Cómo funciona la carboxiterapia
Tratamiento de carboxiterapia
Foto: marparesa en Pixabay

Cómo funciona la carboxiterapia

El paso del tiempo es indiscutible para todos nosotros, la piel pierde elasticidad y aparecen las arrugas de expresión, la flacidez, las ojeras e incluso la temible celulitis. En general, signos completamente normales que ocurren cuando la edad avanza en nuestra piel.

Gracias a los progresos de la tecnología científica, actualmente contamos con múltiples terapias para poner freno a ese paso del tiempo o por lo menos mejorar sus signos. Es el caso de la carboxiterapia.

¿Qué es la carboxiterapia?

La carboxiterapia es una terapia que consiste en infiltrar dióxido de carbono (CO2 ) en zonas localizadas del cuerpo con ayuda de unas microinyecciones por vía subcutánea con el objetivo de reactivar la circulación y aumentar la producción de colágeno, que puede mejorar el aspecto de la piel . Este tratamiento usa inyecciones para infundir dióxido de carbono gaseoso médico debajo de la piel en el tejido subcutáneo a través de una aguja para eliminar las células grasas, estimular el flujo sanguíneo, mejorar la elasticidad de la piel y reducir significativamente la celulitis. 

Esta terapia se descubrió en el 1982 de casualidad en Francia, varios médicos cardiólogos empezaron a observar como al someter a enfermos cardiovasculares a dicha terapia también perdían grasa alrededor de la zona que se habían tratado. Fue entonces cuando se empezó a experimentar la carboxiterapia en tratamientos estéticos de belleza para combatir la celulitis, piel flácida, líneas de expresión, etc.

El envejecimiento puede reducir la circulación sanguínea, lo que significa que llega menos oxígeno a las células. Como resultado, el proceso de creación de nuevas células se ralentiza o incluso se detiene.

La carboxiterapia engaña al cuerpo haciéndole creer que necesita más oxígeno, lo que da lugar al aumento en el flujo sanguíneo y el crecimiento celular. También se cree que la carboxiterapia destruye las células grasas, que pueden hacer que la capa superior del tejido de la piel se sienta y luzca más firme.

Funcionamiento de la carboxiterapia

El CO2 estimula y mejora el flujo sanguíneo al penetrar en el tejido subcutáneo en forma de gas, ya que dilata toda la zona dónde se ha inyectado. Además; estas microinyecciones con dióxido de carbono proporcionan una mejor oxigenación en las células por el llamado efecto de Bohr (cuando la hemoglobina detecta al CO2, actúa generando más oxígeno para compensar los niveles de gases del organismo) y al mismo tiempo provoca un aumento de lipólisis en la piel. Originando una disminución de las células grasas y creando un efecto tensor en la piel casi de inmediato.

Se va introduciendo el gas con una aguja muy fina de unos 0,3 mm por la zona a tratar. Tras terminar la aplicación, el especialista masajeará la zona para que se distribuya correctamente el CO2 y listo. Para ver unos excelentes resultados sería necesario tratar al paciente con unas cuatro a ocho sesiones de unos veinte minutos cada una.

Indicaciones generales

La carboxiterapia se puede usar como tratamiento en los siguientes casos

  • Grasa localizada
  • Celulitis
  • Cicatrices de acné
  • Cicatrices quirúrgicas
  • Estrías
  • Rejuvenecimiento de piel
  • Blanqueamiento de la piel
  • Rejuvenecimiento de manos, escote, cuello
  • Arrugas en el contorno de ojos
  • Pérdida de cabello
  • Psoriasis
  • Pliegues nasolabiales y arrugas periorales
  • Fenómeno de Raynaud
  • Enfermedad arterial e isquemia de miembros inferiores
  • Disfunción eréctil con trastornos de microvascularización.

Efectos secundarios

Al no ser un tratamiento quirúrgico, la carboxiterapia no presenta efectos secundarios para el paciente. Todo lo contrario, se ha probado científicamente que no solo se mejora físicamente, también se nota una gran mejoría en problemas de circulación y ayuda a oxigenar los tejidos.

No es necesario esperar un tiempo después del tratamiento. Se puede seguir con las actividades diarias una vez terminada la sesión.

 Contraindicaciones generales

La carboxiterapia no debe utilizarse en los siguientes casos:

  • Embarazo
  • Lactancia
  • Fobia a las agujas
  • Estrés, con historia de evento de inconsciencia vagal
  • Personas con deterioro de la cicatrización
  • Insuficiencia cardíaca grave, enfermedad cardíaca congestiva.
  • Ataques cardíacos recientes y angina de pecho inestable
  • Presión arterial no controlada
  • Herpes simple en fase aguda y otras infecciones virales cutáneas agudas
  • Apnea del sueño
  • Insuficiencia renal, diálisis
  • Enfermedad pulmonar restrictiva, enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Accidente cerebrovascular reciente
  • Inmunosupresión o deficiencia
  • Trastornos o enfermedades del tejido conectivo
  • Enfermedad hemorrágica: trastorno de Willebrand, hemofilia
  • Infección bacteriana: dermatitis, celulitis.
  • Cuerpo extraño en la zona a tratar (joyas o implantes)
  • Enfermedad de la piel con aumento anormal de la circulación local.
  • Rosácea facial
  • Poiquilodermia de cavitación
  • Problemas de coagulación
  • Tratamiento con fármacos antiinflamatorios
  • Otro procedimiento estético o traumatismo cutáneo menos de 15 días antes del tratamiento

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Deja un comentario