Guinda espera su hogar definitivo

Guinda es una perrita mayor, que con casi diez años lleva ya dos con la asociación protectora La Perrita Valiente. Así que está esperando una oportunidad para vivir los últimos años de su vida junto a alguien que le quiera y pueda querer.

Es una hembra de raza mestiza y nueve kilos y medio de peso. Actualmente está en tratamiento por Leishmania, que le ha ayudado a mejorar, como puedes ver en las fotografías. Su enfermedad está controlada.

Guinda espera su hogar definitivo 1

La historia de Guinda es triste. Ha sufrido mucho a lo largo de su vida. Fue abandonada en muy mal estado y la recogió la perrera. Después de muchos veces, la asociación La Perrita Valiente se la llevó para cuidarla. Estaba enferma y ese mismo día la llevaron a la clínica veterinaria.

Aunque su mejoría fue inmediata, unos meses después le detectaron una piometra, una enfermedad infecciosa producida por bacterias que se caracteriza por la presencia de pus dentro de la cavidad del útero o matriz. Fue tratada de urgencia, pero derivó en fallo renal y finalmente tuvieron que extirparle uno de sus riñones. Así que ahora come alimento especial para perros con problemas renales.

Sus últimos controles veterinarios reflejan que todo está yendo muy bien. Es feliz a pesar de sus teclas, pero le falta una familia que la cuide para siempre.

Está desaparasitada, vacunada y tiene el microchip puesto. En cualquier caso, su historial veterinario está a disposición de quien lo solicite en la protectora.

Sobre la asociación La Perrita Valiente

La asociación protectora de animales La Perrita Valiente se ocupa de rescatar perros y gatos abandonados, con el objetivo de mejorar su salud y buscarles una familia con la que pasar el resto de su vida.

Buscan adoptantes, familias de acogida y, por supuesto, socios, donantes o padrinos, que permitan a la asociación continuar trabajando para cuidar de estos perros y gatos abandonados.

Todos los animales adoptados se entregan con microchip, pasaporte y vacunas. Es un trámite que realiza la protectora pero que debe abonarse al recoger al animal. Además, con la adopción se firma un contrato que compromete al nuevo propietario a permitir realizar seguimientos y controles al adoptado.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…