¿Por qué algunos perros están más dispuestos a colaborar con los humanos que otros?
perros-mas-dispuestos-a-colaborar-con-humanos|perro-abrazado-a-mujer-anciana

¿Por qué algunos perros están más dispuestos a colaborar con los humanos que otros?

Una de las principales cualidades de los perros que ha enamorado a los humanos desde hace siglos es la disposición de estos animales a colaborar con los humanos. Sin embargo, es evidente que no todas las razas de perros muestran la misma disposición. Esta diferencia también se ve en perros de la misma raza. Una investigación reciente revela por qué ocurre esto.

Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Linköping, en Suecia, revela que la tendencia de los perros a buscar contacto con sus dueños se asocia con variaciones genéticas en la sensibilidad de la hormona oxitocina. Los resultados contribuyen a nuestro conocimiento de cómo los perros han cambiado durante su desarrollo, desde el lobo hasta el animal de compañía.

Perro abrazado a mujer anciana

Disposición a colaborar con los humanos

La tendencia de los perros a buscar contacto con sus dueños se asocia con variaciones genéticas en la sensibilidad de la hormona oxitocina, según este nuevo estudio. Durante su domesticación, desde su ancestro salvaje, el lobo, hasta las mascotas que tenemos hoy en día, los perros han desarrollado una habilidad única para trabajar junto con los humanos.

Una muestra de esto es su voluntad de “pedir ayuda” cuando se enfrentan con un problema que parece ser demasiado difícil. Sin embargo, existen grandes diferencias entre razas y entre perros de la misma raza. Los investigadores han descubierto una posible explicación de por qué los perros difieren en su disposición a colaborar con los humanos.

La clave es la oxitocina

Los investigadores sospechaban que estaba involucrada la hormona oxitocina. Es bien sabido que la oxitocina juega un papel en las relaciones sociales entre individuos, tanto en humanos como en animales. El efecto de la oxitocina depende de la función de la estructura a la que se une, el receptor, en la célula.

Estudios anteriores han sugerido, entre otras cosas, que las diferencias en la capacidad de comunicación de los perros están asociadas con variaciones en el material genético localizado cerca del gen que codifica para el receptor de oxitocina. Los investigadores del presente estudio examinaron a 60 golden retrievers cuando intentaron resolver un problema insoluble.

Los investigadores explican que el primer paso fue enseñar a los perros a abrir una tapa y, de este modo, recibir una golosina. Después de esto, se les dio la misma tarea con la tapa firmemente fijada en su lugar y, por lo tanto, imposible de abrir. Se midió cuánto tiempo intentaron los perros abrir la tapa por su cuenta, antes de recurrir a su dueño y pedir ayuda.

Antes de la prueba conductual, los investigadores aumentaron los niveles de oxitocina en la sangre de los perros al rociar la hormona en la nariz. Como control, los perros realizaron la misma prueba después de haber recibido una pulverización de agua salada neutra de la misma manera. Los investigadores también recogieron ADN usando un hisopo de algodón dentro de la mejilla de los perros, y determinaron qué variante del gen para el receptor de oxitocina que tenía cada perro.

Los resultados mostraron que los perros con una variante genética particular del receptor reaccionaron con mayor fuerza a la pulverización de oxitocina que otros perros. La tendencia a acercarse a su dueño en busca de ayuda aumentó cuando recibieron oxitocina en la nariz, en comparación con cuando recibieron la solución neutral de agua salada. Los investigadores sugieren que estos resultados nos ayudan a comprender cómo han cambiado los perros durante el proceso de domesticación. Analizaron el ADN también de 21 lobos, y encontraron la misma variación genética entre ellos. Esto sugiere que la variación genética ya estaba presente cuando comenzó la domesticación de los perros, hace 15.000 años.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos