Otohematoma en perros
otohematoma-en-perro|operacion-otohematoma

Otohematoma en perros

Las orejas de nuestras mascotas son una zona extremadamente sensible y delicada. El otohematoma es una patología que consiste en un acúmulo de sangre entre los tejidos que componen el oído externo.

Esta extravasación se produce como resultado de la rotura de alguno de los vasos sanguíneos que irrigan la zona. La oreja del perro se compone de piel, cartílago y piel, con lo que un depósito hemático en la zona ocasiona una tumefacción que debe ser correctamente drenada y tratada.

detalle de otohematoma en perro

Causas del otohematoma

Las causas del otohematoma pueden ser variadas, desde un traumatismo casual (choque contra un árbol, u otro amigo perruno…) o una limpieza de oídos demasiado exhaustiva, pero lo más frecuente es que sea una secuela de rascados enérgicos y repetitivos por parte del afectado.

Habitualmente estos rascados suelen deberse a molestias o infecciones del conducto auditivo y/o el oído interno.

Destacar, también, que esta patología puede presentarse de manera uni o bilateral.

Tratamiento del otohematoma

Ante un caso de otohematoma deberemos recomendar al dueño de nuestro paciente que por pequeña que dicha inflamación sea, jamás debe intentar drenarlo por su cuenta. Esto se realizará siempre en una consulta veterinaria bajo estricta asepsia, ya que lo contrario puede desembocar en complicaciones que pueden hacer que el afectado pierda la oreja y hasta la vida.

Si se trata de una tumefacción pequeña se puede drenar con una jeringa y una aguja con cuidado de no perforar la oreja. Pero, si la acumulación es importante deberemos anestesiar a la mascota y colocar drenajes durante unos días. Además, las capas de la oreja se suturan para que el espacio ocupado por el hematoma cicatrice de manera correcta. No olvidaremos colocar un collar isabelino para evitar que el paciente alcance la zona.

operación otohematoma

La herida seguirá con limpiezas y curas diarias y tratamiento farmacológico por vía oral compuesto por corticoides y antibiótico según la pauta del veterinario. Transcurridos unos 10-15 días, se retirarán los puntos.

Una posible secuela en el caso de razas de orejas puntiagudas, es que la parte afectada no vuelva a estar erecta y quede baja pero, sin afectar a la funcionalidad de la misma.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario