Cómo entrenar a perros sordos
Entrenadora de perros sordos

Cómo entrenar a perros sordos

Los perros sordos pueden llevar una vida normal, pero necesitan tener un dueño especial dedicado para trabajar con ellos.  ¿Significa esto que el entrenamiento de perros sordos es más difícil? No necesariamente. Lo que sí es cierto es que este proceso es diferente del adiestramiento de un perro oyente.

Entrenar a un perro sordo es un proceso desafiante que requiere un poco más de paciencia, pero es posible. Con el conocimiento adecuado, el entrenamiento positivo y la paciencia, tener un perro sordo puede ser muy gratificante.

Se puede pensar que educar a un perro sordo es difícil. Pero los perros son expertos en leer el lenguaje corporal, por lo que las señales manuales son tan efectivas como las señales verbales. De hecho, los perros sordos pueden aprender tan bien como los que escuchan.

Solo hay que usar señales visuales en lugar de señales verbales o sonoras. Es más, debido a que los perros son tan buenos para leer el lenguaje corporal, el entrenamiento puede ser más fácil de esta manera. El truco es tener una señal clara para cada instrucción, y mantener esa señal de manera constante.

El entrenamiento basado en recompensas positivas es esencial cuando se trabaja con un perro sordo. Para empezar a entrenar a tu perro sordo es importante poder llamar su atención, por ejemplo, con señales visuales o acústicas. También se pueden usar collares que producen una vibración leve (solo vibración, nunca un collar de choque). Si usas una luz para llamar su atención, como un puntero láser, ten mucho cuidado. ya que algunos perros desarrollan comportamientos de trastorno obsesivo-compulsivo con luces y sombras.

Los perros sordos

La sordera en los perros se debe de diferentes causas que incluyen defectos genéticos, lesiones, infecciones y envejecimiento. La pérdida auditiva puede ser parcial o completa. Hay algunas pruebas caseras que se pueden hacer para ayudar a determinar si un perro tiene pérdida auditiva.

Pero puede ser difícil saberlo, especialmente si el perro ha aprendido a adaptarse. Si sospechas que tu perro es sordo o está perdiendo la audición, consulta a tu veterinario para determinar la causa, porque algunas pueden necesitar tratamiento médico.

Ten en cuenta que vivir con un perro sordo y entrenarlo significa que tendrás que cambiar la forma en que se comunica con tu perro. Estos perros usan sus otros sentidos, la vista, el olfato y el tacto para relacionarse con su entorno. Pueden sentir la vibración o detectar el olor. Se les puede entrenar para que comprendan las señales con las manos para señales como sentarse, quedarse quieto y cualquier otro comportamiento que desee enseñar.

Cómo educar a un perro sordo

Órdenes como “siéntate”, “quédate”, “abajo” y “ven” se pueden indicar con señas. Pero para los perros sordos también es necesario una instrucción a través de lenguaje de señas para frases como “mírame” y “buen perro”.

En este sentido, la parte más difícil de educar a un perro sordo es indicarle que preste atención sin distraerse con el entorno, por lo que la primera parte del lenguaje de señas que hay que enseñarle es “mírame”.

Una vez que el perro sordo ha aprendido a “mirar”, es el momento de enseñarle el lenguaje de señas para las instrucciones básicas. Para facilitar las cosas, es importante comenzar el educación del perro en un lugar sin demasiadas distracciones. Se recomienda que las sesiones de entrenamiento sean breves, entre cinco y diez minutos, al menos tres veces al día.

Durante las sesiones de entrenamiento, es importante hacerle saber a tu perro que ha hecho un buen trabajo, no solo dándole golosinas, sino también transmitiéndole la idea de que es “¡buen perro!”, como lo haríamos con un perro oyente. Esto generalmente se indica con un pulgar hacia arriba, seguido de muchas caricias y frotamientos de barriga. El uso de golosinas solo debe ser temporal, por lo que es vital elogiar al perro sordo  mediante el uso de lenguaje corporal y señales con la mano.

Sentir lástima por un perro sordo no le favorece en absoluto. Y, de hecho, lo pone en riesgo de no poder alcanzar el equilibrio en el futuro.

Es decir, dale afecto para recompensar el comportamiento tranquilo y equilibrado, pero no porque sientas compasión porque el perro no pueda oír. Él no conoce la diferencia. Ser consecuente con este enfoque es la manera de mantener en el animal un estado mental equilibrado, independientemente de cualquier discapacidad física

Evitar asustar a un perro sordo

Los perros sordos suelen asustarse cuando aparecen cosas repentinas o cuando una persona los toca, ya que no pueden escuchar el acercamiento. Por eso es importante trabajar con su perro en la desensibilización para reducir los sobresaltos.

Para insensibilizar al perro al tacto es recomendable comenzar tocándolo siempre en el mismo lugar. Cada vez que lo toques ofrécele una recompensa de comida. Empieza de manera que estés a la vista del perro. Luego, cuando este  se sienta cómodo con este ejercicio, empieza a tocarlo del mismo modo, pero sin que te vea.

Para ayudar a acondicionar a tu perro para que atienda fácilmente con un toque suave, comienza acercándote a él mientras duerme. Coloca tu mano frente a su nariz para permitirle que te huela, y luego acarícialo suavemente solo un par de pelos aumentando gradualmente la presión hasta que tu perro se despierte. Una vez que sus ojos estén abiertos, cale una recompensa.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario