El lince puede desaparecer en los próximos 50 años

Hembra de lince ibérico en el Parque Natural Sierra de Andújar (Sierra Morena). Foto: Pete Oxford
Hembra de lince ibérico en la Sierra de Andújar

Dentro de 50 años es muy probable que el cambio climático haya terminado con el felino más amenazado del mundo, incluso aunque todos los países cumplan con el objetivo de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.

Esta es la principal conclusión del estudio que publica la revista Nature Climate Change, en el que participan también investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) además de científicos de la Universidad de Adelaida (Australia). El pronóstico es sombrío, y sin un cambio drástico en la estrategia conservadora, el futuro de nuestro felino más carismático parece condenado.

El lince ibérico

El lince ibérico (Lynx pardinus) mide hasta un metro de longitud, pesa cerca de 15 kilos y se caracteriza por su pelaje de color pardo a grisáceo moteado de negro en los flancos, ojos color amarillo pálido, orejas con pinceles en su punta y mejillas peludas a modo de largas patillas.

Según las estimaciones publicadas el año pasado sólo quedan unos 250 linces en estado salvaje, escondidos en dos regiones del sur de España, la Sierra Morena y el Parque Nacional de Doñana.

Tan sólo en medio siglo su área de distribución se ha reducido de 40.600 km cuadrados a 1.200 km cuadrados, debido a que el conejo, su principal alimento, ha visto disminuida su población por dos enfermedades (mixomatosis y enfermedad hemorrágica vírica) así como la caza furtiva y la fragmentación de su hábitat mezcla de pastizales y bosques.

El lince ibérico está catalogado por la Unión Mundial para la Naturaleza como el felino más amenazado del mundo (CITES I). Foto: Pete Oxford
El felino más amenazado del mundo

Impacto del cambio climático

Este nuevo estudio, dirigido por Miguel B. Araújo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, analiza el impacto del aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de lluvia en el hábitat de conejos y linces. “Con las tendencias actuales, los cambios ocurren demasiado rápido para que el lince pueda adaptarse”, sugiere.

“El cambio climático se prevé que tenga una influencia negativa rápida y severa en el lince ibérico, superior a su capacidad de adaptación o para poderse dispersar a las regiones climáticamente más favorables”, afirma el estudio.

“Estimamos el tiempo de la extinción en menos de 50 años, a pesar de las disminuciones globales de los gases de efecto invernadero”, afirma, en referencia a la estabilización de los niveles de dióxido de carbono atmosférico a 450 partes por millón (450 ppm). Alcanzar el objetivo de 450 ppm ofrecería una alta probabilidad de contener el calentamiento a 2 ºC respecto a los niveles preindustriales, el objetivo fijado en las conversaciones climáticas de la ONU.

Cambio de estrategia

Sin embargo los investigadores sostienen que el panorama no es totalmente desesperanzador. La extinción podría evitarse, al menos para las próximas décadas, mediante la revisión de las estrategias de conservación. En la actualidad, las autoridades planean soltar cada año entre 20 y 40 linces que han sido criados en cautividad, con la idea de colocarlos en su área de distribución natural, una extensa zona que incluye partes del oeste y centro de España y el este de Portugal.

No obstante, el estudio afirma que, más que una reintroducción general, una estrategia inteligente sería centrarse solamente en hábitats de alta calidad que son menos fragmentados y ofrecen una mejor oportunidad para resistir el cambio climático.

Esto podría hacerse con una liberación anual de seis machos y seis hembras, de edades comprendidas entre uno y cuatro años. Los modelos informáticos sugieren que esta estrategia “evitaría la probable extinción del lince en la Península Ibérica durante este siglo”, añade el informe.

Autor: Salvador Paulí

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…