Un equipo veterinario salva la vida de una osa rescatada
grizzly-operado-codos-CIMFormacion|cirugia-codo-grizzly|cirugia-oso-CIMFormacion

Un equipo veterinario salva la vida de una osa rescatada

Marley,una hembra de oso de siete años fue operada el 18 de febrero de los dos codos que tenía fracturados. Había sido rescatada de una fosa estrecha y mal cuidada junto a otros osos. Ahora está fuera de peligro.La cirugía tuvo lugar en el Hospital Veterinario Universitario de Colorado (CSU), en Denver. No todos los días se tiene que lidiar con un oso. “Éste es mi primer grizzly”, admitió el Dr. Jeremiah Easley, especialista en traumatología que participó en la operación.

cirugia-codo-grizzly

Colaboración entre veterinarios

Marley pesa alrededor de 150kg y es un cruce entre un grizzly (Ursus arctos horribilis) y un oso pardo sirio (Ursus arctos syriacus). La intervención quirúrgica fue asistida por tres especialistas distintos, expertos en el tratamiento de animales salvajes y exóticos, en cirugía ortopédica de pequeños animales y en cirugía ortopédica equina.

“Teníamos que resolver una duda: ¿el oso es más bien parecido a un perro o a un caballo?”, dijo el Dr. Terry Campbell, veterinario especialista en animales exóticos, referente a la estructura ósea de la paciente. “Y la conclusión es que es un oso, no se asemeja a ninguno de los dos. Por lo tanto el equipo de veterinarios colaboró para encontrar la mejor solución para Marley”.

Rescatada de una fosa

La osa fue llevada al hospital veterinario tras haber sido descubierta en una fosa de hormigón estrecha y mal conservada en Georgia, en el sur de los Estados Unidos. El recinto, que albergaba a otros 15 grizzly, fue denunciado por activistas que defienden los derechos de los animales. Su lucha finalmente llevó a la liberación de todos los animales, que fueron acogidos en el centro para fauna salvaje de Keenesburg, Colorado.

Probablemente Marley fue herida en el transcurso de alguna pelea o incluso cuando el personal del centro la metió con los otros. La pobre osa ha vivido al menos durante un mes con una fractura de uno de los codos, lo que la obligó a desplazarse a tres patas. El pozo, ubicado en la carretera junto a la entrada de un parque zoológico, era una especie de atracción para los turistas.

Según la prensa local, los osos fueron alimentados por los visitantes que podían comprar manzanas y algo de pan por la zona. Al ser liberada, sus rescatadores se dieron cuenta rápidamente de que algo andaba mal y la trasladaron al hospital donde las radiografías revelaron una fractura abierta con posibilidad de infección.

Nuestra principal preocupación fue la fractura infectada de la extremidad anterior izquierda. Un oso con una fractura abierta no es el paciente ideal, y tuvimos rápidamente que proceder a la cirugía“, afirmó el Dr. Terry Campbell.

Un futuro mejor para Marley

Afortunadamente todo ha ido muy bien y gracias a la operación, Marley podrá finalmente unirse a su grupo y vivir en perfecto estado de salud hasta por lo menos 20 años. Para ello, se unirá al Wild Animal Sanctuary situado en Keenesburg , al noreste de Denver, un centro que acoge animales maltratados, confiscados o abandonados y cuenta con más de 290 carnívoros como leones, osos y lobos. En cuanto a los veterinarios, sin duda no se olvidan de un paciente tan poco común.

“Es el caso más emocionante con el que me he encontrado durante mis dos años de rotaciones en prácticas de veterinaria”, declaró el estudiante Barr Hadar . “Esto es lo que más me interesa de la medicina veterinaria, y en particular de la práctica con animales salvajes. Nunca sabes lo que te vas a encontrar”.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario