Lo que tienes que saber para trabajar como paseador de perros
paseando-perro
Foto: Tatiana Rodriguez en Unsplash

Lo que tienes que saber para trabajar como paseador de perros

El paseador de perros es un perfil profesional relativamente reciente que se está haciendo cada vez más popular. Al fin y al cabo, los perros necesitan salir, pero siempre sus dueños pueden hacerse cargo de pasear a sus perros tanto como estos necesitan. Visto así, trabajar como paseador de perros se puede presentar como una excelente oportunidad, casi un chollo.

Sin embargo, trabajar como paseador de perros no es tan simple. Se necesitan ciertas cualidades personales y profesionales. Además, es importante tener en cuenta ciertas cosas antes de lanzarse a ofrecer este servicio. Es lo que vamos a ver en este artículo.

Claves para trabajar como paseador de perros

Si te gustan los perros, trabajar como paseador de perros puede parecer una excelente opción. Sin embargo, debes tener en cuenta que es necesario conocer muy bien el comportamiento canino para poder ofrecer este servicio. Además, debes ser capaz de controlar diferentes situaciones, especialmente si sacas a pasear a varios perros a la vez.

Por otra parte, debes considerar la importancia de poseer fuertes habilidades interpersonales y de comunicación. Estas te serán útiles para tratar con los dueños de las mascotas. Es imprescindible entenderse bien con ellos. Además, si quedan contentos, ellos serán tu mejor forma de encontrar más trabajo.

Además,  es muy importante estar en buena forma física. Primero, porque tendrás que caminar mucho, probablemente a buen ritmo, con los perros. Por otra, estar en buena forma te permitirá controlar y sujetar a los perros más fuertes, o a varios tirando a la vez. Recuerda, tú eres el paseador, y no al contrario.

Otro punto que no puedes perder de vista es que, mientras pasees a los perros, tú eres el responsable. Por lo tanto, debes llevarlos siempre bien atados y sujetos y recoger los excrementos. Teniendo esto en cuenta, valora bien el número de perros que paseas a la vez, así como el tamaño de los mismos.

También es importante saber que cada vez hay más recursos y herramientas para trabajar como paseador de perros. Además de anunciarte, puedes ofrecer tus servicios a empresas relacionadas o especializadas. De hecho, es muy interesante que te unas a alguna empresa o servicio, ya que así, no solo podrás acceder a más demanda, sino que tu servicio estará cubierto por un seguro, tanto para ti como para los perros que saques a pasear.

Cómo ser un buen paseador de perros

Un collar de adiestramiento tipo Gentle Leader que no sea invasivo y con instrucciones de un buen profesional de la educación canina solucionará esta contrariedad en pocas sesiones.

Un modo muy extendido de corregir esta conducta consiste en un pequeño tirón de la correa, con la única intención de impedir su avance pero, sin que sea tan duro como para hacer daño a nuestro perro acompañado de la orden verbal “atrás”, para que una vez asentada dicha orden, ésta cumpla su función sin acompañarse de la sacudida de la correa.

El problema que presentan estas pequeñas correcciones con tironcitos de collar es que pueden suponer cierto nivel de estrés en el perro, por lo que no es del todo correcto desde el punto de vista de la educación en positivo que defendemos en el curso de paseador de perros de CIM Formación.

Otra forma muy eficaz, se basa en un cambio rápido de dirección cada vez que el perro comience a tirar de la correa. Este último se puede complementar con premios en forma de golosinas que solo se le darán cuando camine al lado de su guía sin tirar.

Una de las técnicas de modificación de esta conducta de tirar de la correa y sacar a pasear al guía en vez de sacar a pasear al perro consiste en detenerse cada vez que el perro tira y no ceder ni un milímetro. No hace falta dar ninguna orden ni reñir y solo cuando el perro se relaja y la correa de paseo se afloja reanudamos la marcha.

Si lo hacemos correctamente, en muy pocas sesiones el perro aprenderá que no hay paseo si no hay relajación y la correa no está floja, y nosotros nos iremos convirtiendo en un buen paseador de perros.

Qué no hacer

Una vez lo hayamos conseguido intentaremos modelar aún más esta conducta y ya solo avanzaremos hasta que el perro esté a nuestro lado, para ello se suele usar la voz de “junto”, pero recuerda que nunca tiraremos ni haremos correcciones con toques del collar, ni aunque sean suaves.

Hace unos años se recomendaba el uso de los collares de púas. Desde nuestro punto de vista centrado en la educación en positivo, los collares de púas resultan el medio más cruel de reprimir ciertas conductas y además solo serviría para estimular la agresión hacia otros perros, ya que asocian el dolor y los aumentos del miedo y de la ansiedad con la aproximación de otros perros. Lo mismo ocurre con los conocidos collares de estrangulamiento.

Montar un negocio de paseador de perros

Puedes trabajar como paseador de perros ofreciendo el servicio directamente o trabajando a través de terceros, siendo autónomo. De este modo, podrás trabajar para varias empresas que funcionen de intermediarias, y ampliar así tu red de contactos.

Además, existen empresas intermediarias que ponen en contacto a personas que quieren trabajar como paseadores de perros como personas que requieren estos servicios. Estas empresas ofrecen muchas ventajas, como el seguro del que hablábamos antes.

En cualquier caso, debes tener en cuenta la importancia de hacer las cosas bien para poder trabajar con todas las garantías. Si montas un negocio como tal, debes considerar todos los requisitos legales, alta, impuestos y seguros. Por lo tanto, debes valorar bien el modelo de negocio.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario