Consejos para el cuidado de la piel (I): a los 20 años

La piel cambia con el paso del tiempo. Eso hace que, a cada edad, sean necesarios una serie de cuidados de estética y belleza. En esta serie de artículos vamos a contaros cómo cuidar la piel para que esta esté saludable en las distintas etapas de la vida.

Cabe destacar que, cuanto antes empecemos a preocuparnos por el cuidado de la piel, mejores resultados obtendremos en el futuro. Porque, aunque nunca es tarde para empezar a cuidarse, el tiempo no pasa en balde.

El secreto de la belleza es la limpieza de la piel

Cuidado de la piel a partir de los 20 años

En realidad, no hay que esperar a los 20 años para empezar a cuidarse la piel, especialmente la piel del rostro. De hecho, la adolescencia suele requerir cuidados faciales importantes para luchar contra el acné y los puntos de negros. Es más, un cuidado de la piel adecuado durante esta etapa puede ayudar a frenar o mitigar esta circunstancia.

En cualquier caso, a partir de los 18 o 20 años es un buen momento para crear hábitos saludables en la piel. Crear una buena base en este momento ayudará a evitar problemas en el futuro.

Cuidado de la piel

Cambios en la piel a partir de los 20 años

La piel a los veinte años se ve gruesa y firme, gracias que la capa subcutánea es robusta. A esta edad se están creando nuevas células de la piel con relativa rapidez, y las glándulas sebáceas siguen acelerando, dando a la piel de 20 años un brillo húmedo.

Aunque la adolescencia haya quedado atrás, es posible que la piel todavía no haya superado esta fase del todo, por lo que es normal que está grasa, y que los puntos negros y las espinillas sigan apareciendo a esta edad.

Claves para el cuidado de la piel entre los 20 y los 30 años

A los 20 años, mientras sigan estando presentes los signos señalados, la piel se beneficiará de una suave exfoliación. Los ácidos alfa hidroxi (AHA), específicamente el ácido glicólico y el ácido láctico, ayudarán a suavizar y aclarar la piel sin la fricción de un exfoliante más agresivo. Una máscara facial que contenga AHA, una o dos veces por semana, es un buen regalo para la piel.

Lavarse la cara para el cuidado de la piel

Usar una crema hidratante con protector solar a diario es también un excelente regalo para la piel. Reducirá el envejecimiento prematuro, las manchas oscuras y el tono desigual de la piel, así como el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Es importante destacar que el exponerse al sol sin protección puede envejecer prematuramente la piel y aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Por otra parte, si los granos siguen siendo un problema, es importante tomar medidas, usando productos específicos. Pero sin olvidar que la limpieza de la piel y la alimentación son claves en la lucha contra el acné.

Limpiar el rostro antes de acostarse para eliminar suciedad, sudor y maquillaje es fundamental, tanto si tienes acné como si no, ya que todo esto obstruye los poros. Una piel bonita y cuidada empieza por una piel limpia. Recuerda, el secreto de la belleza es la limpieza.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…