Once señales de que debes llevar tu mascota al veterinario
adevertencias-veterinario

Once señales de que debes llevar tu mascota al veterinario

Reconocer cuándo debes llevar a tu mascota al veterinario puede ser una decisión difícil de tomar, especialmente si la duda te asalta por la noche o un fin de semana, fuera del horario habitual de la clínica. En este artículo vamos a ver algunas señales de advertencia que pueden ayudarte a tomar la decisión de buscar ayuda veterinaria de manera inminente.

Señales para ir al veterinario

1. Tu mascota respira con dificultad  

La disnea o dificultad para respirar es una emergencia médica. Las causas de la disnea pueden estar relacionadas con un cuerpo extraño alojado en la garganta, una reacción alérgica grave, una afección pulmonar o una enfermedad cardíaca. Para estar más seguro, revisa las encías de tu mascota.

Cuando la oxigenación es la adecuada, las encías están rosadas y húmedas y al presionarlas deben cambiar temporalmente a color blanco antes de volver a ponerse rosadas en cuestión de segundos. Si las encías de tu mascota están pálidas, blancas, azules o grises, esto debería indicar una emergencia.

2. Cambios en los hábitos de beber y orinar

La incapacidad para orinar se considera una emergencia médica porque puede indicar que existe un bloqueo urinario. Esto puede deberse a varias afecciones que incluyen una infección del tracto urinario, cálculos urinarios o un trastorno endocrino. Aunque estas afecciones pueden no ser potencialmente mortales, si no se tratan a tiempo pueden ocasionar complicaciones graves.

3. Tiene falta de apetito

La  falta de apetito en el transcurso de 24 horas puede no ser una preocupación seria, pero tras un día sin comer hay que considerar buscar atención veterinaria. La falta de apetito prolongada puede indicar una enfermedad o condición debilitante. Esto también puede conducir a una deshidratación grave. En los gatos, la anorexia puede provocar una afección potencialmente mortal llamada lipidosis hepática.

4. Sufre parálisis de pierna

Si tu mascota de repente tiene dificultad o incapacidad para andar con una o más piernas están ante una emergencia médica. Esto puede indicar una hernia en la médula espinal. Diagnosticar y tratar esta afección lo antes posible puede mejorar enormemente el pronóstico y el resultado.

Puede ser debido a numerosas causas, incluso algún golpe. Para descartar deberá ser atendida por el servicio de traumatología.

5. Emergencia oculares

Los problemas oculares pueden tener consecuencias más serias en comparación con otras áreas del cuerpo si no se trata inmediatamente. Una pequeña cantidad de secreción ocular no es alarmante, pero cuando el ojo se pone extremadamente rojo, se hincha hacia fuera del alvéolo, tiene un exceso de lagrimeo o muestra hinchazón es necesario visitar al veterinario cuanto antes.

Un ojo rojo puede indicar una infección viral o bacteriana, traumatismo, hemorragia corneal o afecciones como hipertensión y glaucoma.

6. Tiene convulsiones

Probablemente una sola convulsión no amenace la vida de tu mascota, pero con un inicio repentino y la posibilidad de que se produzcan múltiples convulsiones, lo mejor es buscar atención veterinaria rápidamente. Las convulsiones pueden ser causadas por varios problemas como desequilibrio electrolítico,  ingestión de toxinas o epilepsia, entre otros.

Próximamente analizaremos otras señales de advertencia que te avisan de que debes llevar a tu mascota al veterinario.

7. Sufre un colapso

Si tu mascota sufre un episodio de colapso estás ante un problema importante que requiere atención médica inmediata. Las posibles causas del colapso pueden estar relacionadas con hemorragia interna, shock anafiláctico relacionado con una respuesta alérgica o toxínica, una afección cardíaca grave, deshidratación, hipoglucemia o trastornos metabólicos, entre otros.

8. Sufre un  letargo

Hay varios niveles de letargo que pueden estar representados por períodos prolongados de sueño, desinterés por jugar con juguetes o interactuar con los dueños, un deseo disminuido de ir a caminar o esconderse en lugares inusuales. Si estos signos clínicos duran más de 24-48 horas es recomendable acudir al veterinario.

9. Vomita varias veces seguidas

Si tu mascota tiene vómitos intermitentes u ocasionales no hay una emergencia médica.  Sin embargo, si el vómito comienza a ocurrir con más frecuencia o varias veces seguidas es recomendable buscar atención veterinaria inmediata.

En cualquier caso, si se observa sangre en el vómito, hay que considerar una afección médica grave que requiere atención de emergencia. Los vómitos pueden indicar un bloqueo del cuerpo extraño, un trauma en los pulmones o el corazón, reacciones a una toxina o medicamentos, o una irritación en el revestimiento del esófago, el estómago o el tracto gastrointestinal. El vómito prolongado puede llevar a una deshidratación potencialmente mortal.

10. Tiene diarrea

Al igual que con los vómitos, la diarrea intermitente no es generalmente una emergencia médica, pero los cambios prolongados en las heces de su mascota pueden ser un indicador de cualquier problema médico subyacente.

Los cambios en el color o la consistencia pueden causar alarma al propietario de la mascota. La melena o la sangre en las heces de su mascota pueden indicar una infección, una obstrucción en el tracto gastrointestinal, úlceras gástricas o hemorragia en el estómago o los intestinos, entre otras causas. La diarrea también puede ser causada por cambios en la dieta, la deshidratación o los parásitos intestinales.

11. Tu mascota sufre dolor o distensión abdominal

Un abdomen distendido también es un signo de advertencia serio de una emergencia médica. Si tu mascota muestra no solo distensión abdominal, sino también dolores en esta zona, es importante acudir al veterinario. La distensión abdominal puede indicar dilatación gástrica-vólvulo, también conocida como hinchazón.

Se trata de una afección grave en la que el estómago  se retuerce creando una obstrucción completa. Otras posibles causas incluyen hemorragia interna (ruptura del bazo) o distensión de líquidos debido a una enfermedad cardíaca.

 

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos