Perros de mushing para competiciones de trineo
perros mushing|mushing

Perros de mushing para competiciones de trineo

El origen de esta palabra proviene de la orden utilizada en Canadá por los franceses para hacer avanzar a los perros que tiraban de los trineos. Esta orden era “Marchè”, que se convirtió al inglés “mush” y se llamó “mushing” al deporte que apareció posteriormente tras el desuso de los trineos de perros como medio de tiro y transporte.

Actualmente existen diferentes tipos de competición que se practican en todo el mundo, en la mayoría de los casos, con más de un perro. En España la máxima autoridad competente es la RFEDI (Real Federación Española de Deportes de Invierno).

Perros para competiciones de trineo

Los perros utilizados en este deporte son el Alaskan Malamute, el Samoyedo, el Groenlandés y el Husky siberiano; o los cruces de este último y el perro indio esquimal con otra raza de un físico apropiado para el deporte, que reciben el nombre de Alaskan Huskys o alaskanos. Sin embargo, se puede utilizar cualquier perro que posea un tamaño adecuado y que posea una buena capacidad física.

Según el tipo de perros y el número de ellos, encontramos distintas categorías en las competiciones oficiales, dividiéndose en los siguientes grupos:

  1. Grupo donde los perros son malamutes, samoyedos y groenlandeses.
  2. Competiciones de huskys (suficiente con que uno de los perros de la fila sea de este tipo).
  3. Trineos tirados por alaskanos.

En las carreras nacionales e internacionales suele existir una única competición donde todos los grupos se juntan, y que normalmente ganan los alaskanos (a veces, se realiza alguna mención o subclasificación a los trineos con perros de razas puras). Sin embargo en los Campeonatos de Europa y del Mundo de la Federación Internacional del Deporte de Trineos con Perros se compite sólo con nórdicos de pura raza.

perros mushingLa raza no importa cuando buscamos un perro para este deporte, siendo mucho más importante su capacidad de trabajo, la de liderazgo, una jerarquía organizada y una genética apropiada. Estas características son más relevantes si se trata del perro guía, o líderes, dado que son el alma del equipo y las cualidades suelen ser innatas en el perro, no entrenables.

La confianza mutua entre el líder y el musher es importantísima para que ambos salgan adelante en las situaciones complicadas que incluyen nervios, sustos y situaciones propias de la competición.

Su unión y complicidad será básica y el perro debe obedecer las órdenes de su guía a la vez que demuestra su carácter y se hace respetar por el resto del equipo, sin ser violentos. Esto requiere mucho trabajo, así que se necesitan largos paseos y mucho tiempo corriendo junto al perro líder para que ambos se entiendan a la perfección.

El resto del equipo debe tener clara la jerarquía pero deben ser tratados con el mismo cariño y estar igual de sanos que el líder, pues el esfuerzo físico que requiere este deporte es muy grande y una baja alimentación, heridas o enfermedades podrían ser mortales para ellos tras un rendimiento extra.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario