La fauna silvestre después de Chernóbil

El 26 de abril de 1986 algo cambió para siempre en Prípiat. Esta ciudad de la región de Chernóbil en Ucrania hubo de ser evacuada por un accidente nuclear en la central homónima allí situada.

Han pasado treinta años y miles de estudios defienden que la vida humana y animal es y será imposible en la zona durante miles de años. Siguiendo esta indicaciones, pocos son los humanos que habitan la zona arriesgando su vida y sin temor a las consecuencias.

Sin embargo, y según un reciente estudio publicado en la revista Frontiers in Ecology and the Environment, la fauna, contra todo pronóstico, ha resurgido. Recientemente, la Universidad de Georgia colocó cámaras trampa en la ZEC (Zona de Exclusión de Chernóbil) la más cercana a la zona de desastre y por tanto la más afectada por la contaminación radioactiva.

fauna-caballos-chernobyl-ChernóbilLas 94 cámaras se situaron durante el otoño del 2014 separadas entre sí unos tres kilómetros y en zonas poco accesibles para evitar posibles errores y otorgar así fiabilidad al estudio. En cada cámara se colocó un cebo impregnado en ácidos grasos para atraer a los posibles visitantes.

El estudio resulta impactante. Aparecieron individuos de especies tan variadas como tejones, lobos grises, martas, comadrejas o jabalíes. Además de alces, ciervos, ardillas e incluso algunas aves.

Los ecólogos responsables del estudio están convencidos de que treinta años son muy pocos para deshacerse de los efectos perjudiciales de la radiación y que los niveles de ésta son, aún en la actualidad, extremadamente altos.

Para ellos, el factor determinante de la recuperación de la fauna se debe principalmente a la ausencia de seres humanos en su entorno. Es un factor clave. Sin cazadores furtivos y sin seres que destruyan su hábitat, los animales prosperan a pesar de la radiación.

¿Qué resulta más devastador, la radiación nuclear o los seres humanos? Reflexionemos seriamente.

Autor: CIM Formación

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…