Los pájaros más seductores lucen plumas coloridas
lugano-color-plumas-CIMFormacion|carbonero-comun-color-plumas-CIMFormacion|herrerillo-comun-color-plumas-CIMFormacion

Los pájaros más seductores lucen plumas coloridas

En el lúgano (Spinus spinus) el tamaño del babero negro bajo el pico es una señal de dominancia. Para escoger pareja las hembras se fijan más en el amarillo de las alas y no se dejan seducir por el negro.
El lúgano (Spinus spinus)

Con un rotulador negro, Joan Carles Senar, investigador del Museu de Ciències Naturals de Barcelona, pinta a un lúgano una gran mancha negra en el pecho y en la cabeza. El pajarillo no es consciente, pero con este new look su estatus ha cambiado. Todos le respetan.

Si consigue una buena piña para comer, ningún otro compañero se atreverá a robársela. Es ajeno a lo que ocurre. El engaño forma parte de muchos experimentos que los investigadores del museo han llevado a cabo para determinar cómo influye el color del plumaje en las relaciones sociales de los pájaros.

Los estudios se han hecho con carboneros y lúganos, dos especies muy abundantes en la península ibérica. “Los datos son extrapolables a otras especies”, afirma Senar.

Los pájaros más territoriales

En el mundo de los lúganos el negro es sinónimo de dominancia. No es una simple convención, si no que tiene una explicación biológica: se debe a la melanina. Para sintetizarla hace falta testosterona, por ello los pájaros con una mancha negra más grande tienen niveles més altos de esta hormona y son más agresivos.

¿Los más respetados son los más ligones? No siempre. Sólo pasa en especies con este tipo de plumaje y que además son muy territoriales. En realidad la mayoría de hembras prefieren machos que demuestran que son capaces de encontrar más alimento porque nutrirán mejor a sus crías.

Un carbonero común (Parus major) muy amarillo indica que sabe encontar muchas orugas, llenas de carotenoides, por lo que sus polluelos estarán bien alimentados.
Un carbonero común (Parus major)

Los pájaros más seductores

Rojo, naranja y amarillo son los colores que gastan los más seductores. “Indican que es muy espabilado a la hora de obtener alimento. Son más rápidos para solucionar problemas y encontrar comida, y por ello a la hembra le interesa como pareja”, concluye Senar.

Los estudios con estos colores se han hecho con carboneros. “Son colores basados en el consumo de carotenoides. Son pigmentos vegetales que no sintetizan ni ellos ni los humanos, se obtienen de las plantas que consumen”, apunta Senar. Por lo tanto, los pájaros que comen más vegetales y además más variados, son los que lucen mejores colores.

“Los pájaros que han ingerido muchos también son los más fuertes, ya que estos compuestos están ligados a la metabolización de las vitaminas, tienen propiedades antioxidantes y contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune”, añade Senar.

Los colores estructurales del herrerillo común (Cyanistes caeruleus) indican la condición física y estado de salud de un individuo.
Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)

Para demostrar si esta condición es hereditaria, los investigadores pusieron a prueba el paladar de los individuos más coloreados. Les ofrecieron gusanos que habían sido alimentados con harina blanca y gusanos que se habían alimentado con maíz, que tiene más carotenoides. Demostraron mayor predilección por estos últimos.

Azules y blancos en los Herrerillos

En otros estudios con herrerillos comunes se ha demostrado que los más azules y blancos también son los más seductores. Son colores estructurales, en este caso no se deben a los pigmentos.

Dependen de la estructura del plumaje, que hace que la luz se refleje de una determinada manera. “Estos colores dan información sobre la calidad genética del individuo: si la pluma crece bien tiene mejor estructura y refleja más luz, de forma que genera más colores azules y blancos”, explica Senar.

Las buenas plumas también reflejan los UV, unos colores que los humanos no vemos. En cambio los pájaros sí que los perciben porque tienen cuatro tipos de conos en la retina, mientras que los humanos tenemos tres.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario