Una triste tradición: matanza de cetáceos en Dinamarca
delfin calderon|Caza de ballenas en las Islas Feroe|delfines calderones

Una triste tradición: matanza de cetáceos en Dinamarca

Situadas en pleno Atlántico Norte, y pertenecientes a Dinamarca, se encuentran las Islas Feroe, lugar con gran tradición de caza de cetáceos para obtención de carne y grasa. Hace aproximadamente 1200 años, la carne de estos animales proporcionaba gran cantidad de proteínas a los isleños, que poseían pocas alternativas de caza aparte de las aves.

El esqueleto del cetáceo servía para alimentar a sus animales y como fertilizante para las tierras. El aceite de ballena era utilizado para cocinar e iluminar las casas y su exportación era muy importante para la economía. Con todo lo que ofrecía la caza de cetáceos, existían unas fechas concretas (coincidiendo con desplazamientos de grandes grupos de estos mamíferos marinos que pasan por sus costas), en los que el pueblo al completo se unía para cazar manadas enteras con el fin de obtener beneficios.

Cazar cetáceos ya no da dinero

Caza de ballenas en las Islas FeroeLos tiempos han cambiado. La caza de cetáceos ya no ofrece beneficio alguno. La carne de estos animales posee gran cantidad de contaminantes concentrados, como metales pesados (plomo o cadmio) que pueden causar problemas a nuestro organismo.

Las casas y las cocinas de la isla ya no usan aceite de ballena. Y el esqueleto no sirve para nada. En la actualidad estas islas basan su economía en la exportación pesquera (bacalao y arenque) a Europa y EEUU. Sin embargo, los isleños consideran que la matanza de estos animales es una tradición.

Incluso sosteniendo que los adolescentes deben matar a un delfín para hacerse adultos. Las cifras dicen que los jóvenes matan unas 900 ballenas piloto anualmente (delfines calderones).

En defensa de la tradición

Así pues, los habitantes de estas islas realizan el llamado “Grindadràp”, donde salen a mar abierto con barcos o motos de agua, con el fin de encontrar manadas de cetáceos.

Cuando son detectados, sin importar si son juveniles, hembras preñadas o crías, se les rodea y asusta, haciendo que se acerquen hasta una bahía costera de aguas poco profundas. Allí, miles de personas esperan con ganchos, con los cuales agarran a los animales para cortarles la cabeza hasta que mueren desangrados.

Miles de personas han firmado peticiones para el cese de este tipo de matanzas, y muchas organizaciones en contra del maltrato animal critican el tema. Una opción que debería ofrecerse a estos habitantes de las islas, es la de realizar proyectos de ecoturismo, en su caso sobretodo el turismo de avistamiento de cetáceos, que tanto se valora en zonas con gran afluencia de mamíferos marinos en sus costas.

Además de la calidad paisajística que poseen las 18 islas que forman el archipiélago de las Islas Feroe, la observación de ballenas y delfines proporcionaría mucho más dinero que la tradición que estos habitantes defienden, con lo cual, sería una buena manera de ofrecerles una alternativa.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos