cualificación profesional

 

En España, la cualificación profesional es un concepto que se refiere al conjunto de conocimientos, habilidades y competencias que una persona adquiere a través de la formación y la experiencia laboral. Esto capacita a cualquier persona para desarrollar una actividad profesional de manera eficiente y competente. 

El Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales incluye todas las cualificaciones disponibles. El Instituto Nacional de las Cualificaciones, creado por Real Decreto 375/1999, de 5 de marzo, es el órgano de apoyo para la elaboración y actualización de las cualificaciones.

¿Qué es la cualificación profesional?

La cualificación profesional se refiere al nivel de competencia que una persona alcanza en relación con una determinada ocupación o actividad laboral. Incluye tanto los conocimientos teóricos como las habilidades prácticas y las actitudes necesarias para desarrollar un trabajo de manera eficiente y cumplir con los estándares profesionales establecidos. La cualificación se adquiere a través de la formación reglada, la experiencia laboral o una combinación de ambas.

¿Cómo se obtiene la cualificación profesional?

Según el Ministerio de Educación, las cualificaciones son estándares de competencia, que se acreditan en los títulos de formación profesionales, en los certificados de profesionalidad y a través de la experiencia laboral.

Existen diferentes vías para obtener la cualificación profesional:

  1. Formación Profesional (FP): es la opción más utilizada en España, ya que ofrece titulaciones oficiales que capacitan para el ejercicio de una profesión. Se divide en ciclos formativos de grado medio y grado superior, y se imparte en centros educativos públicos y privados. Al finalizar los estudios, se obtiene un título de Técnico o Técnico Superior, que acredita la cualificación para desempeñar una ocupación específica.
  2. Certificados de Profesionalidad: son acreditaciones oficiales que certifican las competencias profesionales de una persona en un determinado campo laboral. Se obtienen a través de la superación de un conjunto de módulos formativos, que pueden realizarse en centros de formación acreditados o en la propia empresa mediante la formación profesional para el empleo.
  3. Experiencia laboral: se puede acreditar la experiencia acumulada mediante procedimientos de evaluación y reconocimiento de competencias profesionales. Esto permite que las personas con experiencia relevante en un determinado ámbito obtengan la acreditación correspondiente.

Niveles de cualificación profesional

Las cualificaciones son válidas en todo el territorio nacional. Están divididas en familias profesionales y en función de su nivel, acreditan la capacitación para cierto tipo de trabajos.

  • El nivel 1, acredita la competencia en actividades simples, correspondientes a proceso normalizados.
  • El nivel 2, se refiere a actividades en las que se utilizan instrumentos y técnicas propias. Son necesarios conocimientos técnicos y científicos específicos para cada actividad.
  • Y el nivel 3, acredita la competencia en actividades profesionales que requieren el dominio de algunas técnicas.

¿Por qué es importante la cualificación profesional? 

La cualificación profesional permite a las personas acceder con mayor facilidad al mercado laboral. Estos son algunos de los motivos:

  1. Una cualificación profesional adecuada aumenta las oportunidades de empleo y mejora la empleabilidad de las personas. Las empresas buscan perfiles con la formación y las competencias necesarias para cubrir sus necesidades laborales.
  2. La cualificación profesional facilita la movilidad laboral, tanto a nivel nacional como internacional. Permite a las personas adaptarse a diferentes entornos y sectores, lo que amplía sus perspectivas y oportunidades de carrera.
  3. Las personas cualificadas contribuyen a la mejora de la calidad y de la productividad en el ámbito laboral. Al contar con los conocimientos y habilidades necesarios, pueden realizar su trabajo de manera eficiente, asegurando estándares de calidad y generando resultados satisfactorios.
  4. La cualificación profesional no solo proporciona habilidades técnicas, sino que también impulsa el desarrollo personal y profesional. Promueve la adquisición de habilidades transversales, como el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la comunicación efectiva, que son valiosas en cualquier ámbito laboral.