¿Quién saca a pasear a quién? ¿Eres buen paseador de perros?

Todos hemos paseado con nuestros perros compartiendo los gratos momentos que proporciona una excursión con nuestro mejor amigo. Pero durante esas caminatas seguro que hemos encontrado a otros amantes de los perros que hacen doble ejercicio: el de pasear con su amigo canino y el de tratar de controlarlo tirando fuertemente de la correa, algo que resulta incómodo y muy estresante para el tándem guía-perro.

Incluso producen ansiedad e inseguridad, por lo que las salidas, ya sean urbanas o por el campo, lejos de convertirse en algo agradable se convierten en un verdadero sufrimiento.

Perro tira de la correa fuerte al pasear

Este tipo de conductas son más fáciles de educar que de modificar, pero si ya han sido establecidas, solo nos quedará su modificación. Como tantas veces hemos indicado, la obediencia básica es fundamental, y de hecho, una de las primeras órdenes que se aprenden es la de “junto”, cada vez que el perro queda a la altura de nuestro tobillo o rodilla y que a la larga nos será muy útil.

Cómo ser un buen paseador de perros

Un collar de adiestramiento tipo Gentle Leader que no sea invasivo y con instrucciones de un buen profesional de la educación canina solucionará esta contrariedad en pocas sesiones.

Un modo muy extendido de corregir esta conducta consiste en un pequeño tirón de la correa, con la única intención de impedir su avance pero, sin que sea tan duro como para hacer daño a nuestro perro acompañado de la orden verbal “atrás”, para que una vez asentada dicha orden, ésta cumpla su función sin acompañarse de la sacudida de la correa.

El problema que presentan estas pequeñas correcciones con tironcitos de collar es que pueden suponer cierto nivel de estrés en el perro, por lo que no es del todo correcto desde el punto de vista de la educación en positivo que defendemos en el curso de paseador de perros de CIM Formación.

Otra forma muy eficaz, se basa en un cambio rápido de dirección cada vez que el perro comience a tirar de la correa. Este último se puede complementar con premios en forma de golosinas que solo se le darán cuando camine al lado de su guía sin tirar.

collar de adiestramiento Gentle Leader

Una de las técnicas de modificación de esta conducta de tirar de la correa y sacar a pasear al guía en vez de sacar a pasear al perro consiste en detenerse cada vez que el perro tira y no ceder ni un milímetro. No hace falta dar ninguna orden ni reñir y solo cuando el perro se relaja y la correa de paseo se afloja reanudamos la marcha.

Si lo hacemos correctamente, en muy pocas sesiones el perro aprenderá que no hay paseo si no hay relajación y la correa no está floja, y nosotros nos iremos convirtiendo en un buen paseador de perros.

Qué no hacer

Una vez lo hayamos conseguido intentaremos modelar aún más esta conducta y ya solo avanzaremos hasta que el perro esté a nuestro lado, para ello se suele usar la voz de “junto”, pero recuerda que nunca tiraremos ni haremos correcciones con toques del collar, ni aunque sean suaves.

Hace unos años se recomendaba el uso de los collares de púas. Desde nuestro punto de vista centrado en la educación en positivo, los collares de púas resultan el medio más cruel de reprimir ciertas conductas y además solo serviría para estimular la agresión hacia otros perros, ya que asocian el dolor y los aumentos del miedo y de la ansiedad con la aproximación de otros perros. Lo mismo ocurre con los conocidos collares de estrangulamiento.

Autor: CIM Formación

Compartir

Un comentario en “¿Quién saca a pasear a quién? ¿Eres buen paseador de perros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…