Obediencia canina básica

El entrenamiento básico del perro consta de dos aspectos fundamentales: el control de esfínteres y la obediencia. En esta ocasión, nos vamos a centrar en el entrenamiento de la obediencia canina.

Enseñar al perro órdenes básicas de obediencia es una necesidad, y no solo por el placer y la seguridad que da tener un perro obediente, sino por los problemas que trae consigo un animal que no obedece ni siquiera a lo más elemental. Por ello es importante realizar ejercicios de adiestramiento básico con los perros.

El programa adecuado de adiestramiento canino

Es la piedra angular del buen comportamiento del perros. Lo cierto es que la mayoría de los perros prosperan cuando entienden los límites y tienen rutinas predecibles. Sin entrenamiento de obediencia, simplemente no saben cómo comportarse.

Hay muchas maneras diferentes de entrenar a tu perro. Puedes hacerlo tú mismo u optar por buscar una adiestrador canino. Si decides hacerlo tú mismo, debes saber que para entrenar a tu perro de manera efectiva es importante que tengas un plan. Ten en cuenta que el entrenamiento de obediencia del perro lleva tiempo y requiere paciencia. No pierdas de vista que el refuerzo positivo es la clave del éxito, como veremos más adelante.

Adiestrar en positivo al perro para obedecer órdenes

Órdenes básicas de obediencia canina

Aunque el nivel de entrenamiento de la obediencia en el perro se puede llevar todo lo lejos que se desee, lo cierto es que todos los perros deberían aprender a responder a las siguientes instrucciones básicas:

Sienta: esta orden básica te ayuda a mantener el control del perro sin importar la situación, y es un buen comando para ser enseñado en primer lugar.Este es uno de los comandos de obediencia más fáciles de enseñar para perros, por lo que es un buen comienzo.

  • Sostén una golosina cerca de la nariz del perro.
  • Mueve la mano hacia arriba, permitiendo que la cabeza siga el movimiento de la golosina y que esta le roce ligeramente, obligándole a sentarse.
  • Una vez que esté sentado, dé “Sienta”, dale el premio y felicita al perro.
  • Repite esta secuencia varias veces al día hasta que el perro la domine. Luego, pídele al perro que se siente antes de comer en diferentes situaciones.

Suelta: esto enseña al perro a soltar instantáneamente lo que esté en su boca. Esto puede ayudarte a mantener a tu perro a salvo cuando su curiosidad lo supere.

  • Coloca una golosina en ambas manos.
  • Muéstrale un puño cerrado con la golosina en el interior y di: “Suelta”.
  • Deja que lo lama, que lo huela… que haga lo que quiera para intentar conseguirlo, e ignorando estos comportamientos.
  • Una vez que deje de intentarlo, dale el premio de la otra mano.
  • Repite hasta que el perro se aleje del primer puño cuando digas: “Suelta”.
  • A continuación, solo dale a tu perro el premio cuando se aleje del primer puño y también te mire.
  • Una vez que el perro se aleje constantemente de la primera golosina y establezca contacto visual cuando diga el comando, estarás listo para mejorarlo. Para esto, usas dos golosinas diferentes.
  • Dí “suéltalo”, coloca el premio menos atractivo en el suelo y cúbrelo con la mano.
  • Espera hasta que el perro ignore ese premio y te mire. Luego retire ese premio del suelo, dale el otro mejor y felicita la perro inmediatamente.
  • Una vez que lo consigas, coloca la golosina menos sabrosa en el suelo … pero sin cubrirla completamente con la mano, sino dejando que se vea un poco. Con el tiempo, mueve gradualmente la mano más y más lejos.

Quieto: esto ordena al perro a permanecer quieto, tranquilo y en un solo lugar.

  • Pídele al perro que se siente.
  • Abre la palma de la mano que tienes delante y di “Quieto”.
  • Retrocede unos pasos. Recompénsalo con una golosina y felicítalo.
  • Aumenta gradualmente la cantidad de pasos que toma antes de dar el premio.
  • Siempre recompensa a su perro por quedarse quieto, incluso si es solo por unos segundos.

Consejos para entrenar la obediencia en el perro

Hay diferentes métodos de entrenamiento de obediencia para perros, aunque el que los expertos suelen recomendar como mejor es el refuerzo positivo. El refuerzo positivo recompensa el comportamiento deseado en lugar de castigar el comportamiento no deseado.

Este método de entrenamiento hace que el aprendizaje sea más agradable para el perro, ayudará a fortalecer el vínculo entre amo y mascota, y es el que promovemos en CIM Formación en todos nuestros cursos de educación y adiestramiento canino.

En cualquier caso, el entrenamiento de la obediencia requiere tiempo y paciencia, y no está de más contar con la experiencia de alguien que ya haya pasado por ello. Una opción muy interesante, y cada vez más empleada, es buscar los servicios de un adiestrador canino.

Un adiestrador canino no solo ayudará a que el perro aprenda las órdenes básicas, sino que puede ayudar a conseguir mucho más del perro, con lo que la relación con el animal y la experiencia mejorará muchísimo para ambos.

Autor: Eva R.

Compartir

2 comentarios en “Obediencia canina básica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…