Perros y gatos alérgicos a las pulgas
perro alergia pulgas|pulgas

Perros y gatos alérgicos a las pulgas

Con frecuencia aparecen casos de perros o gatos que parecen tener alergia a las pulgas, puesto que en las épocas que son infestados por estos parásitos, se rascan sin cesar, pierden el pelo y aparecen zonas escamosas llegando a aparecer lesiones. Realmente, estos animales son alérgicos a la picadura de las pulgas, y no al propio parásito.

Esto es debido a la dermatitis alérgica a la picadura de pulga (DAPP), una hipersensibilidad del cuerpo del animal a los antígenos que posee la saliva de las pulgas. Esta es la enfermedad que más afecta a la piel de estas mascotas. Se trata de una infección cutánea muy frecuente en zonas cálidas o en la época de verano, puesto que las altas temperaturas ofrecen un confort añadido a las pulgas para su desarrollo.

Sintomatología

Las lesiones que se observan en los animales que padecen esta enfermedad varían según la intensidad. En perros (animal en el que la enfermedad es más frecuente) suelen aparecer costras o zonas escamosas en la zona posterior del animal y en las patas de atrás. En el abdomen podemos observar lesiones y en otras zonas del cuerpo como axilas, ingles o cuello puede aparecer una pérdida de pelo ocasionada por el rascado en los casos graves.

En gatos los primeros síntomas son el relamido y rascado continuo y exagerado. A diferencia del perro, las costras aparecen en el lomo del animal, desde la parte posterior hasta el cuello, llegando incluso al abdomen. Aparece una alopecia con lesiones en la parte dorsal de la base de la cola, así como erupciones pruriginosas, papulares y prurito intenso en la zona de pérdida de pelo.

pulgasSi observamos estos síntomas en nuestro animal, no debemos pensar nunca en infestación por parásitos, puesto que la picadura de una sola pulga puede causar la alergia. El problema reside en que una vez desencadenada la reacción alérgica, una sola picadura de pulga a la semana la hace persistir en el tiempo.

Cuándo acudir al veterinario

Cuando la enfermedad se encuentra en activo, no hay que dudar en acudir al veterinario, que realizará las pruebas oportunas para el diagnóstico definitivo, puesto que puede confundirse con otros tipos de alergias. El veterinario será el encargado de recetar un tratamiento con antihistamínicos y corticoides con el fin de remitir la reacción, si lo estima oportuno.

Pero el mejor tratamiento para este tipo de dermatitis es sin lugar a dudas el control zonal de los parásitos y la eliminación total de los mismos, teniendo en cuenta tanto los que encontramos sobre el animal así como los que se encuentran en casa en la alfombra, cama del animal, zonas de descanso…, así como controlar a otros animales que se encuentran en su ambiente.

Se deben utilizar productos tópicos, que actúan repeliendo y evitando las picaduras de las pulgas. Y para evitar estas enfermedades lo más adecuado es la prevención anterior con collares o pipetas antipulgas que evitarán que nuestros animales pasen un mal trago.

Si te interesa la veterinaria y quieres saber cómo actuar en casos como este, infórmate sobre nuestro curso de auxiliar veterinario, con clases presenciales.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario