progresivamente y no responder al tratamiento, e incluso con la recuperación, algunos efectos neurológicos pueden persistir.

En cualquier caso, es de vital importancia acudir veterinario de inmediato si se sospecha que el perro ha sido infectado con el virus del moquillo canino y que sean los especialistas quienes determinen el tratamiento del moquillo canino. El virus se propaga rápidamente y debe ser tratado agresivamente tan pronto como se descubra.

 

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos