Verdades sobre las nuevas leyes de caza
cazando|caza|cazador|cazadores

Verdades sobre las nuevas leyes de caza

En estos momentos, en Castilla-La Mancha, la actividad de la caza se rige por la normativa de hace 20 años, que obviamente se ha quedado obsoleta. El anteproyecto de la nueva Ley, que se encuentra en fase de aprobación, viene a derogar y sustituir a la ley 2/1993, de 15 de Julio, y los cambios son notables, pero no todos positivos.

La nueva normativa permite una mayor flexibilidad y da prioridad a los planes técnicos de caza y la gestión de los cotos. Los terrenos cinegéticos (terreno no urbano susceptible de aprovechamiento para la caza) vendrán quedando divididos en cotos de caza y zonas colectivas de caza, eliminándose así los cotos sociales, zonas de caza controlada o reservas de caza. Además serán los particulares y no la administración, quienes los gestionen.

Menos burocracia

Habrá más facilidades y menos burocracia a la hora de crear un coto de caza, con criterios más realistas (a ojos de cazadores y titulares de los cotos, obviamente).

cazandoEn el Título II se hace referencia a las fórmulas para mejorar el ámbito normativo estatal en cuanto a la responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico por piezas de caza y la responsabilidad por daños de especies cinegéticas en la agricultura, reforestaciones y ganadería. Además, con el fin de evitar el furtivismo, regula la documentación necesaria y dispositivos válidos para el traslado de piezas muertas procedentes del ejercicio de la caza, que (además de otras medidas de esta Ley) dará mayor seguridad jurídica a las infracciones cometidas por este hecho.

La Orden de Vedas para la temporada 2014-15, cita en el artículo 4 que se permite la caza con arco o ballesta, dentro de la cual especifica las puntas que quedan prohibidas (de impacto, explosivas, en forma de arpón, con sustancias paralizantes, etc.). En la Ley 2/1993, de hace veinte años, quedaban expresamente prohibidas las ballestas en su Artículo 36.

Si algo ha llamado la atención mediática ha sido su Título II, Artículo 7 (especies objeto de caza y de control de poblaciones), en cuyo punto 5 cita textualmente “los animales domésticos asilvestrados no tendrán la consideración de piezas de caza, pero podrán ser abatidos o capturados por razones sanitarias, de daños o de equilibrio ecológico”.

Entendemos pues que antes de disparar, el cazador debe estar seguro de que el animal tiene alguna enfermedad o que come demasiados conejos. A lo largo de la ley viene hablando sobre el control de zorro, perros y gatos asilvestrados, diciendo que se controlarán preferentemente por los vigilantes de los cotos privados y que el titular cinegético deberá comunicar el resultado de los mismos.

Se homologan también los métodos de captura de especies predadoras, de nuevo el zorro y los perros asilvestrados e incluyen aves (los córvidos como la urraca) que se supone que causan estragos en algunas especies.

cazadorEl Artículo 17

Viene a llamar nuestra atención de nuevo cuando expone los requisitos para obtener la licencia de caza. Se precisa pasar unas pruebas de aptitud y una edad mínima de catorce años, siempre presentando una autorización escrita del mayor de edad que tenga patria potestad sobre él. Esto ya aparecía contemplado en la Ley anterior, pero que hace veinte años no llamara la atención, no quiere decir que sea una edad adecuada para que alguien obtenga una licencia de caza.

Es necesario siempre una renovación de las leyes cada cierto tiempo, lo que no se entiende es que en algunos puntos, parezca que todo lo que se ha adelantado a lo largo de los años, en bienestar animal, o incluso en seguridad de las personas, sale por la ventana para beneficiar a una “actividad” que mueve grandes cantidades de dinero en este país.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos