Cosméticos usados en tratamientos faciales y corporales
Cosméticos de exposición
Foto: Neauthy Skincare en Unsplash

Cosméticos usados en tratamientos faciales y corporales

A la hora de escoger un cosmético, podemos quedar abrumados por la cantidad de opciones disponibles. Son los profesionales quienes mejor pueden aconsejar sobre el cosmético más conveniente. En este artículo, vamos a ver cuáles son los principales tipos de cosméticos usados en tratamientos faciales y corporales, un tema que debe conocer cualquier especialista en estética y belleza.

Cosméticos de higiene facial

La higiene o limpieza de la piel es la primera operación en los cuidados estéticos y es indispensable para mantenerla en buen estado y de esta forma conservar todas sus funciones.

La función de un cosmético de higiene es eliminar de la piel restos de cosméticos empleados anteriormente (maquillajes, coloretes, cremas, etc.) y suciedad del medio ambiente, bacterias, polvo, etc. También eliminar compuestos procedentes de la descomposición del sudor y del sebo y células querantinizadas y muertas del estrato córneo que se van desprendiendo.

Los cosméticos de higiene se pueden clasificar en dos grandes grupos: cosméticos de higiene facial y cosméticos de higiene corporal.

Las principales cualidades que debe reunir un cosmético de higiene son los siguientes:

  • Acción superficial, a nivel de la emulsión epicutánea.
  • Detergencia moderada y buen poder de arrastre.
  • Fácil eliminación por el agua.
  • pH ácido o neutro.
  • No debe ser irritante ni sensibilizante para la piel que deberá quedar suave.
  • Tener ligeras propiedades antisépticas.
  • Cosméticos de higiene facial.

En los cosméticos para la higiene facial podemos hacer dos grandes grupos: jabones y emulsiones limpiadoras (leches limpiadoras).

Jabones

Los jabones fueron los primeros agentes de limpieza que se emplearon. Son pastas más o menos sólidas que se originan por la combinación de un cuerpo graso (triglicéridos) con una base que generalmente es la sosa o la potasa.

  • Las grasas pueden ser de origen animal (ballena, vaca, buey, etc.) o vegetal (coco, oliva, lino, etc.).
  • La sosa (hidróxido sódico) origina jabones duros y la potasa (hidróxido potásico) jabones blandos.

A estos jabones se añaden grasas para contrarrestar los excesivos efectos desengrasantes que tiene el jabón sobre la piel. También se puede adicionar talco, dióxido de titanio, perfume y en ciertos jabones un antioxidante y un antiséptico, este último actúa como protector antimicrobiano e incluso como desodorante.

Leches de limpieza

Las leches son emulsiones de débil viscosidad que como todas las emulsiones pueden ser de dos tipos: emulsión agua en aceite y emulsión aceite en agua. Ambas disuelven las partículas oleosolubles y las hidrosolubles que son dispersadas a continuación por el emulsionante o emulgente para facilitar su eliminación.

Es importante saber que las leches de limpieza son más suaves que los jabones, tienen una detergencia débil y se pueden concebir diferentes formulaciones, según el tipo de piel.  Contienen uno o varios tensioactivos en su composición que deberían ser suaves.

 Otros cosméticos de higiene facial

Otros cosméticos de higiene facial que es importante tener en cuenta son los siguientes:

  • Limpiadores de la zona ocular. La forma cosmética preferida en este tipo de cosmético es la líquida, en cuya composición lleva mezclas de aceites vegetales y minerales y esteres de isopropilo.
  • Tónicos. Son cosméticos destinados a cumplir una función compensadora de las necesidades de la piel y sus acciones tienden a normalizar los caracteres estéticos (loción astringente para poros abiertos) o funcionales (loción suavizante). Son considerados como cosméticos correctivos pues tratan de mejorar una desviación estética.
  • Loción astringente. Estas lociones pueden ir destinadas a pieles grasas con tendencia acneica, por lo que se refuerza la acción antiséptica del alcohol con derivados de amonio cuaternario. También se les adiciona sustancias de acción antiseborreica como los derivados azufrados orgánicos.
  • Loción emoliente. Contienen glicerina, o bien otros glicoles y los polietilenglicoles. Cuando se busca una fuerte emoliencia se adiciona lanolina oxietilenada.
  • Loción para piel seca y sensible. En este tipo de loción no se debe utilizar el alcohol porque las irritaría. Se utilizan extractos de manzanilla o de caléndula de acción antiinflamatoria.
  • Loción estimulante. Activan la circulación sanguínea periférica por lo que son rubefacientes. Indicada para pieles flácidas y no irritables. El vehículo debe contener alcohol al que se le adiciona alcanfor y rubefacientes. Como extractos vegetales pueden usarse los de ortiga y árnica.
  • Mascarillas. Son mezclas plásticas que se aplican sobre la piel con fines cosméticos y que al evaporarse sus componentes líquidos se adhieren y endurecen modelando la superficie de la

Cosméticos de higiene corporal

Desde la antigüedad han sido conocidos los beneficios que para el cuerpo proporcionaba un baño; sin embargo, hasta mediados del siglo XX no ha sido practicado con asiduidad.

El baño elimina de la superficie las partículas de polvo, suciedad, células queratinizadas y olores desagradables de las secreciones sebácea y sudorípara, contribuyendo de esta forma a mantenerla en condiciones normales. Además, tiene acciones relajantes musculares y nerviosas y es tonificante, reactivando el riego sanguíneo.

Tienes estas acciones del baño se pueden modificar ligeramente según la temperatura del agua sea fría (menos de 35° C) o caliente (de 35 a 38° C).

Los cosméticos más utilizados para el baño son los siguientes: emulsiones, sales, aceites y preparados espumantes: geles de baño y baños de espuma.

Emulsiones de baño

Los más utilizados son las emulsiones fluidas (leches) de aceite en agua, perfumadas con perfumes liposolubles. Para conseguir emulsiones con efectos emolientes se aumenta la proporción de sustancias de la fase grasa.

Los emulgentes más empleados en estas emulsiones son el estearato de trietanolamina y la isopropanolamina. El primero se combina con los ácidos grasos libres de los aceites empleados, que generalmente son minerales, y forman jabones estables de poca alcalinidad. La isopropanolamina forma emulsiones muy brillantes que no pierden el brillo con el tiempo.

El pH debe estar comprendido entre 5,5 y 7.

Sales de baño

Se empezaron a utilizar para ablandar las aguas duras, eliminando el ion calcio y de esta forma facilitar la formación de espuma por el jabón.

Una sal de baño tiene que reunir las condiciones siguientes:

  • Debe ablandar o suavizar el agua.
  • Será estable en las condiciones climatológicas normales.
  • Admitirá con facilidad el colorante y el perfume.
  • Presentará un aspecto agradable.

Aceite para baño

Son líquidos oleosos transparentes, débilmente coloreados y muy perfumados.

Los más empleados son:

  • Aceites insolubles en el agua. Son mezclas de aceites animales, vegetales y minerales perfumados. Forman en la superficie del agua una fina capa de aceite que perfuma tanto el agua como el ambiente del baño. Para aumentar la extensibilidad se adiciona una pequeña proporción de tensioactivo no iónico.
  • Aceites dispersables. Son preparados que al añadirse al agua del baño forman una emulsión estable durante, al menos, el tiempo de permanencia en el baño.

Preparados espumantes

Las condiciones que debe reunir un preparado de este tipo son:

  • Deben producir mucha espuma en contacto con el agua, incluso a bajas temperaturas.
  • La espuma será estable y de buena eliminación.
  • Buena detergencia pero no excesiva, para no arrastrar en exceso las grasas naturales.
  • No será irritante para la piel y ojos.
  • Se dispersará con facilidad en el agua.

El aspecto final del cosmético será muy atractivo. Para ello se tendrá en cuenta la forma cosmética, el colorante, el perfume y el envasado.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Deja un comentario