Dos alumnas de CIM acreditan sus competencias de auxiliar veterinario en Baleares

Hace unas semanas supimos que Verónica logró acreditar sus competencias en la convocatoria abierta por el Gobierno de Baleares en julio del año 2018.

Ahoya sabemos que otra alumna de CIM Formación, también logró acreditar sus competencias, con la diferencia de que en este caso sí pudo acreditar las seis unidades de competencia de la calificación AGA488_3 Asistencia a la atención clínica en centros veterinarios:

  • UC1585_3. Atender a clientes y colaborar en la gestión de centros veterinarios.
  • UC1587_3. Aplicar cuidados auxiliares de veterinaria en la consulta clínica.
  • UC1589_3. Atender la hospitalización de animales colaborando con el facultativo.
  • UC1590_3. Asistir en los procedimientos de imagen para el diagnóstico en centros veterinarios
  • UC1586_3. Recoger muestras biológicas animales y realizar análisis de laboratorio.
  • UC1588_3. Realizar labores de apoyo en el quirófano de centros veterinarios.
Dos alumnas de CIM acreditan sus competencias de auxiliar veterinario en Baleares 1
Raquel en el quirófano de la clínica donde trabaja

Raquel finalizó sus estudios de asistencia veterinaria en el centro de CIM Formación en Barcelona en 2015. Además del curso de auxiliar, hizo los de especialización en reptiles, pequeños mamíferos, aves exóticas, diagnóstico por imagen y quirúrgico.

Además, según nos comenta, sigue formándose continuamente a través del colegio de veterinarios de Baleares.

Hizo sus prácticas de auxiliar en la Clínica Veterinaria San Antonio de Sant Antoni de Portmany en Ibiza, donde se quedó y sigue trabajando desde hace cuatro años. Sus principales funciones son las de servicio TAC y asistencia en quirófano, sin dejar de prestar atención a otras labores como la atención en recepción.

El proceso de acreditación de competencias

Aunque pudiera parecer que su experiencia es corta, Raquel se sintió preparada cuando el Instituto de Cualificaciones Profesionales de las Islas Baleares (IQPIB) lanzó la convocatoria y decidió presentarse.

El proceso de acreditación tuvo tres fases. En la primera, presentó su formación y experiencia. 23 de las 120 personas presentadas superaron esta fase. En la segunda, los aspirantes desarrollaron un dossier con información ampliada acerca de su experiencia y formación, guiados por un cuestionario de autoevaluación que indica qué aspectos tener en cuenta.

Por último, la tercera fase consistió en una prueba en la que los evaluadores valoran presencialmente las capacidades y criterios del candidato. En el caso de Raquel, esta evaluación se produjo en la clínica donde trabaja. Según cuenta, el evaluador observó su manejo en el quirófano y laboratorio y, si algún aspecto no se podía evaluar por no darse la ocasión, le hacía preguntas sobre ello.

Superadas las tres fases, el tribunal evaluador establece la puntuación final y publicado el listado final de la convocatoria para acreditar las competencias de asistencia veterinaria.

Dos alumnas de CIM acreditan sus competencias de auxiliar veterinario en Baleares 2
Certificado de acreditación de Raquel

Además de obtener un certificado que reconoce su labor como profesional, Raquel anima a todos sus compañeros a presentarse en las próximas convocatorias e intentarlo, ya no solo por conseguir un papel oficial, sino para conocerse a uno mismo como profesional.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…