Cómo hacer uñas de gel en casa
Uñas de gel hechas en casa
Foto: PXhere

Cómo hacer uñas de gel en casa

Aunque las uñas de gel son un tipo de manicura cuyo precio se ha incrementado en los últimos años, lo cierto es que para hacerlas, los únicos materiales especiales que se necesitan son: gel para uñas y una lámpara de UV.

Sin embargo, lo más recomendable es tener un kit de iniciación de manicura que suele incluir: gel de base, gel para esculpir, lima, pulidor, preparador, solución para limpiar el gel, pincel, palitos de naranjo, lámpara de UV y unos moldes de pegatinas.

Además de ofrecer una solución estética eficaz y duradera, las posibilidades de las uñas de gel en el campo de la creatividad son espectaculares. Aunque estas no son sus únicas ventajas, cabe destacar que también tienen algunos inconvenientes.

Qué es la manicura de uñas de gel

Una vez colocada la uña de gel, se puede limar y cortar a medida, así como elegir entre varios acabados o decorar al gusto. En cualquier caso, cuando se ha terminado de decorar o esmaltar, es necesario aplicar una capa o dos de gel fijador que, además, aporta brillo. Para un acabado aún más profesional, se suele emplear un spray activador o una lámpara para sellar el gel.

La aplicación de gel podría durar para siempre, pero la uña crece y, por lo tanto, van quedando huecos en la zona de la cutícula que pueden ser rellenados para igualar las uñas.

Uñas de gel, paso a paso

El gel es una técnica realmente fácil de conseguir y de aprender antes que la técnica del acrílico, ya que no se necesita la mezcla de polvo y líquido. Es por eso que el proceso de hacer unas uñas de gel paso a paso se puede hacer en casa y bastante barato.

Limpieza

Primero vamos a limpiar muy bien las uñas con ayuda de un desinfectante y un palito de naranjo para empujar las cutículas.

Limado de las uñas

Con una lima empezaremos a limar la superficie de las uñas y así eliminaremos la primera capa natural que tiene la uña. Retiraremos los restos de la limadura con un cepillo suave.

Dar la forma

Tenemos que medir la uña de gel postiza con las uñas naturales para elegir correctamente el número del tip que encaje con nuestras uñas. Tiene que quedar perfectamente por los lateras de la uña que no quede ni grande ni pequeña.

Pondremos una gota de pegamento en la base de la uña postiza o en el tip y lo colocaremos en la uña. Siempre hay que pegarlas primero de frente y luego ir colocándola poco a poco sobre la uña natural. Cuando éste situada en la uña debemos hacer una pequeña presión para que el pegamento haga su efecto.

Para que seque más rápido podemos meter la mano en la lámpara UV durante unos minutos.

Para retirar los restos de gel o pegamento que ha podido quedar podemos limpiarlos con ayuda de una toallita húmeda.

Cortaremos la uña de gel a la largura que queramos.

Esmaltado y decoración

Ahora es cuando debemos aplicar la primera capa de gel y secarlo en la lámpara UV durante 2 minutos o así. Cuando se seque será el momento de repetir la operación y dar una segunda capa de gel constructor y secar con la lámpara UV.

Retiraremos los restos de gel y daremos forma a las uñas con ayuda de una lima. Para terminar aplicaremos brillo para dar un acabado más bonito a las uñas, pero es a tu gusto.

Ventajas de las uñas de gel

Las uñas de gel proporcionan no solo una forma de llevar siempre unas uñas bonitas y bien cuidadas sino que, al durar mucho tiempo, protegen la uña natural. Esto es especialmente interesante en casos de uñas frágiles o si presentan algún tipo de alteración.

También son una buena opción para quienes se muerden las uñas y protección extra a quienes expongan mucho sus manos. De hecho, se puede hacer una manicura de gel discreta, sin color ni decoración.

Otra de las ventajas de las uñas de gel es que están hechas de un material muy ligero, por lo que son muy cómodas y agradables. Este mismo material es muy resistentes a los golpes, por lo que no resultan fáciles de estropear o romper.

Inconvenientes de las uñas de gel

Hay que tener mucho cuidado a la hora de retirar las uñas de gel, concretamente con la utilización de acetona para ablandarlas. Muchas marcas de prestigio desaconsejan empapar la manos con acetona para dejar las uñas en remojo.

También hay que tener cuidado con el pulido final tras retirar la uña, puesto que si se pule en exceso la uña natural ésta puede quedar demasiado fina y desprotegida.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Deja un comentario

Añadir comentario