Fisioterapia para perros con osteoartritis

Los animales con osteoartritis generalmente reciben los mismos tipos de fisioterapia que los humanos, aunque la mayoría de los métodos no se han probado directamente en animales. Un estudio de 2010, publicado en la revista American Journal of Veterinary Research, muestra que medidas relativamente sencillas, como caminar cuesta arriba o sobre obstáculos bajos, pueden ayudar significativamente a doblar las articulaciones de los perros y así mitigar el sufrimiento causado por la artritis.

Debido a que los canes suelen acompañar a sus dueños de cerca, también salen a caminar y suben escaleras, actividades que se vuelven difíciles y dolorosas para los perros con artritis. El tratamiento de la afección se basa en el uso de analgésicos combinados con fisioterapia.

Fisioterapia para perros con artritis

Los objetivos de la fisioterapia, tanto en perros como en humanos, son disminuir el dolor y mejorar las funciones de las articulaciones y extremidades afectadas. Existen varios regímenes de fisioterapia diferentes, pero hasta hace poco solo se habían realizado investigaciones muy limitadas de sus efectos sobre los perros.

Tratamiento para perros con osteoartritis

Utilizando una cinta de correr especial y algoritmos informáticos, los investigadores del estudio, pertenecientes a la Universidad de Viena, examinaron los movimientos de las articulaciones en las patas delanteras y traseras de los perros, realizando tres tipos diferentes de ejercicio utilizado en fisioterapia: caminar cuesta arriba, caminar cuesta abajo y caminar sobre obstáculos bajos.

Compararon los hallazgos con los movimientos cuando los perros caminaron en el nivel sin obstáculos. Sus resultados fueron extremadamente reveladores. Caminar cuesta arriba causó una flexión significativamente mayor en la cadera, mientras que la articulación de la rodilla del perro estaba menos extendida.

También hubo disminuciones en las aceleraciones en las articulaciones del codo y del carpo. Caminar cuesta abajo hizo que la cadera se flexionara menos y que la articulación tarsiana se extendiera menos, mientras que hubo disminuciones en las aceleraciones en el codo y la cadera.

En resumen, los experimentos mostraron que los tres regímenes tenían efectos diferentes y específicos en los movimientos de las articulaciones de los perros. Caminar cuesta abajo no parece tener mucho beneficio terapéutico, pero caminar cuesta arriba y el uso de obstáculos podrían desempeñar un papel en la terapia.

Caminar cuesta arriba es un ejercicio fácil que podría usarse para mejorar la flexibilidad de las articulaciones afectadas, particularmente de la cadera, mientras que caminar sobre obstáculos bajos podría ser útil para mejorar la flexión de las articulaciones en las extremidades anteriores y posteriores.

No obstante, debe tenerse en cuenta que los perros que se han sometido recientemente a una cirugía en la tibia probablemente deberían evitar caminar sobre obstáculos, ya que el aumento resultante de la flexión de las articulaciones podría tensar potencialmente el tendón que une la rodilla con la espinilla.

Ni caminar cuesta arriba ni caminar sobre obstáculos requiere un equipo especial costoso. Además, ambos programas son simples y pueden ser supervisados ​​fácilmente por los dueños de los perros.

Autor: Eva María Rodríguez

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ellos confían en nosotros…