¿Por qué tienen rayas las cebras?

Las rayas de las cebras han suscitado el interés de los científicos a lo largo de los años, los cuales han intentado desentrañar por qué estos animales presentan un pelaje tan peculiar, incluso el mismo Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución, formuló una hipótesis.

Una de las más conocidas es que tienen rayas para crear una ilusión óptica y despistar a sus depredadores, otra más reciente sugería que los parásitos como tábanos y mosquitos evitan superficies rayadas, actuando así el pelaje como un escudo protector.

cebras.bebiendo.cimformacion

Rayas para mantener la temperatura

Pero no ha sido hasta ahora que un equipo de investigadores de la Universidad de California Davis, encabezado por la bióloga Brenda Larison, ha apuntado hacia una nueva dirección. Esta nueva teoría señala que las rayas de las cebras podrían tener una función térmica: ayudarían a los animales a mantenerse frescos en ambientes muy cálidos. 

Algunas de las explicaciones que incluye el estudio con relación a este hecho es que la correlación entre rayas blancas y negras crea una especie de corriente de convección en el aire que rodea al animal y lo mantiene fresco. El aire se movería más rápido sobre las líneas oscuras, que absorben la luz del sol, y más lento sobre las partes blancas, creando la corriente mencionada.

Para extraer estas conclusiones los investigadores analizaron 16 poblaciones de estos animales en África. El grupo de investigación midió un total de 29 factores ambientales, como por ejemplo la humedad o la distribución de los leones, entre otros. Los elementos fueron estudiados uno por uno para ver si tenían o no algún tipo de incidencia en los patrones de pelaje de las cebras.

Sin embargo la investigación, titulada How the zebra got its stripes: a problem with too many solutions, no pone en entredicho las hipótesis anteriores, sino que considera que las rayas de las cebras probablemente sean el resultado de un conjunto de factores sobre los que hay que profundizar y seguir investigando.

Autor: Salvador Paulí

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…