Uno de cada cuatro gatos es obeso
gato-obeso-sobrepeso-1|gato-obeso-sobrepeso-2

Uno de cada cuatro gatos es obeso

El sobrepeso es un problema importante para muchos gatos. De hecho, Fox News informaba en 2013 que, según una investigación desarrollada por el Hospital Veterinario Banfield en Estados Unidos, los gatos son los animales que sufren el mayor sobrepeso e índice de grasa corporal. En sólo cinco años, el 90% de los gatos estadounidenses ha sufrido aumento de peso y se estima que uno de cada cuatro gatos es obeso.

Aunque los datos son alarmantes, la mayoría de los propietarios no se dan cuenta que tienen un felino obeso o incluso no creen que el sobrepeso sea un problema para la salud y la calidad de vida de su mascota. El sobrepeso, al igual que ocurre en los seres humanos, puede ser responsable de enfermedades del corazón, problemas respiratorios y artritis en los gatos.

Nos obstante, el problema puede ser más acuciante aún. De acuerdo con una encuesta realizada en 2016 por la Asociación para la Prevención de la Obesidad de las Mascotas, casi el 60 por ciento de los gatos estadounidenses pueden tener sobrepeso u obesidad.

Los gatos obesos son más propensos a la diabetesGato gordo

La obesidad felina está directamente asociada con enfermedades tales como la diabetes. De hecho, entre 2006 y 2010, hubo un aumento del 16% en la tasa de gatos que padecen esta enfermedad, de acuerdo con el estudio de Banfield.

Los veterinarios hacen una advertencia sobre el exceso de peso en los gatos. Además de ser perjudicial para la salud, la obesidad también puede complicar los diagnósticos en las consultas, ya que la grasa dificulta los exámenes e interfiere en el análisis de la salud del animal.

Cómo ayudar al gato a bajar de peso

Una de las causas de sobrepeso de los gatos domésticos es la falta de ejercicio. De hecho, tan solo una modificación de la dieta diaria del gato podría no ir lo suficientemente para mejorar su salud. Al menos eso indica un estudio publicado en 2018 en la revista American Journal of Veterinary Research.

En el estudio, investigadores de la Universidad de Illinois probaron una nueva dieta felina que redujo el peso corporal de ocho gatos con sobrepeso a niveles saludables en el transcurso de 18 semanas al reducir gradualmente la ingesta de alimentos de cada gato durante ocho semanas consecutivas.

“La intención con esta dieta fue una pérdida de peso saludable: deshacerse de la grasa mientras se mantiene la masa magra”, explican los investigadores. “El riesgo de una pérdida rápida de peso, especialmente en un gato, es la lipidosis hepática. El cuerpo libera demasiada grasa y el hígado se atasca… Apuntamos a una pérdida de peso corporal del 1,5% por semana, que se ajusta al rango ( 0.5-2% por semana) sugerido por la American Animal Hospital Association”.

Los ocho gatos participantes, todos machos castrados, vivían juntos en una habitación grande durante la duración del estudio, y solo regresaron a sus jaulas individuales a la hora de la alimentación.

Los investigadores vigilaron de cerca la salud de cada gato. Observaron específicamente el peso corporal, la actividad física, las bacterias intestinales, la bioquímica sanguínea y el la puntuación de condición corporal (BCS, body condition score), que se midió en una escala de 9 puntos.  Los gatos comenzaron el estudio con un promedio de 7,5 BCS, que los investigadores intentaron reducir a un BCS “ideal” de 5.

Reducción de ingesta

Según el estudio, cada aumento de unidad en BCS por encima de 5 representa aproximadamente del 10 al 15% sobre el peso corporal ideal. Los investigadores agregaron que un gato que pesa más del 20% de su peso corporal ideal se considera obeso.

Después de cuatro semanas de comer una dieta de base alta en fibra y moderada en proteínas, se inició el primer corte de calorías de los gatos. En la primera semana del período de dieta de 18 semanas, a los gatos se les redujo la ingesta de alimentos en un 20%: la cantidad máxima recomendado para la pérdida de peso por la American Animal Hospital Association, según el estudio.

La ingesta de comida de cada gato se redujo aún más al comienzo de las semanas dos a ocho, y luego se mantuvo sin cambios durante las 10 semanas restantes. Esta reducción persistente de alimentos fue la clave para alcanzar los objetivos de pérdida de peso de cada semana.

Al final del estudio, los gatos habían registrado una disminución significativa en el peso corporal, el puntaje BCS , el porcentaje de grasa corporal y la concentración de triglicéridos.

El estudio indicó que no hubo un cambio significativo en los niveles de actividad de los gatos. Al fin y al cabo, los gatos serán siempre gatos sin importar lo que coman, y por mucho que se les quiera obligar a hacer ejercicio, no es tan fácil conseguir que se muevan. En cualquier caso, el estudio recomienda a los propietarios que alienten a sus gatos a hacer el mayor ejercicio posible, jugando con ellos y colocando los platos de comida lejos de sus lugares de descanso favoritos para que se vean obligados a moverse lo máximo posible.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario