Aprende a desmaquillarte correctamente
desmaquillante

Aprende a desmaquillarte correctamente

Después de un buen maquillaje siempre, siempre debemos desmaquillarnos correctamente para no dañarnos la piel y dejar el rostro perfectamente limpio.

Puede que pienses que acostándote con el maquillaje puesto no ocurra nada y que a la mañana siguiente lo único que puede pasar es que te encuentres llena de churretes por todo el rostro. Pero no es tan simple como parece.

No desmaquillarse o no hacerlo correctamente, es un error bastante común en todas las chicas que nos maquillamos. Retirar los restos de maquillaje es igual de importante que los tratamientos que nos ponemos para el cuidado de nuestra piel.

Si dejamos el rostro lleno de maquillaje, nuestra piel no puede respirar por la noche y no se podrá oxigenar debidamente. Consecuencia de la aparición de granitos, grasa, arrugas o resequedad en la piel.

Después de conocer éste dato te contaremos los pasos necesarios para dejar la piel perfectamente limpia e hidratada.

Lo primero de todo será lavarnos la cara con agua y jabón. Utilizaremos un jabón adecuado a nuestro tipo de piel (grasa, mixta, seca, con manchas, con acné…). En el mercado puedes encontrar multitud de diferentes tipos de jabón.

Una vez limpia, nos secaremos con cuidado con una toalla.

Es momento de desmaquillarnos ahora los ojos. Si intentamos quitarnos el rímel o eyeliner con agua y jabón nos resultará muy difícil de desmaquillar aparte de conseguir que nos entre jabón en los ojos y que nos escueza. Para ello existen desmaquillantes específicos para limpiar los ojos que nos son agresivos y retiran muy bien la máscara de pestañas.

Con ayuda de un algodón y leche desmaquillante nos quitaremos los restos de barra de labios y nos pasaremos de nuevo por todo el rostro, orejas y cuello. Seguro que te sorprenderá ver el algodón aún manchado de maquillaje aunque nos hayamos lavado con agua anteriormente.

También podemos usar agua micelar en lugar de leche desmaquillante si queremos.

Cuando por fin tengamos el rostro limpio, es hora de hidratarlo. Para ello podemos utilizar cremas hidratantes específicas para nuestro tipo de piel, serums, aceites u otro tratamiento que estemos utilizando para tal fin.

Si no vas a acostarte y quieres salir a la calle. Es muy importante que después de la limpieza uses una crema protectora solar para evitar posibles manchas en la piel y arrugas que salen a la exposición del sol.

Si le dedicas más de 5 minutos a limpiar correctamente tu rostro, te sorprenderás al ver como cada día tu piel se encuentra más llena de vitalidad, más joven y resplandeciente.

Ver todos los artículos de Estética y Belleza

Comentanos