Lo que el auxiliar de veterinaria debe saber sobre pequeños mamíferos

Como auxiliar de clínica veterinaria es fundamental conocer cómo cuidar, manejar y sujetar pequeños mamíferos, mascotas cada vez más comunes en nuestros hogares, y que también visitan las clínicas veterinarias, cada vez con más frecuencia.

Por el crecimiento en número de este tipo de animales, las clínicas cada vez más buscan especialistas en esta rama, o al menos tratan de contar con profesionales que sepan adaptarse. Hace tiempo que los centros veterinarios dejaron solo de atender a perros, gatos y periquitos.

Dos hámsters comiendo
Foto: Bonnie Kittle en Unsplash

En este artículo vamos a ver, de manera general, algunas cuestiones básicas que el auxiliar debe saber sobre el cuidado y manejo de pequeños mamíferos, como cobayas, hámsters, conejos, chinchillas, hurones, etc.

El cuidado de pequeños mamíferos

Los pequeños mamíferos dedican entre 16 y 18 horas al día a buscar alimento y  cuestiones relacionadas con la seguridad (madrigueras). Además, cuando es la época reproductiva, se añade a sus prioridades el buscar un compañero sexual.

Pero la vida en cautividad les proporciona lo que en estado salvaje estarían buscando, por lo que no necesitan pasar la mayor parte del día buscando alimento, madriguera o compañero/a sexual. Debido a esto, los pequeños mamíferos en cautividad suelen aburrirse, lo que cual les lleva a manifestar conductas anormales, como agresividad y conductas destructivas.

Como auxiliar de la clínica tienes el deber de aconsejar a los clientes cómo cuidar correctamente de sus mascotas, informándoles sobre las pautas de comportamiento y cómo atenuar esas conductas agresivas.

Una cuestión importante que hay que tener en cuenta respecto a los pequeños mamíferos es que son animales de presa y necesitan en su hábitat objetos que permitan establecer zonas de protección e intimidad para que, si sienten estrés, puedan esconderse allí. Sin embargo, como todos los objetos pueden ser roídos, es importante que no tengan pinturas toxicas, que no sean plástico ni que puedas desprender trozos de material puedan obstruir vías digestivas y/o respiratorias.

Su nuevo hábitat

En cuanto a la temperatura, lo mejor es que los pequeños mamíferos permanezcan entre 15º y 22º C.

Respecto a las dimensiones y orientación de la jaula, estas dependen de la especie y del número de individuos alojados. Las ardillas y las chinchillas necesitan jaulas con orientación vertical, ya que son animales trepadores. En el caso de los conejos y las cobayas, dado el elevado volumen de defecaciones, es mejor que la jaula tenga orientación vertical. Si, además, la jaula permite extraer una bandeja para limpiar la jaula, mejor. Si no será necesario limpiar con frecuencia la jaula.

En lo que respecta a los comederos y a los bebederos, estos deben ser de material resistente y fácil de desinfectar. Se recomienda que los bebederos sean siempre de  manipulación externa o bien de boquilla metálica o tipo biberón. El agua debe ser cambiada a diario.

En el fondo de la jaula es importante tener algo que absorba y amortigüe, como tiras de papel, virutas de madera esterilizada, arena absorbente… pero nunca serrín. Hay diversas soluciones comerciales para este fin. Este fondo debe ser cambiado al menos dos veces por semana para garantizar una buena higiene. La jaula en sí y los accesorios (bebederos, comederos, etc.) deben ser limpiados una o dos veces con semana, usando detergente antibacterias. Al menos dos veces al mes es importante limpiar la jaula con lejía o amoniaco.

Dos hámsters jugando
Foto: Bonnie Kittle en Unsplash

En la clínica

Administrar fármacos a pequeños mamíferos puede ser una tarea muy complicada. Lo mejor es hacerlo utilizando suspensiones orales. En el caso de los comprimidos, lo mejor es triturarlos y mezclar con purés para poder dárselo con jeringuilla.

Para la administración por vía parenteral, se recomienda emplear la piel de la zona dorsal o del abdomen en las inyecciones subcutáneas y la musculatura lumbar en las inyecciones intramusculares.

Hay que prestar especial atención a los roedores cuando se quiera administrar antibióticos, ya que son muy sensibles a los Betalactámicos y derivados como Amoxicilina o Ampicilina. En caso de administrar cualquier antibiótico por vía oral, podríamos alterar el equilibrio bacteriano digestivo del animal, así que es mejor utilizar la vía parenteral.

Sujeción de pequeños mamíferos

Los pequeños mamíferos requieren una sujeción mínima. Aunque parecen achuchables, hay que recordar que son frágiles, por lo que hay que cogerlos con cuidado, por su seguridad y por la nuestra, ya que una manipulación incorrecta podrían interpretarla como una amenaza.

En la clínica suelen mostrarse irritables, se mueven mucho y pueden incluso morder. Lo aconsejable sería que el auxiliar sujete al animal para que el veterinario pueda realizar la exploración con las manos libres.

  • Los roedores pequeños deben ser sujetados por la piel  de la región dorsal y cola entre los dedos (si tienen).
  • A las cobayas y a las chinchilla se las sujeta con una mano en el pecho y la otra en los miembros posteriores.
  • A los conejos se les sujeta por ¡ la piel del cuello y las extremidades. Es importante nunca coger a un conejo por las orejas.

Si te gustan o te interesa especializarte en estos adorables animales, puedes informarte sobre nuestro curso de Técnico en Pequeños Mamíferos, con formación presencial en Alicante, Barcelona, Murcia y Valencia.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…