Consejos para cortar las uñas de los gatos
cortar-unas-gatos

Consejos para cortar las uñas de los gatos

Desde pequeños, los gatos aprenden rápido todo lo que pueden hacer con sus uñas. Pero también deben aceptar que esas uñas hay que recortarlas, aunque para muchos de sus dueños las sesiones de recorte sean todo menos agradables. No obstante, la buena noticia es que no siempre ha de ser así.

Normalmente, los gatos tienen sus uñas retraídas. Sin embargo, que tengan sus uñas escondidas no es algo que ocurra siempre. Cortar las uñas del gato cada pocas semanas es la mejor manera de protegerse de los efectos de los arañazos.

Consejos para cortar las uñas de los gatos 1

Lo primero que tienes que conseguir antes de comenzar es que el gato se sienta cómodo en la posición de recorte. Una vez logrado, debes sacar las uñas. Otra cuestión de gran importancia es que el gato no sienta miedo con el cortauñas, que no se asuste al verlo u oírlo.

Cómo cortar las uñas de los gatos

  1. Elije una silla en una habitación tranquila, donde puedas sentarte cómodamente con el gato en tu regazo, recostado sobre su espalda. Hazlo cuando esté relajado e incluso somnoliento (por ejemplo, después de la comida). Es importante que en ese momento no pueda ver a otros animales por la ventana, ni que haya otras mascotas en la habitación.
  2. Coge con suavidad una de las patas del gato entre los dedos y dale un pequeño masaje. Si quita la pata, no la aprietes o la pellizques, solo sigue con ese gesto, manteniendo un contacto suave. Cuando esté quieto de nuevo, dale un poco de presión a la almohadilla para que la uña se extienda. Después, suelta su pata y dale un premio inmediatamente. Haz esto cada dos días en un dedo diferente hasta que hayas conseguido sacar todas las uñas.
  3. Tu gato debe sentirse a gusto con el sonido de las tijeras antes de intentar recortarle las uñas. Para ello, siéntalo en tu regazo, pon un pedazo de espagueti sin cocer en las tijeras y mantenlo cerca de tu gato. Luego, mientras masajeas uno de los dedos del gato presionando suavemente su almohadilla, cuando la uña se extiende, recorta los espaguetis con las tijeras mientras sigues sosteniendo la pata de tu gato con cuidado. Después suelta su dedo y dale un premio rápidamente. Haz esto durante varias sesiones. Cuando se familiarice puedes empezar a cortarle las uñas.
  4. Cuando le cortes las uñas al gato, ten cuidado de no cortar la parte rosada de la uña, ya que esta zona tiene nervios y vasos sanguíneos, por lo que es muy sensible. Corta solo la parte blanca de la uña. No hace falta cortar todas las uñas el mismo día. Empieza poco a poco, premiando cada éxito.

Lo mejor es empezar a cortar las uñas al gato cuando es cachorro. Cuanto antes aprendan, más fácil será convertir el recortado de uñas en una experiencia gratificante. Y si no te atreves o no lo consigues, siempre puedes recurrir a tu peluquería de confianza.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Deja un comentario