streaming

 

Streaming es un término inglés cuya traducción al español vendría a significar transmisión de vídeo o retransmisión en directo. Actualmente se utiliza para referirse a la transmisión de datos multimedia, como audio o video, de forma continua a través de internet.

El streaming surge como respuesta a la creciente demanda de acceso instantáneo a contenido multimedia en línea. En lugar de descargar un archivo completo antes de reproducirlo, el streaming permite la reproducción instantánea del contenido a medida que se va recibiendo.

Antes del streaming, era necesario descargar archivos completos para poder disfrutar de música, videos o programas de televisión en internet, lo que resultaba en largos tiempos de espera y la ocupación de espacio de almacenamiento en dispositivos. Este método de distribución de contenido se popularizó a fines del siglo XX y principios del siglo XXI con el avance de la tecnología de internet y la mejora de las velocidades de conexión. Hasta esas fechas, era casi imposible reproducir contenido multimedia sin que este sufriese cortes.

El streaming se utiliza en una variedad de contextos, incluyendo entretenimiento, comunicación, educación y negocios. Desde servicios de transmisión de video bajo demanda como Netflix y YouTube hasta plataformas de videoconferencia como Zoom y Twitch, el streaming ha transformado la forma en que consumimos contenido multimedia y nos comunicamos en línea. Además, ha abierto nuevas posibilidades en la educación, permitiendo la entrega de contenido educativo en tiempo real a través de internet.

El streaming en la formación

El crecimiento de la formación online, ha traído consigo, de forma inevitable, el uso del formato streaming. De esta forma, los instructores pueden transmitir clases en vivo desde cualquier lugar a través de plataformas de streaming, permitiendo a los estudiantes participar en tiempo real desde cualquier ubicación con conexión a internet.

La formación adquiere un concepto global, ya que se pueden transmitir conferencias y seminarios en línea para alcanzar a un público más amplio y facilitar la participación de personas que no pueden asistir en persona.

Entre las ventajas más destacadas de la formación en streaming, destaca:

  • El acceso remoto: permite a los estudiantes participar desde cualquier lugar con conexión a internet.
  • La interactividad: facilita la interacción en tiempo real entre instructores y estudiantes.
  • La flexibilidad en términos de horarios y ubicaciones de aprendizaje.
  • La variedad de contenido: permite la entrega de una amplia gama de contenido multimedia, incluyendo video, audio y presentaciones interactivas.

Como desventejas frente a otros sistemas, podemos mencionar:

  • Requerimientos técnicos: se necesita acceso a una conexión de internet estable y dispositivos compatibles para participar.
  • La interacción en línea puede no ser tan personal o efectiva como la interacción en un entorno presencial.
  • Posibles interrupciones: la calidad de la transmisión puede verse afectada por problemas técnicos, como cortes de internet o problemas de conectividad.

El futuro del streaming 

En el futuro, se espera que el streaming en la educación continúe evolucionando y creciendo en popularidad. Podemos esperar avances en tecnología y transmisión de datos, que permitan mejroar la calidad de un servicio estable.

Además, también podría utilizarse para ofrecer experiencias de aprendizaje personalizadas y adaptativas, atendiendo a las necesidades individuales de los estudiantes.

Por último, seguramente veremos la integración de tecnologías de realidad virtual y aumentada con el streaming, para ofrecer experiencias de aprendizaje más inmersivas y envolventes.

Términos relacionados

Aula virtual

e-learning

Recursos didácticos