formación no reglada

 

La formación no reglada es aquella que no cuenta con una estructura ni regulación por parte del sistema educativo formal, como sí tienen, por ejemplo, la educación escolar y la universitaria.

Estos programas no conducen a la obtención de títulos académicos oficiales o certificados reconocidos por el Ministerio de Educación. En lugar de eso, se centran en el desarrollo de habilidades específicas, competencias técnicas o conocimientos prácticos en campos diversos, como la formación profesional, el desarrollo personal, las habilidades laborales o cualquier otro tema de interés.

La formación no reglada puede ser ofrecida por una amplia gama de instituciones, como centros de formación privados, organizaciones sin fines de lucro, empresas, e incluso universidades que también ofrecen formación reglada.

Actualmente, en España, existen todavía algunas profesiones que no cuentan con una formación respaldada por el Ministerio de Educación, así que aunque no otorgan títulos oficiales, son formaciones muy valiosas para aprender los conocimientos específicos para una carrera, un hobby o intereses personales.

Diferencias de la formación reglada y no reglada

La principal diferencia entre la formación reglada y la no reglada radica en el marco legal y estructura de cada una:

  • La formación reglada sigue un plan de estudios y un currículo establecido por las autoridades educativas, mientras que la formación no reglada no está sujeta a un marco legal específico y tiene más flexibilidad en sus contenidos y estructura.
  • La formación reglada emite títulos y certificaciones oficialmente reconocidos, mientras que la formación no reglada puede otorgar certificados por la obtención de una especialización laboral, pero estos no tienen el respaldo oficial de las autoridades educativas.
  • La formación reglada se encuentra bajo la supervisión y control de los organismos educativos gubernamentales, mientras que la formación no reglada no está sujeta a esta regulación.

La formación reglada es aquella cuyos programas educativos están estructurados y regulados por el sistema educativo de un país. Estos programas siguen un marco legal y curricular establecido por las autoridades educativas, lo que garantiza su calidad y validez a nivel nacional e internacional. La formación reglada abarca desde la educación básica hasta la educación superior y comprende diferentes niveles y modalidades de estudio.

En España, la formación reglada está regida por diferentes leyes y normativas que establecen los objetivos, contenidos, duración y requisitos de cada nivel y modalidad de estudio. Los currículos están diseñados para proporcionar una educación coherente y completa.

Etapas educativas de la formación reglada

Los contenidos de la formación reglada varían según el nivel y la modalidad de estudio. En la educación básica y secundaria (ESO, Bachillerato y FP), los contenidos incluyen asignaturas como matemáticas, lengua, ciencias, historia y educación física. En la educación superior (Grado, Máster o Doctorado), los contenidos son más especializados y se enfocan en áreas específicas de estudio, como medicina, ingeniería, derecho, entre otros. Los programas de formación reglada también pueden incluir prácticas profesionales y proyectos de investigación para fomentar la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos.

  • Educación Infantil: es la etapa educativa dirigida a niños y niñas de 0 a 6 años. Se divide en dos ciclos: el primer ciclo para niños de 0 a 3 años y el segundo ciclo para niños de 3 a 6 años. En esta etapa, se promueve el desarrollo socioemocional, cognitivo y motor de los niños a través de actividades lúdicas y de estimulación.
  • Educación Primaria: está dirigida a niños y niñas de 6 a 12 años. En esta etapa, se imparten asignaturas como matemáticas, lengua, ciencias naturales, ciencias sociales, educación física, entre otras. Se busca desarrollar competencias básicas en lectura, escritura, cálculo y conocimientos generales.
  • Educación Secundaria Obligatoria (ESO): está dirigida a jóvenes de 12 a 16 años. En la ESO, se profundizan los conocimientos adquiridos en primaria y se introducen asignaturas más especializadas. Los estudiantes deben cursar asignaturas comunes y elegir algunas asignaturas optativas.
  • Bachillerato: Es la etapa educativa posterior a la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y tiene una duración de dos cursos académicos. Está dirigida a jóvenes de 16 a 18 años. En el bachillerato, los estudiantes eligen entre diferentes modalidades de estudio, como ciencias, letras, ciencias sociales o artes. El objetivo es preparar a los estudiantes para acceder a la educación superior o al mundo laboral.
  • Formación Profesional: La Formación Profesional (FP) es una opción educativa que se ofrece tanto después de la educación secundaria como después del bachillerato. Comprende ciclos formativos de grado medio y grado superior, que tienen una duración de dos años. La FP ofrece una formación más especializada en áreas técnicas y profesionales, brindando a los estudiantes habilidades prácticas y competencias para incorporarse al mercado laboral.
  • Educación Superior: La educación superior engloba los estudios universitarios y los ciclos formativos de grado superior de la Formación Profesional. Comprende carreras universitarias, másteres y doctorados, así como ciclos formativos de grado superior. Los estudios universitarios están enfocados en la formación académica y de investigación, mientras que los ciclos formativos de grado superior de FP se centran en la formación técnica y profesional.

Los estudiantes que cursan formación reglada tienen acceso a becas y ayudas económicas ofrecidas por el gobierno y otras instituciones educativas, que facilitan el acceso a la educación a aquellos que enfrentan dificultades económicas.