Las pilas representan un riesgo potencialmente mortal para las mascotas
riesgo-de-ingestion-de-pilas-por-animales|perro-enfermo-examinado-por-veterinario

Las pilas representan un riesgo potencialmente mortal para las mascotas

Las pilas, especialmente las pilas de botón, son productos de uso habitual con los que hay que tener mucho cuidado cuando hay animales en casa, ya que suponen un riesgo potencialmente mortal para las mascotas, especialmente para perros y gatos si se ingieren o mastican.

En este sentido, los veterinarios están advirtiendo a la población sobre el peligro de estas pilas cuyo uso ha aumentado en juguetes, mandos y otros dispositivos de uso habitual. La advertencia se produce a raíz de un estudio que ha revelado que el 6% de los perros que se tragaron una pila necesitaron una cirugía de emergencia, mientras que casi uno de cada 100 murió tras ingerir uno de estos objetos.

Ingestión de pilas por mascotas

Las pilas, concretamente las de botón, tienen un tamaño reducido y color brillante y pueden resultar muy atractivas para los animales más curiosos. Especialmente peligroso es que estas pilas sean masticadas por el animal, ya que al perforarse, su contenido puede causar quemaduras químicas y otros años graves en el esófago del animal así como en otras estructuras vitales en el área del cuello en un plazo muy reducido, de 15 a 30 minutos tras tragarse la pila. Estas lesiones suelen ser graves y pueden resultar fatales para el animal.

riesgo de ingestión de pilas por animales

Aunque ingerir una pila sin masticar puede no dar lugar a problemas, el riesgo de enfermar es alto. En una revisión de 271 casos de perros que habían ingerido una pila, el 53% no mostró síntomas, el 27% estaban enfermos, y el 17% sufrió úlceras en la boca o  inflamación.

De los casos de ingestión de pilas, el 10% fueron de botón y el 32% pilas AA y AAA 19%. Se desconoce qué tipo de pilas fueron ingeridas por el 39% restante. Lo que sí se sabe es que hubo dos casos mortales entre las incógnitas y que los dos perros mostraron signos de úlceras de estómago. Se llevó a cabo cirugía de emergencia en 13 casos.

Un dato interesante es que el promedio de tiempo que necesitó una pila para ser expulsada por el cuerpo del perro de forma natural fue de 51 horas de media. Los autores del estudio explicaron que, a pesar de que muchos perros se mantienen bien después de la ingestión de pilas, y que en la mayoría de los casos el tratamiento conservador es todo lo que se requiere, existe el potencial de sufrir una lesión tisular local grave. En general, advierten, cada caso debe ser evaluado individualmente y gestiona de la forma adecuada.

Perro enfermo siendo examinado por el veterinario

Alerta sanitaria

Las pilas de uso doméstico pueden contener zinc, plomo, níquel, alcalinos, manganeso, cadmio, plata, litio y mercurio, sustancias muy peligrosas para el organismo.

En toda Europa, la ventas de pilas de botón en general aumentó en un 250% entre 2004 y 2012, tanto las alcalinas como las de de litio. En general, el número total de pilas alcalinas vendidas, incluyendo las AA y las AAA, se incrementó en un 8% durante el mismo período. Actualmente, las pilas de botón representan una cuarta parte de todas las ventas de baterías de un solo uso.

Varios organismos de salud han advertido sobre el riesgo potencialmente fatal de las demoras en el reconocimiento y tratamiento de la ingestión de pilas de botón, tanto para humanos como para animales.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario