Otohematoma en perros
otohematoma-en-perro|operacion-otohematoma

Otohematoma en perros

Las orejas de nuestras mascotas son una zona extremadamente sensible y delicada. El otohematoma es una patología que consiste en un acúmulo de sangre entre los tejidos que componen el oído externo. Vamos a ver con más profundidad en qué consiste en este artículo.

¿Qué es un otohematoma?

Operación otohematoma
Operación otohematoma

Un hematoma es una masa localizada de sangre que está confinada dentro de un órgano o tejido. A veces, un hematoma se denomina ampolla de sangre. El tipo más común de hematoma en el perro es el que afecta el pabellón auricular o el colgajo de la oreja. A esto se le llama hematoma auditivo o de oído.

Los otohematomas o hematomas del oído ocurren cuando un vaso sanguíneo del oído revienta y sangra en el espacio entre el cartílago de la oreja y la piel. Esto se asocia habitualmente con traumatismos, como rascarse, sacudir las orejas o morder heridas.

Síntomas

Los síntomas del othematoma  en perros dependen de dónde se encuentren estos hematomas. Cuando estos se encuentran debajo de la piel, es bastante fácil de detectarlos debido a  la hinchazón.

Algunos síntomas comunes pueden incluir algunos de los siguientes:

  • Hinchazón
  • Decoloramiento
  • Deformidad cuando se localiza en la oreja
  • Dolor y aversión al tacto
  • Rascarse o sacudir la cabeza

Cuando el hematoma es interno y está alejado de la piel, puede provocar complicaciones según los órganos afectados y, a veces, no hay ningún signo externo.

En cuanto a los otohematomas internos, estos son algunos de los síntomas posibles:

  • Convulsiones
  • Daño neurológico
  • Fallo orgánico
  • Dolor
  • Incontinencia

Causas del otohematoma

Las causas del otohematoma pueden ser variadas, desde un traumatismo casual (choque contra un árbol, u otro amigo perruno…) o una limpieza de oídos demasiado exhaustiva, pero lo más frecuente es que sea una secuela de rascados enérgicos y repetitivos por parte del afectado.

Los perros con infecciones de oído pueden sacudir violentamente la cabeza o rascarse las orejas provocando un hematoma auditivo. En algunos casos, puede haber un trozo de material extraño alojado en el canal auditivo, como una garrapata o un trozo de hierba. También es posible que un cuerpo extraño iniciara el temblor, pero luego se haya desprendido.

Los perros con orejas largas y flácidas tienen un mayor riesgo de desarrollar un otohematomas. Las mascotas con trastornos de coagulación o hemorragia también pueden desarrollar otohematomas, con o sin antecedentes de trauma.

No obstante, aunque la causa de los hematomas no se ha identificado definitivamente, la mayoría de los veterinarios señalan que el posible culpable es el temblor de la cabeza. Sacudir la cabeza enérgicamente o repetidamente puede hacer que un vaso sanguíneo en la orejera explote y cause una hinchazón aguda, pero también hay perros cuyas propias etiquetas de identificación se lesionaron las orejeras al sacudir la cabeza, iniciando la espiral del hematoma. Por lo tanto, para evitar que los hematomas reaparezcan, y para evitar su formación, es importante llegar a la causa principal del movimiento de cabeza y resolverlo.

Tratamiento del otohematoma

Detalle de otohematoma en perro
Detalle de otohematoma en perro

Ante un caso de otohematoma deberemos recomendar al dueño de nuestro paciente que por pequeña que dicha inflamación sea, jamás debe intentar drenarlo por su cuenta. Esto se realizará siempre en una consulta veterinaria bajo estricta asepsia, ya que lo contrario puede desembocar en complicaciones que pueden hacer que el afectado pierda la oreja y hasta la vida.

Si se trata de una tumefacción pequeña se puede drenar con una jeringa y una aguja con cuidado de no perforar la oreja. Pero, si la acumulación es importante deberemos anestesiar a la mascota y colocar drenajes durante unos días. Además, las capas de la oreja se suturan para que el espacio ocupado por el hematoma cicatrice de manera correcta. No olvidaremos colocar un collar isabelino para evitar que el paciente alcance la zona.

La herida seguirá con limpiezas y curas diarias y tratamiento farmacológico por vía oral compuesto por corticoides y antibiótico según la pauta del veterinario. Transcurridos unos 10-15 días, se retirarán los puntos.

Una posible secuela en el caso de razas de orejas puntiagudas, es que la parte afectada no vuelva a estar erecta y quede baja pero, sin afectar a la funcionalidad de la misma.

Prevención

La prevención de las infecciones del oído suele ser eficaz para prevenir la formación de hematomas en las orejas de los perros. Cuando ocurren infecciones de oído, deben tratarse de inmediato para evitar la formación de un hematoma. En cualquier caso, la mejor manera de prevenir los otohematomas es manteniendo los oídos de su mascota limpios y saludables.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario