El clicker para el entrenamiento canino
Entrenamiento canino con clicker

El clicker para el entrenamiento canino

El clicker es una de las herramientas más usadas actualmente para el entrenamiento canino. Su origen tuvo lugar aproximadamente en los años sesenta y era utilizado para el entrenamiento de delfines en los parques acuáticos. Posteriormente se implantó como método de trabajo positivo con perros, dando unos excelentes resultados.

No es más que un pequeño generador de ruido mecánico, una simple cajita con una lámina metálica en su interior que emite un chasquido distintivo al ser oprimido con los dedos. En CIM Formación enseñamos a través de un curso práctico de clicker la técnica para dominar esta herramienta.

Qué es el entrenamiento con clicker

El adiestramiento canino con clicker   puede ser una muy buena manera de hacer que el perro se concentre en lo que le estás pidiendo que haga. Puedes usar un clicker durante el entrenamiento para ayudar a tu perro a reconocer cuándo ha llevado a cabo un comportamiento que lo llevará a una recompensa.

El adiestramiento con clicker se basa en la aplicación de los principios del refuerzo condicionado, utilizando el sonido como reforzador secundario y asociado a este, un refuerzo primario que sea atractivo para el perro.

De esta manera se premia una conducta deseada en el perro de una manera rápida y eficaz (puesto que el sonido del clicker es claro, rápido y preciso para el momento exacto de la acción) y el animal asocia que el sonido conlleva un premio directo.

El clicker es un marcador

El adiestramiento con clicker, también conocido como entrenamiento de marca y recompensa, es una forma de adiestramiento canino de refuerzo positivo. El clicker o marcador comunica el momento exacto en el que tu perro hace lo que quieres. Respecto a esto, es importante tener en cuenta que el momento del clic es esencial y que  cada clic debe ir seguido de una recompensa.

Las técnicas se basan en la ciencia del aprendizaje animal, que dice que es más probable que los comportamientos recompensados se repitan en el futuro. Entonces, en lugar de concentrarse en lo que su perro está haciendo mal y dar por sentado el buen comportamiento, el entrenamiento con clicker cambia el guión y se concentra en lo que el perro está haciendo bien. De hecho, decirle a tu perro lo que debe hacer, en lugar de lo que no debe hacer, puede tener un efecto increíble en la forma en que su perro elige comportarse.

El refuerzo positivo

El valor del clicker es que le dice a tu perro exactamente qué comportamiento estás recompensando. Al hacer clic en el momento adecuado, puede “marcar” el momento en que el perro hizo lo que tú querías. Entonces, en lugar de tener que adivinar lo que le gustó, el clic le dice a tu perro exactamente lo que hizo correctamente. Por ejemplo, si estás entrenando a tu perro para que se siente, harías clic en el momento en que el trasero de tu perro golpee el suelo.

Por lo tanto, el clicker es simplemente una forma de marcar un momento. No hay nada mágico en ese ruido específico, excepto que es probable que nunca lo hagas con tu perro fuera del entrenamiento.

Por lo tanto, se puede sustituir cualquier cosa como marcador siempre que sea distinto de otras formas de comunicarse con tu perro. Por ejemplo, podrías chasquear los dedos, hacer sonar un silbato o chasquear la lengua. Mucha gente usa una palabra de marcador como “Sí” o “Bien”.

Por supuesto, el clic u otro marcador en sí no tiene sentido hasta que se combina con una recompensa. El clic simplemente indica que hay una recompensa en camino. Aunque las golosinas comestibles son el mejor incentivo para la mayoría de los perros, una recompensa es cualquier cosa que el perro valore. Si el perro es sensible al ruido y el sonido del clicker le angustia, puedes amortiguar el sonido haciendo clic en el clicker desde el interior de su bolsillo o usar otro tipo de marcador más amigable.

Cómo se usa el clicker en el adiestramiento canino

Ten en cuenta que el momento en el que haces clic en el clicker es muy importante.  Solo debes hacer clic cuando en perro esté realizando la acción exacta que se ha solicitado. Además, el clic debe producirse exactamente en el comportamiento deseado y es importante que recompenses a tu perro dentro de los 3 segundos posteriores al clic.

Paso 1: Enseña a tu perro cómo funciona el clicker y para qué sirve

Antes de comenzar a usar un clicker, el perro deberá asociar el ‘clic’ con algo positivo: la recompensa. Esto le enseña al perro a anticipar su golosina después de escuchar el ‘clic’.

Asegúrate de hacer esto en un ambiente tranquilo, sin distracciones. Si tu perro está motivado por la comida, puedes usar parte de la cena de tu perro para evitar usar demasiadas golosinas.

Cuando el perro esté tranquilo, simplemente haz clic y continúa con una golosina, asegurándote de que se le das en 3 segundos. Repite este proceso varias veces.

Paso 2: Introduce el clicker cuando tu perro haga algo bueno

Una vez que pueda ver que tu perro está anticipando la comida cuando escuche el clic, puedes comenzar a introducir el clicker para marcar su buen comportamiento.

Pídele a tu perro que haga algo simple que ya sepa, como “sentarse” o “sentarse”. Tan pronto como el perro se siente, haz clic y recompénsalo. Practica esto regularmente durante algunas sesiones cortas para que puedas mejorar el tiempo y el perro se acostumbre a usar el clicker.

Paso 3: Usa el clicker como parte del adiestramiento del perro

El adiestramiento con clicker es una forma útil de hacer que un perro se dé cuenta de lo que quieres que haga por sí solo. Esto es una excelente manera de estimular mentalmente al perro.

Para usar el clicker, primero decide cuál es el comportamiento final que te gustaría que hiciera le perro y luego divídalo en pequeños pasos. Estos deben ser pasos progresivos.

 Paso 4: Sé consistente

La clave de cualquier adiestramiento canino es la constancia. Si bien es importante solo hacer clic en el comportamiento deseado que se está buscando en cada paso, si haces clic accidentalmente, debes seguir con una recompensa. Esto asegurará que el perro continúe asociando el clic con la recompensa y no se echará a perder todo el trabajo anterior.

Entrenamiento divertido e intuitivo

En este método no se usa la fuerza ni las riñas, reduciendo así la ansiedad, estrés o miedo por parte del perro. Sin embargo, un mal uso de este instrumento puede suponer que el animal no asocie su significado y se aburra, o peor aún, que asocie otro tipo de conductas como las deseadas sobre él.

Lo principal para usar este método es cerciorarnos de que sabemos utilizarlo correctamente. Es esencial seleccionar el instante preciso de la conducta y debe mantenerse en todo momento la motivación del animal.

Lo primero que se debe hacer es “cargar” al perro, lo que consigue una asociación del estímulo “clic” con el premio que obtendrá (inicialmente se trabaja con comida). Una vez conseguido esto, se marcan todo tipo de comportamientos deseados o pedidos mediante una orden, justo cuando ocurren y premiándolas posteriormente  (puesto que el animal ya entiende que el “clic” significa que repitiendo esa acción conseguirá el premio)

Existen muchas situaciones que se pueden entrenamos. Pero pongamos un ejemplo: El perro está debidamente cargado. Damos la orden “siéntate” y esperamos a que el animal se siente por completo y de manera correcta, momento en el cual marcamos el “clic” y seguidamente entregamos el premio. Cuanto más intuitivo sea el animal, más rápido se sentará la siguiente vez tras la orden.

Conforme avanza el entrenamiento, el refuerzo primario o premio debe variarse, entregando pelotas, mordedores, caricias o incluso la propia voz de manera efusiva, pero observando siempre que el perro no pierde la motivación.

Recordemos que lo importante es estar seguro de que conocemos su funcionamiento y observar que el método es correcto y que nuestro animal avanza mientras entrena alegremente.

Consejos útiles para el entrenamiento con clicker

  • En las etapas iniciales del entrenamiento del clicker, un clic siempre debe ir seguido de una recompensa, incluso se hizo clic accidentalmente; de ​​lo contrario, el perro puede dejar de verlo como una recompensa.
  • Trata de no apuntar con el clicker a tu perro; es mejor tratar de mantenerlo a su lado o detrás de su espalda.
  • No hagas clic para llamar la atención de tu perro, ni uses el ruido del clicker para ningún otro propósito que no sea para decirle a tu mascota que ha hecho lo correcto o se confundirá y perderá eficacia.
  • Solo haz clic una vez para cada comportamiento correcto.
  • Haz clic en el momento exacto en que tu perro realiza el comportamiento que deseas.
  • Realiza sesiones de entrenamiento cortas, alrededor de 10 a 15 minutos como máximo, aunque puedes repetirlas algunas veces al día.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario