Cómo enseñar a un perro a no ladrar
Perro ladrando
Foto: Robert Gramner en Unsplash

Cómo enseñar a un perro a no ladrar

Los perros que ladran incesantemente son muy molestos. Todos los propietarios de mascotas hemos sufrido el sofoco que nos provoca un perro cuando estando fuera de casa comienza a ladrar, o cuando lo hace por la ventanilla del coche a otros vehículos o viandantes.

Hay varias maneras de evitarlo. Aunque, sin duda, la mejor es entrenarlos para que no lo hagan.  Sí, puedes enseñarle a un perro una «señal» que le dice que se calle.

Si tu perro no te hace caso, o ladra a otros, hay un método que puede fortalecer el vínculo con él, aumentar su atención y reforzar que no ladre cuando no es necesario. Esto no es una técnica para reacciones agresivas, es solamente para perros excitados, frustrados o que saludan y reciben demasiado efusivamente.

Cómo hacer que el perro no ladre

Paso 1

Coge una cama para perros, una manta o toalla que señale la ubicación elegida donde se tenga que tumbar tu perro. Asegúrate de que tu perro se ha ejercitado bien y, si es posible, que incluso tenga algo de hambre.

Paso 2

Ten preparados un montón de premios. Deben ser del tamaño de un guisante. Puedes salir del paso con pienso para perros si se ha saltado su última comida, pero por lo general lo mejor y más interesante como carne picada, queso, carne de hamburguesa, hígado, golosinas, que son pequeñas y blandas, etc. Le tiene que encantar lo que le vayas a dar.

Paso 3

Haz que tu perro se sitúe a una distancia lo suficientemente lejos de otros perros y personas para que pueda centrarse en coger el premio. Alejaos lo necesario. Si es posible, siéntate en el suelo con tu perro. Antes de que empiece a ladrar, cuando un perro o una persona aparezca, inicia el proceso:

  1. Pon un premio en el suelo cada cinco segundos, o con mayor frecuencia si es necesario, ya sea entre las patas del perro, o incluso delante de su hocico. Sigue haciendo esto. Pronto comenzará a querer el premio.
  2. Cuando comience a mirarte (“¿Dónde está mi premio?”), cuando vea a otro perro o persona, comienza a darle el premio de tu mano.
  3. Ahora comienza a dispersar los premios. Poco a poco aumenta el tiempo entre cada premio, un segundo más cada vez. Basta con que lo cuentes de cabeza, no es necesario un cronómetro.
  4. Continúa alargando el tiempo entre cada premio, teniendo cuidado de que el perro siga centrado en ti y no pierda el interés.

La mayoría de perros se calmarán por completo hasta que otro perro o persona pase más cerca o que otros perros empiecen a ladrar. Debes estar prevenido para esto, y preparado para dar más premios según se vaya acercando y pase de largo esa persona o perro.

Esta es una manera muy efectiva de enseñar a su perro a que te mire y centre tu atención en ti, incluso cuando hay un montón de cosas interesantes para él que puedan distraerle.

Otras técnicas para evitar que el perro ladre

Hay otras técnicas que pueden ayudar a reducir los ladridos del perro en determinadas situaciones. Vamos a ver algunas:

Eliminar la motivación

Si tu perro recibe algún tipo de recompensa por ladrar o de estímulo tienes que eliminar el motivo. Averigua qué es lo que le hace ladrar y evítalo. No le des a tu perro la oportunidad de continuar con el comportamiento de ladridos.

Ignorar los ladridos

Si crees que tu perro está ladrando para llamar tu atención, ignóralo durante el tiempo que sea necesario que se detenga. No hables con ellos, no los toques, ni siquiera los mires; su atención solo los recompensa por ser ruidosos. Cuando finalmente se calmen, incluso para tomar un respiro, recompensarlos con un regalo.

Para tener éxito con este método hay que ser paciente. Si ladran durante 10 minutos y finalmente te frustras tanto que le gritas para que se calle, la próxima vez probablemente ladran durante 15  minutos o lo que sea necesario. Aprenden que si ladran lo suficiente, les darás atención.

Desensibiliza a tu perro al estímulo

Poco a poco acostumbra a tu perro a lo que sea que les esté haciendo ladrar. Comienza con el estímulo (lo que los hace ladrar) a distancia. Debe estar lo suficientemente lejos como para que no ladren cuando lo ven. Dale golosinas. Mueve el estímulo un poco más cerca (tal vez tan poco como unos pocos centímetros o unos pocos pies para empezar) y dale más  golosinas. Si el estímulo se mueve fuera de la vista, deja de darle golosinas a tu perro. Lo que quieres es que u perro aprenda que la aparición del estímulo conduce a cosas buenas.

Pídele a tu perro un comportamiento incompatible con el ladrido

Cuando tu perro empiece a ladrar, pídele que haga algo incompatible con ladridos. Enseña a tu perro a reaccionar a los estímulos de ladridos con algo que les impida ladrar, como acostarse en su cama.

Cánsalo

Asegúrate de que su perro está haciendo suficiente ejercicio físico y mental todos los días. Un perro cansado  es menos propenso a ladrar por aburrimiento o frustración.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario