Bolas de pelo y gatos: ese gran problema
gato-se-lame|bolas-de-pelo-gato|gato-escupe-bolas-de-pelo|gato-se-limpia

Bolas de pelo y gatos: ese gran problema

La mayoría de los dueños de gatos están acostumbrados a encontrar a sus gatos vomitando bolas de pelo en el suelo, las alfombras, los zapatos… Se trata de algo muy desagradable al ver lo mal que lo pasa nuestro amigo felino pero, también es algo natural.

Los gatos se han acicalado a sí mismos durante años y su sistema digestivo está diseñado para digerir ese pelo y expulsarlo por el lado opuesto al que utilizó para entrar. Cuando este mecanismo de control deja de funcionar bien, el pelo trepa a través del tubo digestivo y provoca el vómito del gato, dando lugar a una bola de pelo.

No deberemos preocuparnos si estos vómitos tienen una periodicidad igual o mayor a uno a la semana. Eso entra dentro de la normalidad.

Causas de la aparición de las bolas de pelo

Las bolas de pelo pueden causarse por diferentes razones:

  • Alteraciones de la motilidad gastrointestinal: Inflamación del intestino, parásitos intestinales, pancreatitis, hernias, obstrucción por cuerpos extraños…
  • Ingerir más pelo de lo habitual: En ocasiones, los parásitos externos o los problemas dermatológicos hacen que los gatos se laman con más frecuencia de lo habitual para calmar los picores. También les puede llevar a ello el estrés, el aburrimiento o patologías tan diferentes como la artrosis (tratan de liberar más endorfinas que calmen su dolor mediante la estimulación corporal que les produce el acicalamiento).

Si nuestro cliente felino presenta estos problemas, primero deberá verlo un veterinario, pero, si su dueño nos comenta alguna dificultad puntual durante una visita a nuestra clínica veterinaria o nuestra peluquería canina y felina, podemos hacerle algunas sugerencias:

  • gato-se-limpiaAñadir fibra y compuestos de malta a la dieta: ambos elementos contribuyen a barrer el pelo del tracto intestinal en el sentido correcto. Elegir aquella presentación que sea mejor aceptada por nuestro peludo amigo.
    En ocasiones puede deberse a alergias o intolerancias a determinados alimentos. Es entonces cuando recomendaremos una dieta hipoalergénica.
  • Aumentar el número de cepillados por semana: si retiramos el exceso de pelo mediante el cepillo, evitaremos que lo trague él mientras se lame.

Cualquier ayuda que nuestros clientes nos puedan requerir es un indicador de confianza.

Ver todos los artículos de Veterinaria

Comentanos