La enfermedad de Lyme en los perros

La enfermedad de Lyme es transmitida por garrapatas. Es una de las alteraciones producidas por estos ácaros más comunes del mundo, pero solo causa síntomas entre el 5 y 10% de los perros afectados. Es por eso que tomar medidas para minimizar la exposición a garrapatas es la mejor manera de protegerlos.

Está causada por una especie de bacterias espiroquetas del grupo Borrelia burgdorferi. La enfermedad se transmite por garrapatas de ciervo de caparazón duro y alimentación lenta (Ixodes spp). La infección generalmente ocurre después de que la garrapata que transporta Borrelia se ha unido al perro durante 2-3 días.

Enfermedad de Lyme

Cuando la infección conduce a la enfermedad la característica clínica dominante es la cojera recurrente, debido a la inflamación de las articulaciones. También puede haber falta de apetito y depresión. Puede haber complicaciones más serias, como daño en los riñones.

Síntomas de la enfermedad de Lyme

Algunos perros que desarrollan la enfermedad tienen cojera debido a la inflamación de las articulaciones. Esta cojera dura de tres a cuatro días, pero se repite días o semanas más tarde, ya sea en la misma pierna o en otras. Esto se conoce como “cojera de pierna móvil”. Una o más articulaciones pueden estar hinchadas, calientes y dolorosas.

También pueden desarrollar problemas renales. La enfermedad de Lyme a veces conduce a glomerulonefritis, inflamación y disfunción que acompaña a los glomérulos del riñón (esencialmente, un filtro de sangre). Finalmente, la insuficiencia renal puede aparecer cuando el perro comienza a mostrar signos tales como vómitos, diarrea, falta de apetito, pérdida de peso, aumento de la orina y la sed, y acumulación de líquido anormal.

Otros síntomas asociados con la enfermedad de Lyme en perros incluyen:

  • Caminar de forma rígida con una espalda arqueada.
  • Sensibilidad al tacto.
  • Respiración dificultosa.
  • Fiebre, falta de apetito y depresión.

Además, los ganglios linfáticos superficiales cerca del sitio de la picadura de la garrapata infectante pueden estar hinchados. También se han detectado anomalías cardíacas y, en raras ocasiones, complicaciones del sistema nervioso.

Tratamiento

Habitualmente, el tratamiento de la enfermedad de Lyme suele incluir el suministro de antibióticos durante aproximadamente un mes, aunque en los primeros días ya se puede observar una mejora. El veterinario decidirá si es necesario suministrar también medicamentos para controlar el dolor. No obstante, como hemos mencionado anteriormente, contra esta enfermedad la mejor medida es la prevención mediante el control de garrapatas. Para ello debemos desinfestar al perro regularmente.

Autor: Eva R.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…