¿Qué es la contracción muscular isométrica?

¿Es posible fortalecer un músculo sin moverse? En realidad, sí, gracias a los ejercicios isométricos. Una contracción muscular isométrica hace precisamente eso. Como estudiamos en nuestro curso de entrenador personal, en una contracción muscular isométrica, el músculo se activa, pero no hay movimiento en ninguna articulación, ni tampoco alargamiento o contracción de las fibras musculares.

contracción muscular isométrica

Tipos de contracciones musculares

En la contracción isométrica no hay cambios en la longitud de las fibras musculares, y tampoco hay movimiento en las articulaciones, pero, aún así, las fibras musculares se activan.

La contracción muscular isométrica es uno de los tres posibles tipos de contracciones musculares. Los otros dos tipos de contracciones musculares son la contracción muscular concéntrica y la contracción muscular excéntrica.

La contracción muscular concéntrica se produce en los ejercicios típicos de entrenamiento con pesas en la fase de levantamiento real de cualquier ejercicio. Las fibras musculares se acortan durante las contracciones musculares concéntricas y se desarrolla la fuerza. En estos mismos ejercicios, la contracción excéntrica se producen cuando el músculo regresa a la posición original de inicio del ejercicio. Durante este tipo de contracción, las fibras musculares se estiran, en lugar de acortarse.

El movimiento articular se produce en la mayoría de los ejercicios de entrenamiento con pesas concéntricos tradicionales. Los movimientos articulares ocurren incluso en contracciones excéntricas. En ambos ejercicios, las fibras musculares se disparan y también hay movimiento en las articulaciones. Sin embargo, durante los ejercicios isométricos parece como si no sucediera nada.

Ejercicios isométricos para fortalecer el tren superior

Beneficios de los ejercicios isométricos

El principal beneficio de los ejercicios isométricos es que se pueden usar para la rehabilitación y el fortalecimiento general sin poner tensión en las articulaciones. Este es un aspecto importante de los ejercicios isométricos, porque los ejercicios que requieren movimiento de las articulaciones pueden generar mucho estrés en las articulaciones.

Los ejercicios isométricos son mucho más amigables para las articulaciones, tanto a corto como a largo plazo, ya que provocan la activación fibras musculares sin estrés adicional en las articulaciones. Por esta razón, los ejercicios isométricos a menudo se usan en rutinas de rehabilitación o cuando hay algún tipo de dolencia o problema para realizar determinados movimientos.

Otro beneficio de los ejercicios isométricos es que se pueden hacer en cualquier lugar y sin necesidad de equipo.  Esto hace de ellos unos ejercicios versátiles que se pueden incluir en cualquier rutina y/o que permiten entrenar sin depender de nada más que la propia disposición personal.

Por otra parte, los ejercicios isométricos permiten aislar un grupo muscular específico en cada entrenamiento, influyendo en el músculo de manera selectiva, aumentando así la eficacia del ejercicio y generando más fuerza, ya que se consigue mayor reclutamiento de las fibras musculares durante la ejecución, activando al músculo casi en su totalidad.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…