¿Qué premio prefieren los perros: caricias o comida?
premiar-al-perro-caricia|premiar-al-perro-comida

¿Qué premio prefieren los perros: caricias o comida?

Los perros tienen una relación única con los humanos. De hecho, los perros se han integrado en la vida social moderna en muchas culturas, y millones de ellos sirven como animales de compañía. Como tales, los perros se benefician de una clara tendencia de los humanos a unirse socialmente con los perros.

Elogiar y premiar al perro cuando obedece o hace algo bien es un principio básico para el adiestramiento y la educación del perro. Pero, ¿qué prefieren los perros, caricias o comida?

En lo que se refiere a preferencias, dicen los expertos que los comportamientos sociales de los perros son altamente susceptibles a los patrones previos de refuerzo de los alimentos, y los perros frecuentemente tratan la interacción con su dueño como una vía para adquirir alimentos, incluso suprimiendo el interés en los alimentos en situaciones comunicativas.

premiar al perro con caricias

Pero el comportamiento parece depender del método de prueba, el historial de socialización, el historial de reforzamiento y, potencialmente, de otros muchos otros factores incluyen atención, saliencia del estímulo (capacidad para ‘llamar la atención’ del sujeto) y saciedad.

Refuerzo social del adiestramiento

Además, aunque el refuerzo social es una herramienta utilizada habitualmente en el entrenamiento de perros, y muchos entrenadores creen que es efectivo. La entrega de alimentos en el adiestramiento canino casi siempre incluye un componente social, y la tasa de adquisición de nuevos comportamientos puede variar mucho dependiendo de otros factores, aparte de este tipo de refuerzo.

Los investigadores tratan de entender si el vínculo entre perros y humanos está basado principalmente en la comida o en la relación misma. Un estudio de la Universidad de Emory publicado en la revista Cognitive and Afective Neuroscience en 2016 explora las preferencias de recompensa por parte de los perros y muestra que muchos perros prefieren los elogios de sus propietarios a los alimentos.

Preferencia por los elogios

Los investigadores usaron 15 imágenes de resonancia magnética funcional en 15 perros despiertos para explorar las bases neuronales de sus preferencias de interacción social y recompensa de alimentos. De los 13 perros que completaron el estudio, la mayoría de ellos prefirió los elogios de sus dueños por encima de la comida, o parecían gustarles a ambos por igual.

Este estudio es uno de los primeros en combinar los datos de imágenes del cerebro con los experimentos de comportamiento para explorar las preferencias de los perros respecto a las recompensas. Uno de los objetivo del estudio es cuantificar el valor relativo de los alimentos frente a los elogios. Esto ayudaría a la hora de argumentar los debates continuos y polémicos sobre los métodos más efectivos en el entrenamiento de perros.

Explican los investigadores que una de las teorías acerca de los perros es que son principalmente lo que se conoce como máquinas de Pavlov: sólo quieren comida y sus propietarios son simplemente el medio para conseguirla. En relación a esto, Pavlov demostró que si los perros están entrenados para asociar un estímulo particular con la comida, los animales salivan en la mera presencia del estímulo, en anticipación de la comida. Otra de las teorías, más actual, da cuenta de que los perros valoran el contacto humano en sí mismo.

premiar al perro con comida

Primer experimento: elogio, comida o nada

Para el primer experimento, los investigadores comenzaron el entrenamiento de los perros para que asociaran tres objetos diferentes, con diferentes resultados. Un camión de juguete de color rosa marcó una recompensa de comida; un caballero azul de juguete señaló elogio verbal del propietario; y un cepillo para el cabello señalaba ninguna recompensa, para servir como control.

Se probaron los tres objetos mientras los perros eran observados con una máquina de resonancia magnética. Todos los perros mostraron una activación neural más fuerte para los estímulos de recompensa en comparación con el estímulo que señalizaba ninguna recompensa, y sus respuestas abarcaron una amplia gama.

Segundo experimento: caricias o comida

Los perros se sometieron a un segundo experimento, esta vez de comportamiento. Cada perro estaba familiarizado con una habitación que contenía un laberinto simple en forma de Y. Un camino del laberinto conducía a un plato de comida y otro camino hacia su dueño. Los propietarios estaban sentados de espaldas a sus perros. Los perros eran liberados en varias ocasiones en la habitación y se le permitía elegir el camino. Si llegaban hasta el dueño eran elogiados y acariciados por ello para premiar al perro.

“La respuesta de cada perro en el primer experimento se correlacionó con sus opciones en el segundo experimento,” explican los investigadores. La mayoría de los perros alternaron entre el alimento y el dueño, pero los perros con la respuesta neural más fuerte, al ser elogiados optaron por ir a sus propietarios del 80 al 90% de las veces.

Esto muestra, según los investigadores, la importancia de la recompensa social y alabanza para premiar al perro. Puede ser análoga a la forma en que los seres humanos sentimos cuando alguien nos elogia.

Los experimentos sientan las bases para hacer preguntas más complicadas sobre la experiencia canina del mundo. En este sentido, los investigadores dicen que los perros son hipersociales con los humanos, y su integración en la ecología humana hace de los perros un modelo único para el estudio de la vinculación social entre especies.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos